FIRMA INVITADA: Domi del Postigo en la 18º edición del Festival de Cine de Málaga

El periodista Domi del Postigo, organizador de la 18 edición del Festival de Cine de Málaga

El periodista Domi del Postigo, organizador de la 18 edición del Festival de Cine de Málaga

La ONCE va a dedicar el cupón del 25 de abril a la 18 edición del ‘Festival de Málaga. Cine Español’, un certamen que constituye todo un revulsivo en el ámbito cultural de nuestro país y que alcanza su mayoría de edad este año.  Su responsable de Relaciones Externas, Domi del Postigo, un referente capital de la Comunicación con mayúsuculas en España, reflexiona en voz alta para nuestro Boletín sobre la trayectoria de un certamen sin barreras que coloca a la Málaga de Picasso en el centro de atención de actores, directores, productores y la industria del cine en España.

‘La Primera noche de mi vida’ ganó en el primer Festival de mi vida. Era una película de Miguel Albadalejo con guión de Elvira Lindo. Están a punto de cumplirse 18 años de aquel primer Festival de Málaga y lo noto en la espalda. Recuerdo aquellos primeros aplausos de una Málaga de cine en aquel también primer homenaje al gran Fernando Fernán Gómez. Recuerdo los surcos de su lúcido rostro “agradecido y emocionado” (como lo habría cantado Conchita Velasco, otra de las homenajeadas en estos años de Festival). Recuerdo cómo han cantado otros artistas en las galas de inauguración. Aún se me eriza la piel de cuando lo hizo Diana Navarro. O cuando Manuel Carrasco cantó en un íntimo acústico un éxito del momento, ‘No dejes de soñar’, que sonó como himno necesario a quienes, soñadores en mayor o menor medida, viven de su amor al arte: hormigas y cigarras en un solo cuerpo. Os escribo esto a quienes os tocó aprender a no ver “sino con el corazón”. Me lo permite la generosa invitación de la ONCE, que ha tenido a bien dedicarle a la 18ª edición del ‘Festival de Málaga. Cine Español’ el cupón del sábado 25 de abril. Os lo cuento al oído, si no sois deficientes auditivos, u os lo grito rozándoos la punta de los dedos gracias al Braílle. Durante casi tres décadas haciendo radio y televisión habéis sido la audiencia perfecta. El Premio CERMI Andalucía nunca fue un reconocimiento más en mi vida como comunicador, porque a las personas con discapacidad les estoy agradecido por obligarme a no perder la perspectiva de las cosas que de verdad importan, las que nos hacen mejores e iguales en la diferencia.

Siempre toca hacer balance, para no perderse, y mirarse en los demás. Vida sigue habiendo una y conviene vivirla al máximo. Y eso es lo que se hace en el Festival, vivir al máximo, tres meses en diez días. Y de diez en diez días, durante 18 años los carteles del Festival de Málaga se han ido llenando de estrellas, arena de playa, del rostro de Picasso, de vibrante alfombra roja, de palotes de diseño y hasta de un espeto de película. El cartel de la 4ª edición, creo recordar, tenía incluso conchas finas, ésas que yo utilizaba para pescar cuando era niño en Málaga y que tanto les gusta pedir en los chiringuitos a los cineastas que vienen de Madrid.

Se suele decir que no se pueden resumir casi 20 años. Y no se pueden. Por eso elijo recordar cómo se inclinó a besar el suelo del teatro Cervantes Toni Leblanc, cuando ya apenas podía andar. Las charlas con Rafael Azcona en una habitación de hotel. La impronta todavía poderosa de Paco Rabal bajo la vigilancia dulce de su mujer, la actriz Asunción Balaguer. Aquella inolvidable comida con López Vázquez. La elegancia inteligente de Marsillach, de Juan Antonio Bardem, de Saura. La entrega total de Alfredo Landa. La mirada de Ana Belén sentada a mi lado en el sofá de la salita de protocolo del teatro…

Este año el Festival homenajeará a Antonio de la Torre, Isabel Coixet, Paco León, al director de fotografía Kiko de la Rica y a la imprescindible del cine español Julieta Serrano. Al cartel le han salido cintas de colores que quizá recuerdan a las de las pandas de verdiales. Y cuando el 17 de abril todo comience de nuevo, el Festival habrá intentado cumplir un año más su responsabilidad para estimular culturalmente a la ciudadanía, y se ofrecerá a la industria cinematográfica española y en parte a la latinoamericana.

Durante todo el año la sociedad pública Festival de Málaga lleva proyecciones en pantalla grande al aire libre a los barrios. Programa cine en versión original con subtítulos en el cine Albéniz. Recupera el cine clásico con el ciclo La edad de oro. Y, como en años anteriores, durante el Festival se proyectarán largometrajes audiodescritos en la Sección Cine Accesible.

Se van a cumplir 18 años del Festival de Málaga. Y quienes hoy trabajamos en él no sólo soñaremos con que nos toque el cupón como cualquier ciudadano (“nuestro cupón”, como lo llama su director, Juan Antonio Vigar). Haber sido reconocidos por la ONCE para celebrar juntos “la mayoría de edad” del Festival de Málaga ya nos hace sentirnos premiados.

Domi del Postigo

Relaciones Externas

Festival de Málaga de Cine Español