DEPORTES: El penalti más duro de Adán

  • El portero del Betis alecciona a alumnos ciegos en un encuentro deportivo organizado por el Centro de Recursos Educativos (CRE) de la ONCE en Sevilla
Antonio Adán, portero del Betis con alumnos del Centro de Recursos Educativos (CRE) de la ONCE

Antonio Adán, portero del Betis con alumnos del Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla

De “espectacular” ha calificado el meta verdiblanco, Antonio Adán, la experiencia vivida la tarde del pasado 3 de octubre durante el Encuentro Deportivo de fútbol sala B1/B2- goalball y judo organizado por el Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla en el que participaron un grupo de 38 alumnos ciegos de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla. 

Antonio Adán sacó un hueco en su apretada agenda para la solidaridad y acompañó a un grupo de 38 alumnos ciegos y deficientes visuales de Andalucía y Extremadura, de entre 10 y 15 años, a los talleres de deportes en los que pudo conversar con ellos sobre su trayectoria profesional.

“Tenéis un mérito increíble y a nuestro lado no tiene nada que ver”, dijo el portero, que se sometió a un interrogatorio bastante inofensivo de los pequeños. También le cuestionaron por la dificultad de jugar fuera de casa, en ambientes hostiles. “Te afecta algo, pero llevamos muchos años y estamos acostumbrados. Sí es cierto que notamos más cuando jugamos en casa y nos apoya nuestra afición. Cuando jugamos en el Villamarín lo notamos mucho más”, respondió el cancerbero.

A la pregunta sobre su debut con el Betis el invierno pasado, Adán comentó que llegó en una situación muy complicada para el equipo, a lo que añadió, “por suerte ganamos dos a cero”.

Para el bético fue una experiencia muy bonita y enriquecedora puesto que pudo ver la capacidad de sacrificio y superación que todos los niños y niñas tienen que hacer para hacer su vida lo más normal posible, dentro de las dificultades que todos ellos tienen. “Tanto los alumnos como las personas que trabajan con ellos muestran compañerismo y solidaridad, primero en todas las actividades del día a día, y luego, a través del deporte”, afirma Adán.

Además, Adán estuvo acompañado del futbolista paralímpico Marcelo Rosado, jugador de la selección española de fútbol para ciegos y cuatro veces campeón de Europa, que le puso a prueba bajo palos mostrándole como se practica esta disciplina. “Tanto Adán como yo nos quedamos sorprendidos con la práctica de Marcelo”, resalta Ramón, uno de los coordinadores de los talleres.

Tiro a puerta

Tiro a puerta de Marcelo Rosado, futbolista paralímpico, a Antonio Adán, portero del Betis

Marcelo comenta que los principales valores que querían transmitir con estas actividades a los pequeños son el esfuerzo  y la constancia. El objetivo era que, por un lado, vieran a un  deportista profesional y, por otro, a un deportista paralímpico  con discapacidad. “Deportistas diferentes pero al fin y al cabo  los dos éramos deportistas y con cosas en común”, afirma el  futbolista.

Según Marcelo, la experiencia ha sido interesante y motivadora. “Tener un portero de primera para ellos era importante. Es algo que les ha motivado e ilusionado y les ha llevado a ver el deporte con un poco más de ambición”.

“La experiencia para los alumnos de poder socializarse con otros compañeros con las mismas problemáticas  e inquietudes es enriquecedora, desde que se levantan por la mañana hasta que terminan con la velada de ocio que los educadores le preparan”, sostiene Ramón, coordinador de la jornada, quien agradece tanto a Antonio Adán como a Marcelo la convivencia con los chavales.

Foto de familia

Foto de familia encuentro deportivo