EN PRIMERA PERSONA: Aurora Delgado, premio Ciudad de Alcalá de Narrativa

“Leer es fundamental en estos tiempos de crisis de valores”

Aurora-Delgado-OK

Aurora Delgado ha ganado un premio nacional de narrativa con su primera novela ‘El Corazón de Livingstone’

A. Rodríguez | Sevilla

Aurora Delgado (Sevilla, 1968), afiliada a la ONCE, ha publicado recientemente su primera novela ‘El corazón de Livingstone’, editada por Libros de la Herida, ganadora el año pasado del Premio Ciudad de Alcalá de Henares Narrativa por “sus destellos de verdadera brillantez”. Delgado es licenciada en Arte Dramático y gran aficionada a la escritura, motivo por el que ha cursado máster en Escritura Creativa por la Universidad de Sevilla, donde también estudió Publicidad y Relaciones Públicas. En 2011, ganó el I Premio de Microrrelatos convocado por la librería Relatoras. Uno de sus relatos, ‘El contador a cero’, fue publicado en la revista Vespucio. Aurora ya está jubilada después de trabajar durante años como técnico en intervención sociocomunitario en el Comisionado para el Polígono Sur.

portada livingstone– ¿Qué vamos a descubrir en ‘El corazón de Livingstone’?, un título que se me antoja, cuando menos, sugerente.

– Dos misterios referentes a misma mujer, Amalia, que gira en torno a los dos hombres más importantes de su vida, su padre, desaparecido en la noche del 23-F; y su novio, que muere en extrañas circunstancias. La novela descubre quiénes son estos hombres y qué les ha pasado, ajustándose a una identidad, la de Amalia, que se va hilvanando por los personajes de la historia bajo un clima de incertidumbre.

– Convénzame para leer su novela.

– ‘El corazón de Livingstone’ es una historia honesta en todos los sentidos, desde un punto de vista literario y estético, una búsqueda mediante el lenguaje sencillo del origen de nuestro ser, en un mundo extraño pero certero.

– Se ha estrenado con éxito, ¿cómo se siente tras haber ganado un premio nacional de literatura?

– La novela es fruto del trabajo final del máster sobre Escritura Creativa. Supone un reconocimiento a mi esfuerzo, así que me siento bastante satisfecha.

– ¿Cómo fueron sus inicios con la literatura? 

– Desde niña, siempre me ha gustado escribir y la cultura literaria, aunque mi carrera profesional se encaminó por otros derroteros.

– ¿Qué es la literatura para usted?

– Un instrumento de investigación sobre la personalidad humana, una manera de ajustar las cuentas, dar homenajes; un soporte de conocimiento de la realidad y la vida misma. Incluso una forma de relacionarte con los demás.

– ¿Cuál es su principal fuente de inspiración?

– Algo que he visto u oído, una anécdota contada o vista en la que ves interés narrativo. La literatura es como una cocina en la que preparas una historia mediante la mezcla de ingredientes, que son las vivencias externas.

Aurora-Delgado-2– ¿Tiene alguna filosofía como escritora?

– Responder a una verdad mía, una honestidad. No escribo supeditada a las modas, sino a lo que pretendo contar, y con el estilo que deseo. En mi libro, el lector encontrará tintes de novela negra e histórica, géneros no buscados especialmente. Sin embargo, sí busco firmemente transmitir emociones con el lenguaje. Para conseguirlo, tengo presente aquello que dijo Hemingway que lo interesante es la punta del iceberg: como escritor no tienes que ponerlo todo, sino sugerir para que sea el mismo lector quien vaya construyendo su mapa.

– ¿Quién o quiénes son sus referentes literarios?

– No tengo ninguno especialmente, aunque Saramago y Cervantes son mis autores favoritos. Mi amor por la escritura es un aprendizaje constante que nunca sientes como acabado. Cuesta la primera vez. Me llevo tiempo dar con la estructura narrativa más acertada para engarzar las historias a través de un entramado que confluyera en un mismo desenlace. Son escollos que vas solventando con la experiencia. Ahora estoy inmersa en mi segunda novela y me está resultando más fácil.

“Si te gusta escribir, siéntate y ponte”

– ¿Sus vivencias personales han tenido que ver en la historia de la novela?

– Sí, he pretendido liberarme de mucha carga autobiográfica. Con la Transición Española como telón de fondo, la novela contiene retazos de la Camas (municipio del área metropolitana de Sevilla) de los años 70: pisos a medio construir, descampados en los que niños juegan pegados al agua sucia, inmunes al maltrato animal y otras crueldades, plasmadoras de un mundo a medio hacer, con personajes que vagan de un lado a otro y nunca se encuentran, en aquella España incomparable con la actual.

– ¿Quiere iniciar una carrera como novelista?

– Quiero seguir escribiendo y que venga lo que tenga venir. No me he fijado más objetivo que contar historias para que lo disfruten el mayor número de personas. Sin prisas en publicar. Lo importante es el resultado final.

– En tiempos de crisis, ¿la lectura es el mejor antídoto?

– Leer es importante es cualquier contexto. Pero ahora se antoja especialmente necesario, no sólo para distraernos, sino para comprender qué está sucediendo, el porqué de esta crisis de valores, al tiempo que saber que existió un mundo mejor. La lectura ayuda a esclarecer tus pensamientos. Todo cuanto opinamos nace de una filosofía que previamente hemos leído. Leer es compartir emociones e indagar en lo que nos inquieta, desde las preguntas más profundas de la filosofía universal a los asuntos más mundanos.

– ¿Cuáles son las cualidades que, a su parecer, debería reunir todo escritor?

– Sensibilidad, honestidad y modestia. La paciencia es también importante para saber encajar tu nivel de exigencia y perfeccionismo, que aumenta según sigues escribiendo y aprendes nuevas técnicas. Y buen lector, por supuesto.

– ¿A parte de escribir tiene otras aficiones?

– Me gusta el cine, salir con mis amigos y relacionarme con gente.

– ¿Tiene intención de empezar una segunda novela? ¿Hacia dónde apunta?

– Mi segunda novela se sitúa en el Aljarafe sevillano, entre los municipios de Camas y Castilleja de la Cuesta. Es la historia de lo que le ocurre en un día a un personaje de mediana edad.

– ¿Qué consejo le daría a la gente que está empezando a escribir?

– Que se introduzca en un ambiente de afición a la escritura para compartir conocimientos y formarse, ya sea matriculándose en un máster, como ha sido mi caso, o participando en círculos de escritores. Gente con talento hay mucha, pero pocas lo ponen a trabajar. Si te gusta escribir, siéntate y ponte.