El curso escolar arrancó con normalidad para los 1.740 alumnos ciegos andaluces

  • La ONCE y su Fundación movilizan a 3.000 profesores y 150.000 estudiantes para convertirse en “activistas contra el acoso” con el Concurso Escolar
Tres alumnos en su clase de la universidad

Estudiantes universitarios en clase

Un total de 1.740 estudiantes ciegos o con discapacidad visual grave de Andalucía iniciaron en septiembre su ‘vuelta al cole’ en todas las etapas educativas con la mayor normalidad. Y con el curso escolar, llega el Concurso Escolar de la ONCE y su Fundación que  movilizará este año a 3.000 profesores y 150.000 estudiantes para convertirse en “activistas contra el acoso”.La práctica totalidad de estos estudiantes se escolariza en centros de enseñanza ordinarios, siguiendo así el principio de la inclusión educativa, gracias a su esfuerzo, la colaboración y el apoyo específico de los equipos de la ONCE y de las Administraciones educativas.

La inclusión del alumnado con ceguera y discapacidad visual en un ámbito educativo normalizado responde a lo indicado en la legislación vigente, donde existe un único sistema en el que prevalece el derecho de cualquier alumno a recibir una atención educativa equitativa y de calidad, respetando sus necesidades específicas para posibilitar su plena inclusión educativa y social.

Un alumno ciego con sus compañeros de clase utilizando su Perkins

Un alumno ciego con sus compañeros de clase utilizando su Perkins

Para ello, los profesionales que componen los Equipos Específicos de Atención educativa a personas con discapacidad visual (fruto de convenios de colaboración entre  la ONCE y las Administraciones educativas) trabajan intensamente para planificar el conjunto de intervenciones que van a llevar a cabo durante todo el curso escolar con el fin de facilitar a este alumnado, su profesorado, centros y familias, los recursos humanos y materiales y la intervención que necesiten para facilitar su aprendizaje y para conseguir la inclusión e integración plena en la sociedad, base de su inserción laboral futura.

Esos 1740 alumnos con ceguera y discapacidad visual grave recibirán esta atención educativa en el nuevo curso en todos los niveles educativos: 322 escolares comienzan la Educación Infantil; 342 están escolarizados en Educación Primaria; 242 han llegado a la Educación Secundaria Obligatoria; 65 cursan Bachillerato; 80 se preparan en la Formación Profesional; 171 se enfrenten a la Universidad; y 518 están inscritos en otro tipo de enseñanzas.

Es importante destacar que el esfuerzo de estos estudiantes hace que, al final de la ESO, tengan un grado de abandono escolar muy inferior a la media. Mientras el dato estatal supera el 20%, el de los chicos y chicas ciegos se mantiene en el entorno del 10%.

 

Accesibilidad en los apoyos educativos

Para cada nuevo curso, los servicios de producción bibliográfica de la ONCE trabajan intensamente para que el alumnado con ceguera pueda disponer, desde el primer día de clase, de los mismos libros de texto que sus compañeros, solo que transcritos al sistema braille, así como toda la documentación necesaria (apuntes y cualquier otra documentación de interés) en formato accesible.

Muchos de ellos, cuentan además con adaptaciones tecnológicas facilitadas por la ONCE para seguir el curso en igualdad de condiciones: ordenadores con voz; anotadores y calculadoras parlantes; o impresoras en braille, entre otras.

En este sentido, la Organización lanza cada año un mensaje a las administraciones y todos los implicados en el proceso curricular para que cualquier innovación tecnológica en el aula tenga siempre en cuenta la accesibilidad porque, de lo contrario, puede dejar fuera a estos estudiantes con discapacidad visual y colocar frente a ellos barreras a veces insuperables. Páginas webs, aplicaciones, libros y otros apoyos educativos deben cumplir la máxima de diseño para todos.

 

Atención específica para todos

La distribución del alumnado por comunidades autónomas es la siguiente: en Andalucía, 1.740; Aragón, 223; Principado de Asturias, 130; Illes Balears, 149; Canarias, 334; Cantabria, 66; Castilla-La Mancha, 338; Castilla y León, 388; Cataluña, 1.178; Comunidad Valenciana, 671; Extremadura, 133; Galicia, 354; La Rioja, 39; Comunidad de Madrid, 1.164; Murcia, 330; Comunidad Foral de Navarra, 82; y País Vasco, 178.

