FIRMA INVITADA: Juan Espadas, alcalde de Sevilla

Primer plano de Juan Espadas, alcalde de Sevilla

Juan Espadas, alcalde de Sevilla

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, explica en NOTICIAS ONCE ANDALUCÍA en qué consiste su apuesta estratégica por el eje Sevilla-Málaga. A su juicio, las dos ciudades se encuentran en un marco de colaboración “sin precedentes” para ser el motor de Andalucía”. Espadas confía en que la fuerza conjunta de Sevilla y Málaga contribuya al desarrollo de la comunidad autónoma desde una perspectiva vertebradora e integradora.

Un eje estratégico, motor de Andalucía

Sevilla es la capital de Andalucía y con Málaga estamos trabajando en un eje colaborativo sin precedentes para ser el motor de Andalucía. Con altura de miras, con una visión amplía, con un modelo estratégico. Si sumamos nuestra área metropolitana, con todos los municipios de nuestro entorno, y el resto de ciudades y provincias andaluzas seremos más y podremos hacer mucho más. No es tiempo de localismos ni de confrontaciones inútiles, es el tiempo de colaborar todos juntos para salir adelante. Es una iniciativa abierta a todas las capitales que quieran aportar y, de hecho, Granada y Córdoba ya lo están haciendo.

Este Eje Sevilla-Málaga no va de fotos ni de decisiones políticas de ambos alcaldes, sino que se ha configurado ya una relación institucional estable y permanente en torno a cinco ámbitos de actuación entre ambas ciudades y sus respectivas áreas metropolitanas, para así constituir un tronco potente en innovación, atractivo para las inversiones en innovación y gestión del conocimiento, donde habrá muchos proyectos importantes para invertir y crear puestos de trabajo.

Innovación y gestión del conocimiento; desarrollo territorial; turismo, cultura y sostenibilidad urbana; puesta en marcha de acciones concretas vinculadas al desarrollo; y, por último, calidad de vida de los ciudadanos. Éstos serán los cinco ámbitos de actuación sobre los que se asentarán las nuevas relaciones entre ambas capitales andaluzas y aquellas que se sumen.

La configuración del Eje Málaga-Sevilla tendrá sus resultados a medio y largo plazo. Se está empezando y el objetivo es ir definiendo proyectos, sobre todo basados en las nuevas tecnologías, que puedan acogerse a financiación de la Unión Europea (UE). De los equipos técnicos de ambos ayuntamientos se van ya plasmando sobre el papel ideas y proyectos concretos. Es el inicio. Más allá de infraestructuras o grandes iniciativas, que requieren ser abordadas y diseñadas con tiempo, existen elementos más cercanos a las personas que pueden hacer ver que “esto” del Eje está pensado para los ciudadanos, para la economía y para el empleo. Es un proyecto, sí, pero con los pies sobre la tierra.

Estamos ante un nuevo escenario donde serán los proyectos industriales y tecnológicos fuertes los que realmente sean sufragados por Bruselas. Eso sí, en materia de infraestructuras, nuestra hoja de ruta debe tener una mayor explotación del AVE y un impulso a la red ferroviaria de mercancías dentro del Corredor Mediterráneo, y en el caso de los aeropuertos, aprovechar todas las sinergias posibles entre San Pablo y Pablo Picasso. Pelearemos, sí, por todas aquellas infraestructuras que consideramos estratégicas para la ciudad de Sevilla y el área metropolitana y las conexiones con Málaga y el resto de las capitales andaluzas, así como por impulsar nuestros respectivos puertos. Y elemento capital será el desarrollo de la smart city, para la que existen experiencias en ambos consistorios y en sus empresas públicas, y el hecho de ofrecer nuestras ciudades como bancos de pruebas para toda la innovación emanada de la Fundación Andalucía Tech.

Una ciudad inteligente es una ciudad sostenible que aprovecha estas nuevas tecnologías para cambiar el modelo de gestión de la ciudad y de participación de la ciudadanía, a través del open data, de nuevos ordenamientos urbanos, del estudio a fondo de las personas y de las empresas, comercios, entidades y colectivos que participan en cada punto de la ciudad para aprovechar todo su potencial. Pensamos en aspectos como el transporte público, la movilidad sostenible, donde se incluye pensar en las personas con movilidad reducida, con el coche eléctrico como opción que cabe impulsar, la recogida de los residuos urbanos o el ahorro energético.

Proyectos concretos van surgiendo a pesar de que, hace apenas unos meses, del Eje Sevilla-Málaga no hablaba nadie e incluso había no pocas reticencias al respecto. Lectura inalámbrica de contadores de agua, una infraestructura o red de puntos de recarga de baterías para coches eléctricos (electrolineras), impulso a la industria de la moda hecha aquí, el intercambio de recursos entre las incubadoras públicas de empresas o una oferta de paquetes turísticos conjuntos de ambas capitales más Córdoba y Granada, así como la promoción turística en mercados de medio y largo radio, son algunas de semillas sembradas ya en un campo de colaboración que será amplio y fructífero.

Juan Espadas

Alcalde de Sevilla