Los campamentos de verano apuestan por la integración en plena naturaleza

  • 40 jóvenes de Almería, Granada y Jaén participaron en el primer campamento en Humilladero y otros 90 de Cádiz, Málaga y Sevilla van este mes a Marbella

 

Dos niñas sentadas en el suelo jugando con sus manos y el lenguaje de signos

Dos niñas disfrutando del campamento

Unos 40 niños con discapacidad visual de entre 6 a 17 años de las provincias de Almería, Granada y Jaén, han sido los primeros en participar en los campamentos de integración organizados por la ONCE este verano, en esta ocasión, en  el camping La Sierrecilla en la localidad de Humilladero (Málaga). En el segundo turno, otros 90 jóvenes de Cádiz, Málaga y Sevilla se marcharán este mes a Marbella. 

Como todos los años, al aproximarse el periodo estival y de vacaciones escolares, la ONCE lanza una variada oferta de campamentos y colonias de verano para todos sus estudiantes ciegos y con discapacidad visual grave. En la mayoría de los casos, están abiertos a la participación de niños con otras discapacidades asociadas a la ceguera y también de niños sin discapacidad, con el fin de potenciar una plena integración de los grupos y el conocimiento mutuo entre los escolares. Una actividad en la que suelen participar anualmente más de 400 chavales.

Un grupo de afiliados en fila caminando en plena naturaleza

Participantes en una actividad de senderismo

La organización y coordinación de cada uno de ellos corresponde a los distintos centros que la ONCE tiene repartidos por las diferentes provincias españolas, que eligen cada año enclaves atractivos y adaptados para el disfrute de los menores.

Como en el resto de campamentos, pero con la accesibilidad universal y el diseño para todos como máxima, los más pequeños se centran en actividades deportivas y tareas relacionadas con la naturaleza, mientras que las dirigidas a los jóvenes se centran en el aprendizaje de idiomas, deportes de aventura, turismo, etc.

Para los niños y jóvenes participantes, esta experiencia se traduce en una vivencia emocional intensa, donde el ritmo de vida es totalmente distinto, lo que favorece un ocio creativo y gratificante. Además, para aquellos que tienen ceguera o discapacidad visual grave es un recurso para mejorar su orientación, movilidad y desplazamiento en espacios abiertos y entornos diferentes a los habituales.

La mayoría de los campamentos se desarrollarán desde finales de junio hasta mediados de agosto, para tratar de dar la mayor cobertura posible al periodo vacacional de los escolares.

Una niña ciega sonríe mientras toca a un animal que le muestra el monitor

Una niña toca un animal de la mano de su monitor

En Andalucía, un grupo de 40 niños con discapacidad visual de entre 6 a 17 años de las provincias de Almería, Granada y Jaén, fueron los primeros en participar en estos campamentos de integración desde el pasado 25 de junio hasta el 1 de julio en  el camping La Sierrecilla en la localidad de Humilladero (Málaga).

Y ya en julio serán alrededor de 90 niños y niñas con discapacidad visual de entre 6 a 17 años procedentes de Cádiz, Málaga y Sevilla, los que participarán del 18 al 24 de julio en el campamento deportivo que organiza la ONCE en esta ocasión en la granja escuela de Fuerte Nagüeles, en la localidad malagueña de Marbella.