Alumnos ciegos aprenden la vida real a través de un taller Master-Chef del CRE

  •  Medio centenar de jóvenes aprenden a manejarse en la cocina en unas jornadas dirigidas a reforzar su autonomía personal
Un grupo de alumnos del CRE realizan, junto a una mesa, un taller llamado 'Cata a ciegas' en el que preparan y degustan distintos platos. Están acompañados por dos de las organizadoras de las jornadas.

Alumnos del CRE durante el taller ‘cata a ciegas’ en las jornadas Master-Chef

Un grupo de 50 alumnos ciegos y con discapacidad visual grave de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla, de entre 13 y 17 años, participaron el pasado mes de octubre en  las XV Jornadas anuales bajo el lema “Máster Chef” organizadas por el Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla,  con fin de reforzar su autonomía personal a través de la cocina. Un encuentro de alto valor pedagógico y culinario.Los chicos disfrutaron de un completo programa de actividades que se sucedieron a lo largo de un fin de semana. La actividad ‘Vístete de chef’, el  taller titulado ‘Compramos online.es’ y una cata a ciegas protagonizaron la tarde del viernes. Los alumnos comenzaron elaborando un bonito delantal, poniendo en juego la creatividad y sus habilidades artísticas, y premiando el delantal más original. En el taller de compra on line,  se mostraron a los alumnos las distintas páginas que ofrecen la posibilidad de comprar on line, y los chavales hicieron una pequeña práctica.  En la cata a ciegas, tuvieron un primer acercamiento con los alimentos, donde además de probar distintos platos elaborados y algunos ingredientes para tratar de adivinarlos, también trabajaron con el olfato y la textura de los distintos alimentos, comentando y analizando las características de algunos de ellos.

Alumnos del CRE de la ONCE en el taller ‘Vístete de Chef’

El sábado los alumnos tuvieron la oportunidad de visitar el Catering Brens, una empresa regentada por un chico ciego. Con la organización de esta visita el CRE de la ONCE pretendía cumplir un doble objetivo. Por un lado, que los chicos conociesen a nivel empresarial en qué consiste la actividad de un catering, y, por otro lado, que los chavales conociesen a un afiliado emprendedor en este tipo de empresas. Visitaron las instalaciones de la empresa en las que diariamente se elaboran platos para comedores escolares y se les dio una pequeña charla sobre aspectos básicos y fundamentales en la cocina. Según señalan los educadores del Centro, esta experiencia sirvió como motivación emprendedora para los alumnos. La mañana del sábado terminó de forma divertida con un concurso organizado por el Consejo Territorial.

Finalmente, los chavales pudieron poner en práctica todo lo aprendido en un taller de cocina, el momento más deseado por los alumnos. Divididos en grupos de unos ocho alumnos en cada apartamento de las instalaciones del CRE, elaboraron su propia pizza y postre para cenar.

Asimismo, los alumnos disfrutaron la noche del viernes y la del sábado con actividades que llevaron a cabo los educadores de la residencia del CRE. El sábado, tras el concurso, los alumnos cenaron la comida que ellos mismos habían preparado y tuvieron un rato de tiempo libre para hablar y compartir experiencias con los demás compañeros.

Aunque para algunos era la primera vez que se acercaban a la cocina y otros estuvieron con más soltura y experiencia, todos aprendieron muchas cosas sobre la alimentación, cantidades, y formas de cocinar.

En definitiva, la experiencia fue muy enriquecedora para los alumnos quienes se mostraron muy contentos no sólo por la comida cocinada, sino por los buenos ratos compartidos con los amigos.