El fisioterapeuta malagueño Miguel Gil Sánchez recibe el galardón a la superación

  • “Cuando tienes gente grande alrededor y aprovechas ese impulso es más fácil llegar lejos”, afirma el profesional sanitario orgulloso por su reconocimiento
Al centro Miguel Gil Sánchez, afiliado malagueño, recibiendo el Premio a la superación de la mano de dos representantes de UPROSAMA (Unión de Profesionales Sanitarios de Málaga)

Miguel Gil Sánchez, afiliado malagueño, recibe el Premio a la superación de la mano de UPROSAMA ( Unión de Profesionales Sanitarios de Málaga)

El fisioterapeuta malagueño, afiliado a la ONCE, Miguel Gil Sánchez recibió el pasado 15 de octubre un galardón como ejemplo de superación personal por la Unión Profesional Sanitaria de Málaga (Uprosama). “Cuando tienes gente grande alrededor y aprovechas ese impulso es más fácil llegar lejos”, afirma orgulloso por su reconocimiento.

Miguel tiene treinta y cinco años y tiene una discapacidad visual desde el año 98. A pesar de haber experimentado varias recaídas visuales desde entonces, Miguel, que se define como un inconformista y piensa que el ver menos no es un impedimento para poder hacer las cosas de otra manera, imparte formación y colabora desde el 2009 con la Universidad de Málaga, asiste a congresos y jornadas de temas sanitarios de toda índole e incluso saca tiempo para uno de sus hobbies favoritos: la música. De hecho, Miguel dirige un coro rociero en su tierra, Coín, desde hace diez años. Actualmente, trabaja en la empresa MC Mutual.

Para el malagueño este reconocimiento fue una oportunidad para dar las gracias a determinadas personas porque “uno no está donde está si no va acompañado. En todo camino se necesita tener buena compañía. Yo en mi caso contacté con la ONCE cuando supe de esta denominación porque la ONCE me ayuda adaptándome el puesto de trabajo”, comenta Miguel.

Retrato de Miguel Gil, fisiotrapeuta malagueño, afiliado a la ONCE en la playa de su localidad

Miguel Gil, fisioterapeuta malagueño

Para Miguel es una responsabilidad sentir que, a pesar de todos los obstáculos que puedan venir, siempre que uno sea capaz de creerse que puede hacer las cosas y contar con la gente que tienes alrededor, se puede superar. “Un arbolito crece más si está rodeado de altos árboles. Es decir, cuando tienes gente grande alrededor y aprovechas ese impulso es más fácil llegar lejos. Al final todo esto es algo que tenemos que ir dejando para los demás. Para que los que vayan viniendo detrás se vayan encontrando el camino más fácil”. En definitiva, para el malagueño fue un honor recibir este premio pero lo más importante para él fue poner en valor la labor de la ONCE y del Colegio de Fisioterapeutas.

Es el segundo año que Uprosama entrega estos premios a entidades y personas por su labor en la ciudad y en el mundo de la sanidad. Los galardonados en esta ocasión han sido la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) por la solidaridad en la labor que desempeñan, La Carta Malacitana por la promoción de la salud en la que trabajan,  Miguel Gil Sánchez como ejemplo de superación personal,  y Francisco de la Torre Prados, alcalde de Málaga, por la promoción de la ciudad desde el punto de vista sanitario.

En esta segunda edición se eligió como distintivo para hacerle entrega a los premiados, una escultura personalizada realizada por Antonio Labayen, escultor y profesor del taller de la Asociación de Familiares con Enfermos de Esquizofrenia de Málaga (AFENES).