FIRMA INVITADA: María Jesús Serrano, consejera de Medio Ambiente de la Junta

foto-consejera-3okLa consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, María Jesús Serrano, valora cómo ha evolucionado la conciencia medioambiental desde la creación de la Agencia de Medio Ambiente en los años ochenta hasta nuestros días. La consejera insta a la ciudadanía y a las instituciones que asuman su responsabilidad en la lucha por un desarrollo sostenible como eje para alcanzar en el futuro una Andalucía creadora de empleo y riqueza. Este mes la ONCE dedica cuatro sorteos a los parques naturales de la comunidad autónoma, concretamente, los de la Sierra de Andujar, Despeñaperros, y los espacios naturales de Cazorla Segura y Las Villas.

 TREINTA AÑOS YA 

Ahora que ya os miro

cielo, tierra, sol, piedra,

como si viera mi propia carne.

Emilio Prados

Media columna en un periódico, un breve en otro… La creación de la Agencia de Medio Ambiente andaluza, tras votación de la ley en el Parlamento el 12 de junio de 1984, apenas motivó interés. No eran tiempos en los que lo medioambiental traspasara las fronteras de un círculo de entendidos, por más que en nuestra región, en Doñana, brotaran las primeras organizaciones conservacionistas: SEO (1954) y WWF-Adena (1961).

En 1984 Andalucía tenía protegido solamente Doñana y el Torcal de Antequera. Este dato bastará a muchos para comprender la intensidad de estos tres decenios, que se conmemoran con 247 espacios naturales -un tercio del territorio andaluz- y fraguándose el tercer parque nacional en la Sierra de las Nieves. Aquella flamante Agencia de Medio Ambiente comenzaba a trabajar con muchas más ganas, vocación e imaginación que medios o, incluso, comprensión social.

Es en este punto, la sintonía social, donde se ha producido un gran salto en estos 30 años. Aún así se requiere un segundo esfuerzo. Un sencillo cambio de hábitos puede ser suficiente para superar aparentes dilemas entre conservación y desarrollo. Racionalizando el uso de energía, de agua, o del suelo, las polémicas más habituales perderán gran parte de su capacidad de enfrentamiento.

Ese esfuerzo se llama compromiso en el caso de administraciones y empresas, de las que esperamos sigan avanzando con verdadero interés hacia la suma de sinergias contra el cambio climático, sin duda uno de los grandes retos a los que se enfrenta el planeta. Tenemos la obligación de despertar ante el deterioro medioambiental, al que contribuyen ciertos poderes económicos e institucionales con el argumento de que lo único importante es el desarrollo económico, sin más.

Por fortuna, como indicaba, 30 años después los postulados ambientales -regidos por la sensatez- han empapado de una u otra forma a la sociedad. En la Consejería de Medio Ambiente deseamos esa militancia ambiental, como parte de una corresponsabilidad que nos implica a todos. En este sentido, la ONCE ha sido aliado continuo, pues su apoyo a la difusión de los valores ambientales es continuo y desinteresado.

Con la ventaja que nos da el paso del tiempo, observamos que la lucidez y la valentía que se daban la mano en aquella ley de 1984 acertaron de lleno a la hora de configurar un mensaje político diferente. Mientras Andalucía se ponía en la vanguardia española como la primera Comunidad Autónoma en crear un departamento con competencias ambientales, nacía aquí una nueva forma de valorar el patrimonio natural.

Y se logró sin adornos superfluos. La sostenibilidad se ha erigido, desde entonces, como uno de los ejes de largo recorrido que con más nitidez significa a los gobiernos de progreso. Son estas propuestas sostenibles las que nos llevan en volandas hasta la economía verde, oportunidad laboral para miles de andaluces y andaluzas.

Detrás de decisiones políticas a favor de las energías renovables o de aprovechar los recursos forestales, hay empleo. Detrás de la gestión sostenible del agua, el ecoturismo o el reciclaje, también. Es más, con una perspectiva de economía sostenible es como se consiguen mejores resultados ecológicos.

Treinta años después, puedo asegurar la vigencia del compromiso del Gobierno andaluz por legar a las generaciones futuras una tierra mejor de la que hemos recibido y de la que hoy nosotros conocemos. Treinta años después, el espíritu de aquella ley del 84 sigue activo. Caminemos juntos hacia una Andalucía mejor.

Mª Jesús Serrano Jiménez

Consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio