El último campamento andaluz concentra en Marbella a un centenar de jóvenes

  • Los participantes desarrollaron actividades accesibles en el albergue “Fuerte de Nagüeles” en dos turnos hasta el pasado 26 de julio
El primer grupo de niños sevillanos, onubenses y gaditanos salieron en autocar desde Sevilla con destino Marbella

El primer grupo de niños sevillanos, onubenses y gaditanos salieron en autocar desde Sevilla con destino Marbella

Un grupo de cien jóvenes ciegos y con discapacidad visual grave, con otras discapacidades y también sin discapacidad, procedentes de las provincias de Sevilla, Cádiz, Huelva, Málaga y Córdoba, participaron desde el 13 y hasta el 26 de julio en la última ronda de campamentos que la ONCE ha organizado este verano en Andalucía. Los encuentros se desarrollaron en el albergue juvenil “Fuerte de Nagüeles” de Marbella en dos turnos: uno del 13 al 19 de julio y el siguiente del 20 al 26 de julio.

Como todos los años, al aproximarse el periodo estival y de vacaciones escolares, la ONCE lanza una variada oferta de campamentos y colonias de verano para todos sus estudiantes ciegos y con discapacidad visual grave, abiertos a la participación de niños con otras discapacidades asociadas a la ceguera y también niños sin discapacidad.

El primer turno acogió en Marbella a sesenta niños de entre 7 y 16 años procedentes de Huelva, Sevilla y Cádiz y la semana siguiente acudieron otros cuarenta, pero esta vez de Málaga y Córdoba. Los jóvenes llegaron al centro el domingo previo a la apertura oficial del curso bajo un sofocante calor veraniego. Instantáneamente dejaron sus bolsas y equipajes y se dirigieron a la piscina a disfrutar de un refrescante baño antes de comenzar con la formación de los grupos y el reparto de cabañas. Antes de la cena, elaboraron los diseños de las camisetas que vestirían durante toda la semana con pinturas para tela y dibujos serigrafiados y, después de comer, todos coincidieron en una velada inaugural de presentaciones y juegos junto a los monitores.

Durante el resto de la semana, los chavales participaron en un sinfín de actividades lúdicas y de aventura con emocionantes experiencias deportivas y culturales. Por ejemplo, el martes practicaron piragüismo y paddle surf en el Lago de las Tortugas, el miércoles acudieron al circuito de karts que se encuentra dentro del parque de atracciones Funny Beach y al día siguiente tuvieron una jornada completa de convivencia en el parque acuático de Mijas. Esas mismas actividades las complementaron con más juegos una vez regresaban a las instalaciones de Fuerte Nagüeles hasta que caía la noche. Después de la cena ya se podía ver la extenuación de muchos, pero no la falta de ganas por seguir disfrutando de las yincanas, las veladas y el cine adaptado que los organizadores prepararon.

Un campamento para todos

Bajo la máxima de la accesibilidad universal y el diseño para todos, la actividad se extiende a la mayoría de los centros que la Organización tiene por todo el Estado, con una participación anual de alrededor de 400 chavales.

Para los niños y jóvenes participantes, esta experiencia se traduce en una vivencia emocional intensa, donde el ritmo de vida es totalmente distinto, lo que favorece un ocio creativo y gratificante. Además, para aquellos que tienen ceguera o discapacidad visual grave es un recurso para mejorar su orientación, movilidad y desplazamiento en espacios abiertos y entornos diferentes a los habituales.

Por otra parte, se desarrollan los niveles de convivencia entre iguales, se fomentan las relaciones interpersonales y el conocimiento mutuo y facilitan la creación de nuevos sistemas de comunicación. La separación temporal de sus familias les permite crecer en autoestima, autonomía personal y responsabilidad, sin olvidar el desarrollo de hábitos saludables en el tratamiento educativo de lo cotidiano.

Como en el resto de campamentos, las propuestas para los más pequeños se centraron en actividades deportivas y tareas relacionadas con la naturaleza, mientras que las dirigidas a jóvenes se volcaron en el aprendizaje de idiomas, deportes de aventura, turismo, convivencia, etc.

La procedencia de los niños y niñas que participan en este tipo de experiencias proviene de las diferentes comunidades autónomas que configuran el territorio español. La mayoría de los campamentos se desarrollaron desde finales de junio hasta mediados de agosto, para tratar de dar la mayor cobertura posible al periodo vacacional de los escolares.