PRIMERA PERSONA: Quino Ceular, voz e impulso de la radioafición cordobesa

Quino Ceular, en su estudio de radioaficionado

Nacho Martín | Francisco Javier Ceular Jeremías (Córdoba, 1974), conocido dentro y fuera de las ondas como Quino Ceular, comparte diariamente con miles de personas su pasión por la radiodifusión como director en Radio Posadas y se transforma, en su estudio de Intimidad Radio, en un apasionado por los estilos musicales. Su devoción por la radio y por la música, más concretamente por las baladas, le convierte en un símbolo de los micrófonos cordobeses, donde día a día escoge la selección musical y la locución haciendo realidad su sueño de emocionar con lo que realmente le gusta hacer. Además, la de Quino, es la voz de las madrugadas de distintas emisoras de Córdoba y Andalucía, a las que también aporta una cuidada muestra de temas.

Quino, que es ciego de nacimiento, afiliado y vendedor de la ONCE, comenzó su andadura radiofónica en Onda Pasión de La Rambla (Córdoba) en 1991 y posteriormente se convirtió en un activo colaborador en la asociación que llevaba Radio Lupa, una emisora de carácter local en Córdoba. En 1997 entró a formar parte del grupo de colaboradores de Canal ONCE Radio realizando sus primeros espacios en nombre propio en los estudios de Onda Cero en Córdoba y luego en Madrid, en los estudios centrales de Canal ONCE. Fue entonces cuando inauguró un espacio que hoy cumple 18 años en antena y que lleva por nombre “Cerca de las ondas”, al igual que su blog www.cercadelasondas.es, nacido en 2010, donde están todos sus programas y mucha información del mundo de la radioafición en general. Profesional y divulgador de su buen hacer en las ondas, Quino Ceular es un todo terreno que lleva la radio en su ADN.

«El límite te lo pones tú»

Pregunta: ¿Por qué decidió introducirse en el mundo de la radio?

Respuesta: Es curioso porque todo nace de una anécdota. Con ocho años descubrí unos walkie talkies que estaban por mi casa. Oía a muchos hablar por ahí y le insistí a mi padre para saber de quiénes eran las voces que se escuchaban. Para darme respuesta, me regaló una emisora de banda ciudadana en el año 82 y así pude conocerles. Al saber que ellos usaban una frecuencia igual que la que yo usaba para escucharles, me entusiasmó. Desde entonces, se me despertó la curiosidad y a partir de ahí, mi objetivo fue aprender a hablar por radio.

P: ¿Le apoyaron su familia y sus amigos cuando tomó la decisión?

R: Empecé como radioaficionado antes que de locutor. La radioafición es algo totalmente distinto a la radio comercial convencional. Yo empecé interesándome en la radiotécnica, con carácter exclusivamente personal y sin cobrar nada por las retransmisiones. Mis padres, cuado empecé a experimentar, enseguida vieron que no era lo suyo, pero me cedieron el espacio que necesitaba en mi casa para colocar el equipo. Igualmente, gracias a su esfuerzo económico pude tener un equipo de retransmisión en condiciones dentro de lo que el presupuesto permitía. Tuve las posibilidades justas para un niño de 12 años, y no me fue mal.

P: ¿Con qué edad entró por primera vez en un estudio de radio?

R: Entré en el verano del 83 cuando estuve en Barcelona para operarme de desprendimiento de retina. Por aquel entonces, Luis del Olmo emitía en Radio Miramar y mi ilusión al conocerle fue enorme. Así es como empecé a ilusionarme por la radio comercial. Era una manera perfecta de aportar lo que yo sentía. Ricardo Aparicio, que también estaba por allí, le hacia los descansos a del Olmo, también me saludó. Yo seguía paralelamente con mi radio de aficionado. Más adelante, pude retransmitir gracias a una emisora de corto alcance experimental que monté con un amigo.

P: ¿Con qué dificultades se encontró como principiante?

R: Principalmente económicas. Además de todas las que un chaval de 14 o 15 años se puede encontrar en plenos años 80, porque la realidad era muy distinta de lo que un niño podía creer. El aperturismo actual pone de manifiesto las increíbles barreras que nos podíamos encontrar entonces, incluida la burocracia. Hoy en día, los trámites son mucho más fáciles y fluidos.

«La discapacidad limita mucho la inmediatez informativa»

P: Comenzó a trabajar sin estudiar la carrera de Periodismo.

R: Es cierto que no tengo estudios de ninguna clase relacionados con periodismo, porque mi experiencia es a nivel técnico. En ese sentido, he sido totalmente autodidacta.

P: ¿Qué opina de sus compañeros de profesión a nivel nacional?

R: Siento admiración por la persona capaz de comunicar y con agilidad mental suficiente para hacer una radio espontanea al margen de guiones. Muchos no hacen una radio sincera, y eso se nota. Además, no solo admiro a los locutores, también a los que están detrás, como los profesionales del programa “Documentos” de RNE. Ellos son un referente a nivel técnico porque construyen las piezas de manera que ciego total conoce hasta el más mínimo detalle de lo que cuentan. En mi emisora de Posadas emito ocasionalmente un documental de ellos. Llevo 15 años siguiéndoles y admiro todo el entramado del programa para que suene tal como suena, algo que muchas veces se olvida.

P: ¿Cuál es su principal referente?

R: En radio musical, hubo dos personas. Una era Yolanda Valencia que hacía “Estrella fugaz” en el 89 en los 40 Principales. Ella me sirvió de inspiración para promover Intimidad Radio, pero en una versión reducida. Otro al que conocí personalmente fue Patrick D. Frutos. También, dada mi relación con Onda Cero he tenido la posibilidad de conocer a Carlos Herrera. Sin olvidarme de personas como Julio César Iglesias y Carlos Santos, ambos de RNE. En Andalucía, quizás destacaría a José Antonio Naranjo, de Canal Sur.

P: ¿Hay algún programa radiofónico del que se sienta especialmente orgulloso?

R: En conjunto destacaría “Cerca de las ondas”, el que llevo haciendo 18 años porque desde ahí le cuento a la gente lo que es la radioafición y eso me llena. Destacaría las entrevistas que he realizado en general y en concreto cuando entreviste al entonces presidente de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, Fabio Leite. La idea de componer el blog en 2010 para ofrecerlo a la gente, fue otro hito en mi vida. Sin embargo no me considero tan bloguero como sí un buen creador de repositorios de contenido en la red.

P: ¿Alguna vez se ha planteado trabajar en prensa escrita o en televisión?

R: No me planteo ninguno de los dos casos. En Radio Posadas el reto que se me planteó fue montar una radio en menos de una semana y lo conseguí. No creo que pudiese hacer lo mismo con un periódico o una televisión.

P: ¿Piensa que la discapacidad limita el acceso a los medios de comunicación?

R: El limite te lo pones tú. En el tema técnico, hay mucha accesibilidad, sin embargo la discapacidad limita mucho la inmediatez informativa por razones obvias. Es verdad que sigue habiendo límites, pero cuanto más trabajes más posibilidades tendrás de que salga todo como tú esperas.

P: ¿Y cree que se dedica suficiente espacio mediático a un colectivo que en España ronda los cuatro millones de personas?

R: En su tiempo teníamos hasta un programa de Onda Cero que conducía Roberto Martín. Hay momentos puntuales en los que se habla de discapacidad hoy en día, pero siempre se puede aportar más. Pienso que un programa de una hora de duración a la semana ayudaría mucho a la gente, tanto para conocerse como para conocernos. Estoy convencido de que se puede hacer más.

P: ¿Qué ha supuesto a nivel personal y profesional su vinculación con la ONCE?

R: Seria imposible definirme como quien soy ahora mismo sin la ONCE. Para mi la ONCE se ha hecho imprescindible. Si no hubiese desarrollado softwares específicos nunca habría podido completar mis inquietudes. Igualmente, mi oficio de vendedor me permite hacer publicidad de mis proyectos a la misma vez. Por eso, siempre que la ONCE ha contactado conmigo le he ofrecido mi ayuda. Por ejemplo, he sido la voz de la ONCE en Córdoba durante más de 10 años. En definitiva, me siento parte de ella y ellos contribuyen con ese sentimiento.

P: ¿Cómo consigue compaginar su labor como locutor y vendedor?

R: Le dedico tiempo a la radio cuando termino como vendedor. Si tengo que quedarme más tiempo a lo mejor por la noche, no me importa porque le dedico tiempo a mi pasión.

«La radio para las personas ciegas es indispensable»

P: ¿Cree que los blog han comido terreno al periodista profesional o que le han ayudado a darse visibilidad?

R: El que tiene una opinión veraz, confía siempre en un medio donde realmente se le oye aunque una persona con solvencia para opinar y aportar, siempre va a ser una referencia ya sea en el medio o en su blog personal. Personalmente creo los blogs han sumado a la profesión. Por otra parte, el espacio que ocupan las personas versadas en comunicación siempre va a estar ahí. Lo que hay es competitividad, pero no deja de ser una herramienta para potenciar la profesionalidad.

P: ¿Diría que la gente presta a la radio menos atención de la que se merece?

R: La radio es insustituible. Nació y vino para quedarse, la rapidez y la espontaneidad no puede restarle atención. Cuando las nuevas generaciones realmente conozcan la radio, se darán cuenta de que es esencial. Y lo ha demostrado en muchos momentos. Por ejemplo, los radioaficionados creamos la Red Radio de Emergencia (REMER). Esa red está compuesta de personas que ponemos nuestros equipos al servicio de catástrofes para que Protección Civil o cualquier autoridad emita. Gracias a gente como nosotros se han salvado personas como los mineros atrapados en Chile. Se usan las radios de los aficionados  porque con una batería puedes emitir al otro lado del mundo.

P: ¿Es posible que los periodistas radiofónicos hayan dejado de generar buen contenido?

R: Se hacen aún grandes programas de radio. Muchos de ellos se ven contaminados por los intereses y acaban por abandonar lo humano y poner por delante lo económico o lo ideológico. Eso repercute en la calidad y en la visión objetiva de lo que se emite. En campaña es cuando más lo he vivido. La manipulación es descarada, sobre todo en el ámbito local.

P: ¿Cómo cree que evolucionará la radio en los próximos años?

R: Pienso que se extenderá en términos geográficos gracias, por ejemplo, a la radio por satélite. La radio sumará en tecnología, terreno y en calidad. Es cierto que en la onda corta se ha recortado mucho. En un 95% la radio local ha desaparecido salvo proyectos profesionales. Actualmente, las emisoras y la mayor parte de los medios se financian por publicidad y la emisión tiende a centralizarse porque no sale rentable producirla en otros lugares. Todo ello sumado a los empleos eliminados.

P: ¿Y cómo evolucionará Quino Ceular?

R: Voy a ir ganando experiencia para hacer mejor radio, escuchar a la gente que tiene que hablar y corregir uno de mis grandes fallos, que es hablar de más. Yo aspiro a vivir de la radio, por eso procuraré siempre hacer de mi pasión un oficio.

Sin título2