Este alumnado, independientemente de su lugar de residencia, recibe el apoyo especializado de alguno de los Equipos Específicos de Atención Educativa, repartidos por todo el Estado para garantizar la atención a los estudiantes en todas las etapas educativas y en todos los puntos geográficos. A su vez, estos Equipos dependen estructuralmente de alguno de los cinco Centros de Recursos Educativos de la ONCE, ubicados en Alicante, Barcelona, Madrid, Pontevedra y Sevilla.

Los Equipos Específicos forman parte de los recursos que la ONCE y las Administraciones Educativas de las Comunidades Autónomas establecen en los convenios de colaboración para la atención educativa a personas con ceguera o discapacidad visual grave.

Para cada alumno y alumna se elabora un Plan Individualizado de Atención, según sus necesidades, y se le asigna un maestro o maestra itinerante encargado, entre otras funciones, de asesorar al centro y al profesorado de aula, asesorar y orientar a las familias y realizar el apoyo directo que necesite cada alumno. Todo para conseguir la mayor autonomía del alumnado y responder a las necesidades planteadas por el profesorado de los centros y las familias.

 

Arranca el 33 Concurso Escolar

Coincidiendo con el arranque del curso escolar, la ONCE y su Fundación han puesto en marcha la edición 33 de su concurso escolar en el que invitan a los docentes y estudiantes a trabajar y reflexionar sobre el acoso escolar o bullying. Según datos del Ministerio de Educación, este fenómeno alcanza al 4% del alumnado y los expertos afirman además que cerca de un 10% de los afectados son menores con discapacidad.

El concurso escolar de la ONCE es un programa de sensibilización educativa que pretende trabajar en el aula de manera activa el cambio de actitudes y la actuación de los alumnos para mantener una convivencia respetuosa.  Cada año, alrededor de 3.000 profesores y unos 150.000 alumnos trabajan sobre cuestiones que tienen que ver con su entorno social más cercano.

La iniciativa se presentó en Madrid el pasado día 1 durante una jornada con más de 200 profesores que participaron en talleres y charlas sobre esa problemática social, en la que pudieron intercambiar experiencias con el profesor César Bona, español finalista de los Global Teacher Prize; Paco Bezerra, dramaturgo y director de la obra de teatro ‘El Pequeño Poni’, que cuyos protagonistas son los padres de un niño que sufre acoso; Carlos Represa, padre de víctima de acoso escolar; y Fuensanta Cerezo, especialista en bullying relacionado con homofobia y discapacidad, y responsable del Equipo de Investigación del Departamento de Psicología Evolutiva y Educación de la Universidad de Murcia.

Bajo el lema “Somos diferentes, no indiferentes. Activistas contra el acoso, el concurso pone a disposición de los participantes diversas herramientas para detectar, sensibilizar y actuar contra las situaciones de acoso que se puedan producir en la escuela. De esta manera, serán los propios escolares los que se convertirán en agentes de cambio para actuar contra el bullying con toda la fuerza del grupo-aula. Además, todos los estudiantes y profesores que participen recibirán la pulsera “Activistas contra el acoso”, símbolo del programa educativo, que los identificará como miembros activos del movimiento.

Cartel del concurso en el que un dibujo animado de varios alumnos sostienen una pancarta que dice 'Somos diferentes no indiferentes'

Cartel oficial del 33 Concurso Escolar de la ONCE y su Fundación

 

Materiales adaptados por expertos

Una importante novedad en esta edición es que los materiales educativos han sido desarrollados por el equipo de investigación del Departamento de Psicología Evolutiva y Educación de la Universidad de Murcia para que puedan trabajarse en todos los niveles.

En el 33 concurso escolar de la ONCE y su Fundación pueden participar todos los alumnos de los centros educativos españoles públicos, concertados y privados, desde Primaria hasta Bachillerato, además de Educación Especial y Formación Profesional. Los estudiantes de Primaria y Especial deberán realizar un cartel publicitario de sensibilización contra el acoso, mientras que los escolares de la ESO, FP y Bachillerato tendrán que grabar un audiovisual (micro-corto de un minuto) donde se muestre cómo pasar a la acción contra esta problemática.

Cada grupo o aula deberá subir a la página web del concurso (www.concursoescolaronce.es) su trabajo. Los directores o profesores de todos los centros educativos que deseen participar en el concurso y acceder a los materiales educativos, podrán hacerlo a través de la propia web o por vía telefónica en el número gratuito 900 808 111, siendo la fecha límite de recepción de participaciones el 31 de enero de 2017.