Alumnos del CRE protagonistas en el Musical de Oliver Twist de ‘La Tarasca’

  • La compañía de teatro sevillano impulsa una iniciativa integradora que ha permitido a los chavales descubrir su talento sobre las tablas de un escenario 
Niños afiliados y no afiliados con sus manos abiertas cantando en un momento del ensayo.

Un momento del ensayo del musica. Fotos: Manuel Gómez

Nueve alumnos del taller de teatro del Centro de Recursos Educativos (CRE) de la ONCE han vivido estas Navidades una experiencia única en sus vidas, ser protagonistas del musical ‘Oliver Twist’ que ha puesto en escena la Compañía sevillana ‘La Tarasca’ en el escenario del Teatro Central de Sevilla. Una apuesta por la integración que ha permitido a los chavales descubrir su talento artístico.

Esta es una iniciativa de la compañía ‘La Tarasca’ y el proyecto nace, según su productora, Carmen Montes, a raíz de la necesidad de integrar a los niños de distintas procedencias en el espectáculo para que entre todos puedan enriquecerse mutuamente y valorar lo que cada uno tiene y de lo que cada uno carece. “De alguna manera para disfrutar con el teatro y enriquecerse a todos los niveles”, comenta Carmen.

Según Beatriz Mora, educadora del centro, el principal objetivo de estos talleres es la inclusión de niños con discapacidad en actividades con otros jóvenes sin ningún tipo de discapacidad. “En un ambiente totalmente relajado y distinguido la discapacidad pasa totalmente inadvertida”.

Además, el desarrollo de esta actividad está permitiendo a los participantes recibir una formación básica en disciplinas como la interpretación, la danza y expresión corporal, la voz, el canto y la música.

Charo Serrano, otra de las educadoras del CRE, sostiene que estos talleres ayudan a los pequeños a relacionarse con otros chicos y a crearse una serie de valores como el respeto, la solidaridad, el compromiso y el compañerismo.

Charo reconoce que hay un grupo de actores estupendos y que el hecho de colaborar con el grupo de teatro ‘La Tarasca’ ha beneficiado a los alumnos tanto a nivel personal como cognitivo. Para Charo, la discapacidad en estos talleres, no tiene razón de ser.

Primer plano del cartel del Musical con los niños al fondo en el ensayo.

Otro momento del ensayo.

Los jóvenes han aprendido las canciones que interpretarán en el escenario de modo fundamentalmente imitativo, aunque también trabajando la afinación y las técnicas vocales con el objetivo de que tomen conciencia de su voz y la utilicen como instrumento expresivo.

Acercándoles paralelamente al mundo que revela Charles Dickens en su novela, les han intentado transmitir la realidad social de su época, con la ventaja de que el distanciamiento que proporciona la historia, contextualizada en el Londres de la Revolución Industrial, intente propiciar una reflexión encaminada al desarrollo del espíritu crítico.

Para Montes, Oliver Twist, por el trasfondo social que tiene, es la obra idónea para este tipo de iniciativas a favor de la integración social. “En la obra de Oliver Twist los niños son los protagonistas y son niños que tienen una situación muy especial puesto que al principio de la obra son huérfanos, niños que están en Londres abandonados y que se les utilizan para robar. Presenta una problemática que ellos investigan, estudian y hacen muchas preguntas. De alguna manera podemos darle vigencia puesto que sabemos que hay niños que están en esa actuación actualmente”.

Además, a juicio de la productora de ‘La Tarasca’,  esta obra tiene una gran ventaja. “Al ser una obra de otro siglo los niños la ven con cierta distancia y no les afecta. Lo ven como el teatro, como jugar a. De esta manera conseguimos lo que de alguna forma podemos llamar catarsis en el teatro, tanto para los niños como para el espectador”.

Los niños recogen sus manos puestas sobre su corazón.

Ensayo general en la sede de la compañía La Tarasca

Carmen valora de forma positiva el talento de los pequeños. “Tienen un talento estupendo, una facilidad para coger las canciones, para los movimientos y mucha facilidad para la comunicación con otros compañeros. Pronto se han hecho amigos. En  fin, hay un ambiente muy positivo”.

En definitiva, niños, niñas, jóvenes con distintas realidades, comparten sus experiencias con naturalidad, se conocen, meriendan juntos en los descansos y conviven con artistas profesionales. Esta rutina, unida a las representaciones, se ha convertido sin duda en una experiencia inolvidable.

El Musical se ha representado en el Teatro Central de Sevilla, a orillas del Guadalquivir en las dos últimas semanas de diciembre y la primera de enero.