FIRMA INVITADA: Juan Pablo Durán, presidente del Parlamento de Andalucía

Juan Pablo Durán Sánchez, presidente del Parlamento de Andalucía

Juan Pablo Durán Sánchez, presidente del Parlamento de Andalucía

El nuevo presidente del Parlamento de Andalucía, el cordobés Juan Pablo Durán, aboga por el diálogo y el consenso como prioridades de esta X Legislatura. Durán se compromete en este artículo a trabajar por la inclusión social. “Debemos seguir luchando por erradicar la discriminación e impedir que haya personas de distinta categoría”, afirma el presidente de una Cámara autonómica que quiere estar, dice, “al servicio de la gente”.

Un parlamento para Andalucía y su gente

La Décima Legislatura del Parlamento de Andalucía ya está en marcha. Lo hace con la representación de cinco grupos políticos, PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos e IU-LV-CA, algo que, hasta ahora, únicamente se produjo de 1982 a 1986 en la Cámara autonómica.

El Parlamento por tanto es reflejo del pluralismo político y social de nuestra comunidad y en este nuevo tiempo resulta imprescindible alcanzar acuerdos para que Andalucía avance y mire hacia el futuro como tierra de oportunidades.

Para ello, debe ser fundamental el diálogo y el consenso entre las distintas fuerzas políticas y que el denominador común de los debates y propuestas sea la ciudadanía: ese es el verdadero centro de la acción política en el Parlamento, es decir, política para dar solución a los problemas de la gente.

Y esto no debe quedar en el olvido como una frase hecha y al uso, debe ser lo que nos una a todos, dentro de un debate democrático donde habrá, lógicamente, discrepancias y opiniones diferentes entre los grupos políticos pero que estoy seguro de que enriquecerán las iniciativas que finalmente sean aprobadas en el Pleno de la Cámara.

Como bien expresó la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en su discurso de toma de posesión, nuestro pensamiento debe estar con los trabajadores, con los autónomos, con los emprendedores, con las familias, con las personas con menos capacidades, con los pensionistas, con la gente que lo está pasando mal. Por ello, debemos trabajar entre todos para que la solidaridad, la igualdad y la justicia social sigan siendo las señas de identidad de Andalucía y tenemos una guía para hacerlo: nuestro Estatuto de Autonomía.

Y es que el primer título del Estatuto es el dedicado a los derechos sociales, es decir, pone como principal objetivo de las políticas públicas en Andalucía la salud, la educación, el trabajo, la vivienda, la atención a las mujeres, menores y mayores, las prestaciones sociales, la protección del medio ambiente o el acceso a la cultura.

Esto quiere decir que las administraciones públicas deben garantizar el acceso a los servicios públicos velando por la igualdad de oportunidades, la principal razón que, a mi juicio, movilizó a millones de andaluces y andaluzas hace 35 años pidiendo una autonomía plena entendida como palanca, motor y revulsivo para mejorar sus condiciones de vida.

Como en 1980, ahora tenemos que apelar al espíritu de consenso del 28F para que los diputados y diputadas del Parlamento den respuesta a todos estos derechos reconocidos y consagrados en nuestra Carta Magna y así recuperar la ilusión de que una vida mejor es posible tal y como nos demandan los andaluces y andaluzas.

Y en este camino no vamos a dejar a nadie atrás. Hay colectivos sociales que siguen reclamando nuestra atención por lo que debemos esforzarnos en trabajar por la inclusión social. Las personas con dificultades físicas e intelectuales deben ser reconocidas como ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho. En definitiva debemos seguir luchando por erradicar la discriminación e impedir que haya personas de distinta categoría.

Estoy convencido de que en esta legislatura se van a seguir dando pasos en la senda del progreso y el bienestar de Andalucía y para ello nuestra mirada, nuestro pensamiento y nuestra acción como diputados y diputadas debe ser mejorar las condiciones de vida de los andaluces y andaluzas. Es decir, un Parlamento al servicio de la gente, mirando y atendiendo siempre sus problemas, preocupaciones y demandas. Solo así, lograremos, entre todos, alcanzar cuanto antes un futuro mejor para nuestra tierra.

El presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, en su despacho

El presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, en su despacho

Juan Pablo Durán Sánchez

Presidente del Parlamento de Andalucía