El personal de turismo de Ceuta se pone en la piel de los deficientes visuales

Ceuta-OK-recortadaLa habilidad para ponerse en el lugar del cliente, comunicarse con él y comprender sus necesidades son las claves que debieron entender empleados y responsables de Ceuta para aspirar a ser buenos profesionales del turismo, un sector en el que la atención personalizada es muy importante. Personal de la Oficina de Turismo de Ceuta y del Hotel TRYP recibieron un curso de atención al cliente con ceguera o discapacidad visual.

Servicios Turísticos, en colaboración con la ONCE, organizó el 8 de julio un curso de Atención al Cliente orientado a la formación para atender correctamente a las personas con ceguera y discapacidad visual. La acción formativa estuvo dirigida a la plantilla de la Oficina de Turismo de Ceuta y al personal del Hotel TRYP, un curso de doble sesión en el que el Técnico de Rehabilitación de la ONCE, Sebastián Herrera, impartió los contenidos en los salones del Hotel TRYP de Ceuta.

La programación se dividió en una parte teórica en la que, tras definir la Ceguera y la Discapacidad Visual, se explicaron las técnicas de comunicación, relaciones sociales, desplazamientos, así como otras nociones específicas relativas a los clientes con discapacidad; y en una segunda de carácter práctico, en la que los alumnos se pusieron un antifaz para realizar un recorrido de acompañamiento en interiores, sentarse en una silla, subir un ascensor o servir una mesa.

Ceuta-portada-ok

Los alumnos mostraron mucho interés por saber cómo se desenvuelve una persona ciega en su día a día

Un curso para diferentes perfiles 

El curso ha contado no solo con la participación de profesionales del turismo sino también con monitores de deportes al aire libre, como el senderismo y kayak, incluso con el guía de un barco turístico. Según nos cuenta el técnico Sebastián, la actividad ha dejado sensaciones positivas: “Los alumnos se sorprendieron cuando se vieron en la situación de las personas ciegas. Algunos profesionales llegaron intranquilos por desconocer cómo actuar ante ellos. Pero estuvieron muy participativos y se marcharon satisfechos. Así que se puede afirmar que se han cumplido los objetivos”. Es la primera vez que Ceuta alberga una acción formativa de este tipo, por tanto, supone el primer paso para una ciudad que ha expresado su voluntad de abrirse al turismo de las personas discapacitadas. No obstante, “aún queda mucho por hacer”, piensa Sebastián.

Atender correctamente a las personas con discapacidad es una cuestión de educación, voluntad y respeto. Para lograr este objetivo, es esencial desarrollar la empatía, habilidad necesaria en todas las relaciones sociales, que si se completa con la asertividad, la total atención está garantizada. El objetivo final del curso es que las personas con ceguera o discapacidad visual no se sientan diferentes del resto de la población cuando estén alojados en un hotel, recorriendo una guía turística, recibiendo atención informativa o disfrutando de una actividad recreativa.