EN PRIMERA PERSONA: Alejandro Oliva, vendedor 2015 en la Delegación Territorial

Primer plano de Alejandro Oliva, vendedor del año 2015

Alejandro Oliva, vendedor del año 2015

María Ramírez|Tras 18 años dedicado a la venta y gestión de cupones en el municipio sevillano de Mairena del Alcor, Alejando Oliva ha sido reconocido como vendedor del año 2015 en el ámbito de la Delegación Territorial. Este sevillano que recuerda su primer día de venta como si fuese ayer, se siente muy orgulloso por este premio y afirma que para ganarse a la clientela hay que ser uno mismo. Se define como una persona sencilla, trabajadora y muy familiar. Aficionado al ciclismo, la música y el cine, encuentra en su trabajo una forma de ayudar a los demás, al mismo tiempo que hace de psicólogo para los clientes. Y se siente tan orgulloso de formar parte de la ONCE que la siente como parte de su familia.

 “El truco para ganarse a la clientela es ser uno mismo”

¿Cómo se siente al ser vendedor del año?

Lo primero que no me lo esperaba. Yo intento hacer mi trabajo todos los días lo mejor posible y me siento muy orgulloso de ser el mejor vendedor del año y que se reconozca también es muy importante para mí, y supongo que para los demás vendedores

 ¿Desde cuándo es vendedor de la ONCE?

 El 16 de mayo de 1997, un miércoles

¿Recuerda su primer día de venta en la ONCE? ¿Cómo fue?

Yo vivía en Triana y la venta me la había pedido por allí o por el Aljarafe. Pero había trabajo en Mairena del Alcor, totalmente opuesto a donde yo vivía pero la verdad que no me importó. Me llamaron un lunes de Feria de Sevilla y fui a la agencia que había en el Viso, me hicieron la entrevista y empecé a trabajar. Cogía dos autobuses y la verdad que era un poco duro. Cuando llegué al pueblo la gente no me conocía pero fue bien. Lo que sí recuerdo es que el primer día como yo no conocía a Mairena me puse en el cementerio y yo no sabía qué era. Antes no había la suerte que hay ahora que hacen cursos de vendedores y tal. Antes no existía nada de eso y te hacían un contrato de seis meses ahora es de un año y los vendedores están mucho mejor. Ahora estoy muy contento, la gente muy amable y ya el trato es casi familiar. Ya soy uno más, conozco a mis clientes, he conocido a sus hijos, ahora tienen nietos, y también se acuerda uno de la gente mayor que va faltando

“La ONCE, aparte de ser la organización que me da trabajo, es parte de mi familia”

¿Qué significa la ONCE para usted?

La ONCE para mí, aparte de ser la organización que me da trabajo es una parte de mi familia porque yo la vivo día a día. Nada más que salgo a la calle soy la ONCE y la verdad es que estoy muy orgulloso. A pesar de todas las dificultades, hay que luchar para que todo vaya mejor y gracias a la ONCE muchas personas podemos tener un trabajo digno y una vida digna y eso hay que valorarlo y también sufrirlo. Mucha gente no valoran lo que tienen

¿Cómo es el día a día?

Me levanto muy temprano, a las cinco y media de la mañana. Primero voy a un bar a vender cupones que tengo allí unos clientes buenos. Luego me pongo en una Caixa y estoy allí un par de horas. Después realizo un recorrido diario que tengo hecho con mis clientes habituales y los voy visitando a sus casas. Son muchas horas de trabajo

 ¿Cómo se define Alejandro?

Una persona trabajadora y honrada. Me gusta estar con la familia, soy muy familiar,  y con los amigos. Una persona sencilla a la que le gusta el ciclismo, el cine y la música

¿Cómo es el trato con los clientes?

El trato es muy bueno y muy personal. Cuando yo vine aquí había 16.000 habitantes y ahora hay 22.000. Ha crecido bastante pero sigue siendo un pueblo. El trato es personal, yo muchas veces me asombro porque hay gente que me llaman por mi nombre y yo ni siquiera las conozco. Es verdad que me llevé dos años con un cartelito en el pecho que ponía mi nombre, no sé si eso ha servido o no, pero hoy día me conocen mucha gente en el pueblo

“No todo el mundo sabe vender, hay que poner un poco de gracia y atraer a la gente”

 ¿Cree que para ser vendedor hay que reunir algún requisito?

No hay que ser tímido ni puedes tener vergüenza, tienes que tener un poco de conversación. La pregunta sería si el vendedor nace o se hace. Yo creo que se puede hacer pero no todo el mundo sabe vender. Aunque tú hagas muchos cursillos tienes que poner un poco de gracia y atraer a la gente y hacer que te busquen. A mí hay mucha gente que me buscan para comprar el cupón. Yo digo que soy psicólogo en números porque estoy todo el día liado con las terminaciones, pero también de personas porque muchos clientes te cuentan su vida y sus problemas y a lo mejor el ratito de los cinco minutos que le vendes el cupón le ayudas. Hay mucha gente que está falta de cariño, de amistades y quizás el cupón es una excusa para estar un rato entretenido. Mucha gente compra el cupón por esos cinco minutos que hay de charla, de cómo está o de qué te ha pasado hoy.

¿Qué es lo más difícil de la venta?

La competencia que hay y también al ser ambulante, los días de lluvia y de calor. Pero sobre todo la competencia que hay a nivel de la ONCE porque es verdad, tenemos mucha competencia entre nosotros

¿Cómo ha sido este 2015 en cuanto a ventas?

Ha estado bien porque he sido el mejor vendedor (risas). Yo sé que, aparte de las ventas, también valoran muchos aspectos, pero este año han mejorado mucho más las ventas con respecto al año pasado y se ha notado, tanto a nivel personal como a nivel de la ONCE

¿La gente compra más en estas fiestas?

Sí, sobre todo a partir del día 22, cuando pasa la fiebre de la lotería porque la gente está loca con la lotería. De hecho, el otro día escuché en la tele que el 80% de las ventas anuales es la Navidad. Es la época clave del año, a partir de agosto hasta diciembre. Son seis meses de fiebre. Ojalá pasara eso con la ONCE

“Soy psicólogo de números y de personas porque mucha gente me cuenta su vida y sus problemas”

¿Algún truco para ganarse a la clientela?

Yo creo que el truco es ser uno mismo y ser constante y que la gente confíe en ti. Porque yo tengo muchos clientes que están revotados de otros vendedores porque no les han atendido bien o no les han sido fieles

¿Un número en especial?

El número rey es el 13.  Dicen que es mala suerte pero yo lo que digo que ojalá me toque a mí todos los días el 13.  Otras dicen que es un número muy feo pero bueno si toca no es feo. Lo importante es que toque

¿Qué le haría más ilusión, dar un premio o que le toque a usted?

Yo ya he dado varias veces premios y me gustaría que me tocara y darlo también, las dos cosas. Pero sí diese un premio gordo me encantaría, antes de que me toque. Un Cuponazo o el bote que hay ahora de 40 millones de euros del Eurojackpot. Eso me volvería loco. Sería una ilusión para mí y la emoción de ese momento no sé como sería porque no me ha pasado, pero he dado un par de veces el premio normal de 35.000 euros y es una emoción muy grande. Imagínate multiplicado

¿Qué le pide a este 2016? 

Que sea igual de bueno que el 2015