Alumnos ciegos desarrollan sus habilidades físicas a través del juego

  • El CRE busca la integración a través de actividades lúdicas y deportivas 
FOTO

Alumnos del Centro de Recursos Educativos (CRE) desarrollan juegos en uno de los talleres deportivos

Un grupo de 45 alumnos ciegos y con discapacidad visual grave de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla, de entre seis y nueve años, participaron  el pasado mes de noviembre en unas Jornadas Deportivas organizadas por el Centro de Recursos Educativos (CRE) de la ONCE en Sevilla. El objetivo, la integración a partir de lo lúdico y lo deportivo.

Los pequeños, acompañados de 12 monitores deportivos y 10 educadores del centro de recursos, disfrutaron durante un fin de semana de la práctica deportiva desarrollando habilidades físicas básicas y experimentando las posibilidades motrices que les ofrece su cuerpo. A través del juego, desarrollaron un gran número de talleres.

La tarde del viernes llevaron a cabo una Gymkhana olímpica bajo el lema ‘La amistad deportiva entre los pueblos del mundo’ participando en diversas pruebas con motivo de los 5 continentes: Europa, Oceanía, África, América y Asia. Los alumnos, divididos en cinco grupos por equipos de 8-9 alumnos, realizaron juegos con música, de iniciación al atletismo, paracaídas en el patio cubierto, juegos con el balón gigante y circuito de habilidades físicas. Ya por la noche, disfrutaron de la primera velada del fin de semana que estuvo amenizada con un cuentacuentos.

El sábado se organizó una excursión al Parque recreativo ‘La casa del panda’, un lugar de uso exclusivo para los alumnos. Más tarde, los chicos hicieron una visita al Parque de María Luisa de Sevilla, donde realizaron un paseo tanto por el parque como por la Plaza de España. Una vez finalizada la visita los chicos regresaron al CRE y disfrutaron de un tiempo de ocio y descanso.

La tarde del sábado estuvo protagonizada por la actividad multideporte. Todos los alumnos, organizados en cuatro grupos por edades, rotaron por cuatro talleres de 45’ cada uno de ellos: juegos de iniciación a la escalada, taller de expresión corporal con temática Halloween, Acrosport y Juegos con material reciclado como peonza o bolos. La noche del sábado se llevó a cabo la entrega de diplomas y valoración de las Jornadas con los monitores y la última velada de las jornadas. El regreso de los participantes se efectuó el domingo 8 de noviembre tras el desayuno.

Alumnos del CRE en un taller de expresión corporal con temática Halloween

Con estas jornadas el Centro de Recursos Educativos (CRE) de la ONCE pretende acercar a los alumnos/as afiliados de toda la zona de influencia del CRE a la práctica de actividades lúdicas y deportivas ofreciéndoles diferentes ambientes. El CRE de Sevilla atiende a un total de 1.761 alumnos ciegos y con discapacidad visual grave de todos los niveles educativos en el ámbito de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla.

  • El CRE de la ONCE reúne a padres y alumnos para estimular la educación en positivo

Por otro lado, el CRE de la ONCE reunió a 25 familias de niños y niñas afiliados a la ONCE de toda la zona de influencia los días 28 y 29 de noviembre en unas jornadas que cada año convoca la dirección del centro, junto a los técnicos de toda la zona, psicólogos y/o TTSS para niños de las etapas de Infantil, Primaria, Secundaria y otros ciclos postobligatorios.

Taller de padres y madres en las Jornadas familiares organizadas por el CRE de la ONCE reunidos en una clase del centro. Se muestran los padres y madres sentados en sillas alrededor de una monitora que explica el tema del taller.

Taller de padres y madres en las Jornadas familiares organizadas por el CRE de la ONCE

Según la directora del CRE, Eva Pérez, el objetivo general de estas jornadas es hablar de las preocupaciones de las familias y niños, reflexionar sobre los modos de resolverlas y compartir  experiencias. Asimismo, tratan temas diversos desde la autonomía de los pequeños, sus relaciones sociales o el tiempo libre.

Los temas han sido diversos a lo largo de los ya siete años de celebración de Jornadas, unas veces ha sido la autonomía de los pequeños, otras sus relaciones sociales, el tiempo libre, etc.

En esta octava edición se ha hecho especial hincapié en aquellas las cosas buenas que todos tenemos y en las que nos ocurren a diario y que nos olvidamos de valorar, urgidos por las preocupaciones. Los educadores y monitores del centro consiguieron así, a la luz sentido del humor y de actitudes positivas, realizar el análisis de la vida cotidiana, resaltando fortalezas a fomentar y buscando los modos de poner en positivo aquellos otros aspectos, en principio menos favorables, que nos acompañan a todos.

Taller deportivo de padres con alumnos en las jornadas familiares organizadas por el CRE de la ONCE. Se muestra una pista deportiva y los participantes del taller jugando

Taller deportivo de padres con alumnos en las jornadas familiares organizadas por el CRE de la ONCE

El sábado, los pequeños llevaron a cabo, con presencia de todos los miembros de la familia, trabajos en grupos y talleres de diversa índole. Los niños y niñas disfrutaron enormemente viendo a sus padres y madres correr y saltar con ellos como si de sus propios amiguitos se tratase y los mayores se mostraron felices de dedicar a sus hijos ese tiempo tan valioso de ocio compartido.

El domingo alrededor de 12 familias continuaron la jornada tras pernoctar la mayoría de ellas en el centro. Esta vez las reuniones fueron organizadas por miembros del Consejo Territorial quienes, siguiendo el formato del día anterior, reunieron a los niños para actividades de juego y a los padres y madres en grupos de diálogo abierto y constructivo para conocer más de cerca sus deseos y preocupaciones. A medio día, después de la comida servida en las instalaciones del CRE, se dio por terminada con éxito y mucha felicidad en las caras de los participantes,  la octava edición de la tradicional Jornada de Familias.