EN PRIMERA PERSONA: Rafael Crespo, cantante cordobés, tributo al rock andaluz

Fotografía de la portada del disco 'Tributo al Rock Andaluz'

Fotografía de la portada del disco ‘Tributo al Rock Andaluz’

Ignacio Lancharro| Rafael Crespo Aragonés, es un cantante cordobés que el pasado 23 de enero presentó su primer disco ‘Tributo al Rock Andaluz’ en su pueblo natal La Carlota. Este apasionado trianero, no del barrio sevillano, sino fan del grupo que comandara Jesús de la Rosa, quedó ciego en 1994, con 38 años de edad. El son híbrido del rock y el flamenco le han devuelto la ilusión por luchar por su verdadera vocación, la música. Después de guardar durante treinta años la guitarra, en 2013 la tomó de nuevo en sus manos, y gracias al apoyo de la ONCE, el rockero cordobés ha cumplido el sueño de lanzar su primer disco al mercado. Junto a él, una numerosa familia encarnada por su mujer y sus cuatro hijos, alrededor de un humilde negocio con el que llevan media vida. Rafael ha cantado en todo tipo de lugares, pero sin duda, donde encuentra la esencia es a los pies de la Mezquita de esa ciudad que es sultana y que enamora, como describiera Medina Azahara a Córdoba.

“La música me ayudó a levantarme”

¿Cómo nace en usted la afición por la música?

Me ha gustado cantar desde pequeño. Cuando tenía 20 años me compró mi padre una guitarra, pero como vivía en un pueblo pequeño no había nadie quien me pudiera enseñar, por lo que prácticamente aprendí solo. No obstante, hubo un chico que sí me ayudó un poco enseñándome algunos punteos. A partir de ahí con muchísima práctica, y gracias a una hoja de acordes que me regalaron, conseguí aprender a tocar la guitarra y con ella a cantar.

¿Cómo se fraguó su primer grupo musical? ¿Qué estilo musical teníais en esos años?

El primer grupo en el que estuve se llamó Galaxia. Yo cantaba y tocaba la guitarra eléctrica. Empezamos solo dos componentes, un chico que provenía de un grupo anterior, y que tocaba la batería, y yo cantando. Después se incorporaron dos personas más, y empezamos a ensayar y montar canciones. Después estuve en otro grupo, que fue el que se mantuvo hasta 1983, se llamó Smoking y donde incluso llegamos a tocar en Portugal durante una nochevieja. Debido a que algunos componentes tuvieron que hacer la mili, el grupo se deshizo.

Tocábamos todo tipo de música (pop, rock, pasodobles, sevillanas, rumbas), lo típico que suele interpretar un grupo en las ferias, que era donde fundamentalmente actuábamos.

¿Ha tenido alguna formación musical? ¿toca algún instrumento más, aparte de la guitarra?

Cuando me regalaron la guitarra, yo intenté aprender pero me era muy difícil y me cansé, pero gracias al chico que conocí, pude aprender cómo era la técnica de tocar. A partir de ahí le dedicaba todos los días unas cuantas horas, hasta que ya adquirí soltura a la hora de tocar. Tuve también un piano, pero lo dejé al tiempo. Toco guitarra eléctrica y, ahora para hacer lo que hago, he cogido la flamenca.

Deja usted la música en los ochenta, y no vuelve hasta 2013, ¿por qué tanto tiempo sin música?

He estado dedicado al comercio autónomo hasta que me quedé ciego. Entonces ya el negocio lo llevó más mi mujer y mi hija. A partir de ese momento fui pensionista. Después de romperse el grupo en el año 1983 no hice nada relacionado con la música, salvo contadas ocasiones en las que cogía la guitarra un rato. La realidad es que aparté la música de mi vida.

“El rock andaluz me gusta por Triana”

Vuelve en 2013 con un grupo, se deshace, y empieza su carrera en solitario ¿Qué le gusta más, hacer música con un grupo o de forma individual?

