Un cuento que hace de las Casas de Acogida un lugar más accesible

cuento original

La iniciativa es fruto de la colaboración entre la ONCE, impulsada por el presidente del Consejo Territorial, Ventura Pazos, y el Gobierno andaluz a través del Instituto Andaluz de la Mujer

“Salió el sol, sus rayos se colaron por la ventana y despertó. Se frotó los ojos para observar a su alrededor, no estaba en casa”. Así comienza ‘El viaje en globo’, un cuento educativo dirigido a los niños que están atravesando la experiencia de vivir en una Casa de Acogida por ser hijos de mujeres víctimas de violencia de género, y que ahora ha sido editado en braille por la ONCE.

La iniciativa forma parte de la cooperación entre el Gobierno andaluz y la ONCE para adaptar los centros de acogida a personas ciegas. El presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Ventura Pazos, en su condición de miembro del Observatorio de Igualdad de la ONCE y su Fundación, y la directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Silvia Oñate, presentaron en Sevilla el pasado 18 de julio la edición en sistema Braille del cuento ‘El viaje en globo’, un relato dirigido a menores de entre 0 y 12 años que residen en los centros de atención integral y acogida para víctimas de violencia de género. La nueva edición pretende adaptar el cuento para que todo menor deficiente visual pueda disfrutarlo sin obstáculos.

La historia, escrita por la psicóloga y experta en intervención logopédica Susana Isern, e ilustrado por la diseñadora gráfica Silvia Álvarez, da vida a una serie de personajes con quienes los niños acogidos puedan identificarse fácilmente. La protagonista, como hilo conductor de la historia, vive en primera persona el proceso de acogida, pasando de un primer estado de incertidumbre a sentirse cada vez más segura, protegida y feliz en su nuevo hogar transitorio, representado por un globo gigante. ‘El viaje en globo’ es un relato compuesto por 14 páginas.

foto-de-familia-OK

El presidente del Consejo Territorial, Ventura Pazos, enseña el libro en braille junto a la directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Silvia Oñate, y miembros de la ONCE

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Silvia Oñate, mostró su satisfacción por abrir una línea de colaboración con la ONCE con el objetivo de realizar actividades que promuevan la igualdad y la erradicación de la violencia de género. Oñate adelantó que ya hay en marcha un proyecto de convenio entre la ONCE y el Instituto Andaluz de la Mujer no sólo para la traducción de material pedagógico sino para facilitar las herramientas adaptadas a las necesidades de las personas discapacitadas que estén sufriendo las consecuencias de esta “lacra social” que es la violencia de género. Explicó que el objetivo de esta obra es reducir el impacto producido por las experiencias vividas y la disgregación del núcleo familiar, así como facilitar el proceso de acogida a los menores que ingresan en los recursos. En cuanto al libro, dijo que el título es una “metáfora” pues, al igual que un viaje en globo, las Casas de Acogida suponen un “viaje transitorio con final feliz”. En este camino – declaró – Andalucía da otro “ejemplo” de apoyo a las personas con discapacidad.

libro-en-braile-ok

El relato original ha sido traducido al inglés, alemán, ruso y rumano.

Por su parte, el presidente del Consejo Territorial, Ventura Pazos, abordó las pretensiones del libro: ‘El viaje en globo’ trata de concienciar a los afiliados de la ONCE que existe un problema contra el que hay que luchar; a las víctimas, para que tengan una actitud proactiva a la hora de salir de esa situación; y a los profesionales, para que les ayuden a tratar los casos”. En la misma línea que Oñate, el presidente espera que esta acción favorezca la mejor inclusión de los niños ciegos que puedan verse abocados a tan difícil situación.

Un servicio a plena disposición de la mujer

La red de centros del Servicio Integral de Atención y Acogida ha atendido desde su puesta en marcha en 1998 a 40.939 personas víctimas de violencia de género, 22.917 de ellas menores, con los que se trabaja la recuperación psicoafectiva y social y la prevención de conductas imitativas. Para ello, el servicio desarrolla actuaciones para la motivación en el aprendizaje, para la recuperación de su autoestima, para la expresión de sentimientos y para el desarrollo de valores como la coeducación, la paz y la no violencia.

Asimismo, las personas profesionales de los centros ofrecen a los menores modelos de comportamiento que refuercen la adquisición de conductas basadas en el respeto y que conviertan el recurso de acogida en su nuevo hogar de referencia.