EN PRIMERA PERSONA: Eva Chouza, actriz del grupo gaditano Orozú Teatro

“El teatro es una perfecta vía de integración”

Carmen Berro | Sevilla

Eva María Chouza Márquez es una gaditana graduada en Educación Social que lleva toda la vida cuidando de los demás, puesto que ésta es, según afirma, su verdadera vocación. Dice que el teatro le devolvió la alegría tras haber sufrido una drástica pérdida de visión y en él, ha encontrado la manera perfecta de enfrentarse a sus miedos. Con Orozú Teatro estrena esta semana la obra Bang!, una ocasión perfecta para comprobar una vez más, los dotes de interpretación de Eva. ¡Que comience la función!

¿De dónde le viene su afición por el teatro? ¿Cómo comenzó en el grupo Orozú?

En el grupo de teatro Orozú, llevo desde 2008. Empecé en esto de la interpretación porque cuando comenzó mi pérdida de visión fue un momento muy duro para mí porque fue un proceso muy rápido y brusco y me costó mucho asumirlo porque cuando empezaba a adaptarme a un cambio, aparecían problemas nuevos y estaba un poco desanimada. Así que una amiga me comentó lo del teatro y me animó a que participara. Me presentó al director Andrés Alcántara, entré en un taller y me encantó y ya decidí meterme más en serio. Hasta entonces nunca me había planteado el tema de la interpretación, sólo había hecho pequeñas obras en el colegio, o en los campos de trabajo, pero nada más.

¿Qué obras ha interpretado y cuál le ha marcado más como actriz?

Hasta el momento han sido tres: La ciudad de los errores, Due padrone y Sombras de amor prohibido. Y esta semana estrenamos, Bang!. Cada obra tiene su historia y a todas les coges mucho cariño, pero a día de hoy, no sé si por su historia, o por su dificultad, mi preferida es Sombras de amor prohibido, donde como todos, tenía un papel doble puesto que es una historia dentro de otra y es muy emotiva, con su parte de comedia pero también con dosis dramáticas y donde se cuenta una leyenda gaditana con mucho encanto.

¿Qué prefiere la comedia o el drama?

Pues todo depende de cómo te dirijan. Lo que sí que no me gusta es interpretar a hombres. En Due Padrone tuve que hacer el papel de una mujer que se hacía pasar por hombre casi toda la obra y me costó muchísimo hacerlo.

¿Cómo se prepara los papeles que interpreta?

Lo primero y fundamental es estudiarte el texto en profundidad. Nos reunimos todos y lo preparamos muy bien. Y ya después piensas en las escenas, los movimientos… y posteriormente siempre llega un momento en el que ya conoces tan bien a tu personaje, que él se apodera de ti.

Hábleme de Orozú Teatro.

Orozú Teatro es un grupo gaditano compuesto por personas con discapacidad visual y también con discapacidad auditiva. Buscamos la superación y entre nosotros nos ayudamos muchísimo.

¿Cómo se trabaja en un grupo con estas características?

El mérito es sin duda del director. Es un genio y saber llevarnos perfectamente a cada uno. Porque dentro de las discapacidades visuales que tenemos, hay una variedad tremenda y él siempre aprovecha la movilidad de cada uno para hacer que todos encajemos a la perfección. Tiene una habilidad impresionante y todos nuestros éxitos son gracias a su labor.

¿De qué trata la nueva obra que vais a estrenar? ¿Qué papel interpreta?

La obra se llama Bang! Y  es un vodevil. Diferentes historietas que al final terminan uniéndose cobrando un sentido. Es una comedia de tiempo completamente actual y con ciertos tintes críticos. Y el papel que yo interpreto es el de Carmen, la vecina del segundo que tiene una problemática que la hace sufrir mucho y busca la forma de evadirse

¿En qué escenarios han actuado ya?

Hemos actuado prácticamente en todos los sitios de Andalucía, en todas las provincias. Y además en Murcia, Madrid, Barcelona, etc.

“No hay actores ciegos y no ciegos. Somos simplemente actores”

¿En qué medida le ha afectado su problema de visión?

Te afecta porque evidentemente la reducción de movilidad es importante. Notas que ahora necesitas ayuda para cosas que antes podías hacer perfectamente sola y vas dándote cuenta, en pequeños detalles cotidianos, como la falta de visión te cambia la vida. Primero, cuando comienza el proceso, te quedas paralizada, pero después llega un momento en que tienes que asumirlo y tirar hacia adelante. Tenemos que tener capacidad de superación y que te sirva como impulso, ya que vivimos planteándonos retos a diario.

¿Cree que el teatro es una buena fuente de integración?

Complemente. A mí el teatro me ha ayudado muchísimo. Siempre cuento la anécdota de cuando comencé a perder la visión. Me daba un pánico absoluto bajar las escaleras, era algo a lo que le tenía terror. Y sin embargo en mi primera obra, mi papel tenía que bajar dos escalones sin mirar y con seguridad. Y eso, me ayudó muchísimo. Aprendes en cuanto a referencias espaciales, direcciones de las voces… En el grupo hay un compañero con problema de audición y siempre cuenta que el teatro le ayudó en la socialización, a saber relacionarse, porque los sordos cuando no escuchan bien algo, tienden a cerrarse, y en este caso a él la interpretación le enseñó a abrirse a los demás.

Yo siempre pienso que el teatro te da una línea de normalización, porque cuando estás en un escenario, no hay actores ciegos y actores no ciegos, simplemente somos todos actores sin más, sin distinciones.

¿Cuál su relación con la ONCE?

Desde el 2007 soy afiliada de la ONCE debido a  la degeneración del nervio óptico que padezco. Trabajo como vendedora en las calles de Cádiz y lo que más me gusta es el trato con el público, la gente siempre es muy amable y te cogen cariño muy pronto.

¿Cómo compagina su trabajo como vendedora de la ONCE y el teatro?

Es muy complicado porque se necesita mucho tiempo. Yo intento ensayar los lunes, mi día libre, aunque ahora que se acerca el estreno intento ensayar media hora diaria y así nos vamos complementando, ensayando por escenas.

¿Necesita en la venta de cupones ciertas dosis de teatralidad?

Yo soy ya de por sí muy teatral, muy alegre, ruidosa, escandalosa, por lo que no me hace falta, al revés, en todo caso… ¡me sobra!

¿Su vida se caracteriza por tener más drama, o comedia?

Yo soy una persona feliz que es lo importante, aunque en la vida haya tenido que pasar por situaciones muy duras. Pero lo fundamental  es superarlo y no quedarte ahí. Soy optimista y alegre y pienso que además, todo el mundo tendrá que pasar en algún momento de su vida por una situación difícil, por lo que lo importante es la forma de afrontarlo y vivirlo.

¿Por qué decidió estudiar Educación Social?

Dejé psicología siendo más joven y cuando salió este nuevo grado de Educación Social pensé que era el complemento perfecto para mi formación. El trabajo social ha sido siempre mi auténtica vocación y más ahora, que tengo una sensibilidad especial hacia las personas vulnerables. He trabajado muchísimos años como voluntaria en Cáritas, Los Salesianos, Asociaciones de inmigrantes, personas con autismo, gitanos, campos de trabajo rurales en pueblos pesqueros, etc.

¿Algún deseo por cumplir?

Mi único sueño es  trabajar en algo en lo que me sienta realizada y formar una familia, por qué no…