Vuelvo en 2013, pero con la única idea de hacer rock andaluz, que es verdaderamente lo que me gusta, y sobre todo tocar canciones de Triana. Conseguí formar un grupo, pero por incompatibilidades se rompió. Y esta misma historia se repitió nuevamente con otro grupo, por lo que tomé la decisión de encarar la música en solitario. Me gusta lo que hago, pero este estilo musical necesita de un conjunto de instrumentos para sonar en su plenitud, por lo que mi intención sigue siendo encontrar un grupo, aunque manteniendo mi nombre.

¿Por qué rock andaluz? ¿Cómo se engancha a ese estilo?

El rock andaluz me gusta por Triana. Me encanta la música que hacían, y sus canciones, y sobre todo la voz de Jesús de la Rosa, que para mí es el mejor. Yo, según dice la gente que me escucha, tengo la voz muy parecida a Jesús, y cuando cantaba en alguna fiesta a la gente le gustaba mucho, por lo que me quedó claro cual era mi estilo. Quizás para hacer otra música no hubiera vuelto.

¿A qué cree que se debe la decadencia que vive actualmente este estilo?

Yo creo que se debe a que han desaparecido la mayoría de grupos. Prácticamente queda solo Medina Azahara, pero no tiene el atractivo que tenía Triana. Hay muchos grupos que hacen tributo a Triana, pero lo que falla es la voz que tenía Jesús de la Rosa. Quizás mi éxtio se deba al parecido que tengo con su voz. Aún así, a pesar de que haya pocos grupos, hay que tener en cuenta que es un estilo que no solo gusta al público adulto, sino también al sector joven.

El cantante carloteño lanzó su disco el pasado 23 de enero

El cantante carloteño lanzó su disco el pasado 23 de enero

El rock andaluz nace con un eslogan que decía: Buena o regular, es nuestra música y no queremos que tenga nada que ver con la de ellos. ¿Qué tiene el rock andaluz que lo hace tan particular y diferente a los demás?

Fundamentalmente su mezcla con el flamenco. Eso hace que en Andalucía haya calado. No obstante en lugares como Madrid, Barcelona o el País Vasco también existen muchos aficionados al rock andaluz. Yo cuando canto en la calle, se me acercan muchos turistas a decirme que les gusta este estilo.

¿Qué canción de la que interpreta, le gusta más? ¿Hay algún grupo de rock andaluz que le guste especialmente? ¿Aparte del rock, qué otro estilo musical le gusta?

Hay tres canciones que son las que más gustan en el público que son: Tu Frialdad, En el lago y la de Córdoba que es una versión que he hecho de la original de Medina Azahara. Mi grupo favorito, sin duda ninguna, es Triana. Si este no existiera, me quedaría con Deep Purple. Hace poco tiempo escuché un concierto de ellos en Japón, y es lo mejor que he escuchado en música. En cuanto a otros estilos, también me gusta el rock puro, y después canciones sueltas. Yo tengo muy en cuenta la calidad vocal, pero en la actualidad hay muy pocas voces buenas en el mercado.

Nace en La Carlota (Córdoba) ¿es un pueblo con tradición rockera? ¿siente el apoyo de sus vecinos en esta aventura musical que ha iniciado?

Hay varios grupos de jóvenes que hacen rock y heavy, pero tampoco hay una gran tradición. El pasado 23 de enero presenté en el salón de actos del ayuntamiento mi disco, y el equipo de gobierno se volcó conmigo. Hicieron carteles del acto, e incluso me entrevistaron en la radio.

Aparte de hacer tributos, ¿tiene temas originales creados por usted mismo?

Tengo varias canciones terminadas, y otras tantas a medio hacer. Mi intención es hacer un segundo disco donde incluya estos temas originales. El problema es que no puedo cantarlas en los lugares donde actúo porque no las tengo registradas, y podría haber problemas de plagio. Hoy en día con los móviles, cualquiera te graba, la sube a internet y la registra con su nombre.

¿Cómo es el proceso de creación de un tema musical?

Yo no he estudiado música, todo lo hago de oído. Entonces para sacar canciones voy probando acordes con la guitarra, sacando melodías, y le pongo una letra de medida. El problema es que no las grabo, y para que no se me olvide repito el proceso muchas veces hasta que me la aprendo. Otra cosa que hago es decirle a los niños que me vayan grabando con el móvil. Pero aun así, más de una canción se me ha olvidado.

Este pasado mes de enero, ha lanzado su disco “Tributo al Rock Andaluz”, ¿cómo ha sido la producción del mismo?

He grabado el disco en Montilla. El proceso ha sido tranquilo, acudía al estudio días sueltos. En primer lugar grababa la música con la guitarra, y posteriormente cantaba. Lo que más me costó fue cantar sin guitarra, no estoy acostumbrado, y ciertamente no sabía qué hacer con las manos. Estaba algo tenso. Quizás por eso me han dicho varias personas que canto mejor en vivo que grabado en el disco.

¿De qué forma está promocionando el disco?

De momento, la forma de promoción es cantando en diversos lugares. No solo a los pies de la Mezquita, sino que también estuve hace un tiempo por la costa. Por otra parte, subo algunas canciones a Youtube, o cuando canto le voy dando una nota a la gente con la dirección de donde pueden encontrar mis canciones por Internet.

Rafael Crespo posa con su guitarra para una fotografía del disco

Rafael Crespo prepara un segundo disco con canciones originales

¿De qué manera le afecta su falta de visión a la hora de hacer música?

No hay ningún problema. Para tocar la guitarra no necesito mirar donde pongo los dedos, porque ya conozco perfectamente donde están las notas y los acordes.

Conocemos muchos músicos a lo largo de la historia que han sido ciegos, caso de Andrea Bocelli, José Feliciano o Serafín Zubiri ¿En qué medida es la música una forma de integración?

La música a mí me ha venido muy bien. Yo estaba un poco desanimado, y la música me ayudó a levantarme. Incluso me siento más rejuvenecido. Cuando canto en algún lugar, y siento la respuesta del público con aplausos, es algo que me anima muchísimo. Por lo que, sin suda, la música es una medicina fantástica para el ánimo.

“La ONCE ha sido fundamental”

¿Cual es su relación con la ONCE? ¿cómo fue ese proceso de pedir una ayuda cultural a la ONCE?

Estoy afiliado a la Organización. Cuando decidí grabar el disco estuve en contacto con algunos organismos públicos para que me ayudaran con la financiación, pero dada la situación económica, no tuve respuesta. Entonces, por medio de una vecina que sí estaba afiliada a la ONCE, conocí el programa de ayudas que tiene. Fue en ese momento cuando me afilié en la oficina de Córdoba, y me informé sobre las ayudas culturales. Presenté mi proyecto, y obtuve respuesta. Recuerdo que concedieron cuatro ayudas, y la primera era la mía. Esa ayuda me subvencionó el 50% del disco.

¿Cómo calificaría la labor de la ONCE en su papel integrador?

Es una labor buenísima. La ONCE no solo me dio el 50% del dinero para grabar, sino que posteriormente para el montaje y las copias del disco, me dieron el resto. La ONCE ha sido fundamental, sin su ayuda hubiera tardado mucho más tiempo en lanzar el disco.

¿Algún deseo o aspiración que quiera cumplir?

Mi aspiración es lanzar un segundo disco. Quiero encontrar a alguien que sepa música para que me ayude con el proceso de creación, y registrar mis canciones. Yo he apostado fuerte por la música, y quiero poner el rock andaluz nuevamente de moda. Me gustaría encontrar un grupo, aunque es complicado porque no tengo la seguridad de poder ofrecer contratos.