Alumnos franceses conocen el modelo de educación integrada del CRE de Sevilla

  • 12 estudiantes de París y sus maestros visitaron las instalaciones del centro
Alumnos franceses de L’Institut National des Jeunes Aveugles en conociendo y manipulando artilugios científicos empleados por los educadores

Alumnos franceses de L’Institut National des Jeunes Aveugles toman contacto con los artilugios científicos empleados por los educadores

Doce estudiantes franceses de L’Institut National des Jeunes Aveugles, escuela francesa con sede en París destinada a acoger y formar a jóvenes ciegos, realizaron un recorrido guiado por el Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla para conocer sus instalaciones y la actividad de su equipo el pasado día 10 de abril. Seis maestros les acompañaron durante la visita y la directora del centro, Eva Pérez Palomero, les dio una calurosa bienvenida.

El instituto francés fue creado en 1784 por Valentin Haüy, siendo la primera institución francesa que se ocupó de la educación de los ciegos. Es la escuela de la que parte el inicio del Sistema Braille puesto que en ella se educó Luis Braille, para luego convertirse en profesor del Centro y después desarrollar el sistema de lectoescritura para personas ciegas.

Una chica maneja un ordenador portátil a través del cual conoce el funcionamiento de los recursos tecnológicos adaptados del centro

Una chica maneja un ordenador portátil a través del cual conoce el funcionamiento de los recursos tecnológicos adaptados del centro

Las profesoras María del Valle Durán, Ana Cansino y Mariam Martínez, maestras del CRE, acompañaron a los alumnos durante las diversas etapas de su recorrido por el complejo escolar. “Es una oportunidad única que tenemos de enseñar lo que hacemos y cómo lo hacemos”, aseguró María del Valle. “Ocasiones como ésta demuestran que somos un centro de referencia internacional por nuestra labor social con los niños”, añadió.

Un profesor francés explica el funcionamiento del aula de tiflotecnología a un grupo de alumnos

Los profesores que les acompañaron durante la visita hicieron de intérpretes para sus alumnos

Los alumnos, con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años, realizaron una visita guiada por todas las modernas instalaciones del complejo empezando por el Aula de Estimulación Visual donde percibieron la utilidad de diversos materiales ópticos. Esta primera toma de contacto sirvió para poner de manifiesto los avances técnicos con los que cuenta el colegio y que le sitúan a nivel europeo como uno de los centros de referencia en materia de inclusión por su modernidad. Seguidamente, exploraron un plano en relieve de la planta del edificio. Sus expresiones de sorpresa ante el tamaño de las instalaciones no dejaron lugar a dudas y uno a uno demostraron impaciencia y curiosidad por acceder a todas las muestras que el colegio tenía preparadas para ellos.

Un grupo de chavales practica escalada en las instalaciones del centro

Tras la visita, los alumnos se divirtieron practicando multitud de deportes como escalada, goalball o tándem

Una vez pasaron por la zona residencial y conocieron las habitaciones que un día dieron cobijo a los alumnos ciegos que allí estudiaban, la visita continuó hacia el Aula de Ciencias, donde pudieron tocar multitud de materiales adaptados mientras recibían explicaciones del uso profesional de cada uno de ellos, siempre acompañados de un intérprete. Cabe recordar que las adaptaciones en los elementos curriculares que necesitan los alumnos con discapacidad visual para las áreas de Educación Física, Educación Plástica-Visual, Música, Matemáticas y Ciencias Experimentales, precisan también del asesoramiento especializado a los maestros y profesores de centros ordinarios para ser afrontadas con garantías desde una perspectiva de inclusión educativa, sobre todo después de que el Gobierno andaluz aprobara este tipo de modelo educativo que descarta la segregación de alumnos discapacitados en centros especializados.

Chicos franceses practicando goalball en el polideportivo del CRE de Sevilla

Chicos franceses practicando goalball en el polideportivo del CRE de Sevilla

El siguiente paso fue el Aula de Tiflotecnología. Esta disciplina emplea técnicas, conocimientos y recursos encaminados a procurar a las personas con ceguera o deficiencia visual los medios oportunos para la correcta utilización de la tecnología. El CRE, al igual que todas las dependencias de la ONCE, se encuentran adaptadas convenientemente, pero en el ámbito educativo la importancia es si cabe mayor. A través de la tiflotecnología, los alumnos aprendieron cómo se producen textos educativos en formato braille y sonoro y cómo se elaboran, en diversos soportes, otros recursos didácticos susceptibles de ser utilizados por estudiantes con algún grado de discapacidad visual.

Dos chicas suben a una bicicleta de dos plazas dentro del patio de recreo del Centro de Recursos Educativos

El tándem fue otra de las actividades deportivas que practicaron los estudiantes visitantes

Tras las sesiones más teóricas, en la clase de música, dos alumnos deleitaron a los presentes con pequeñas piezas al piano y, acto seguido, se puso rumbo al pabellón polideportivo del centro donde los chavales hicieron escalada, practicaron goalball y montaron en tándem, cubriendo así el total de las áreas en las que el CRE es especialista. Tras el almuerzo, la visita fue valorada muy positivamente, tanto por  el alumnado como por los maestros que les acompañaron. Todos se atrevieron tímidamente con el español para destacar la modernidad y adaptación de las instalaciones entre sonrisas y sentidas despedidas. “Ha sido una visita intensa pero muy enriquecedora para ambas partes”, reconoció finalmente Eva Pérez Palomero.