El Programa contra la Discriminación beneficia a 69.000 andaluces en cinco años

  • Está dirigido a mejorar la inserción social y laboral de los colectivos en riesgo

Imagen del seminario ‘Juntos por el empleo’

Un total de 68.984 personas en riesgo de exclusión social fueron destinatarias en los últimos cinco años en Andalucía de acciones de formación y empleo en el marco del Programa Operativo de Lucha contra la Discriminación, que cuenta con la cofinanciación del Fondo Social Europeo (FSE). De ellas, 21.248 consiguieron un contrato laboral y 23.065 recibieron cursos de formación. 

Estos datos se dieron a conocer el pasado jueves 10 de abril, durante el seminario que, con el título el ‘Juntos por el empleo’, celebraron en Sevilla las entidades sociales gestoras del Programa (Cáritas Española, Cruz Roja Española,  Fundación ONCE- FSC Inserta y Fundación Secretariado Gitano).

La jornada fue inaugurada por la directora general de Evaluación, Control y Calidad del Servicio Andaluz de Empleo, María Jesús Moreno Herrerías, y contó con la participación del director territorial de FSC Inserta en Andalucía, Francisco López; el presidente de Cruz Roja Española en Andalucía, Javier García-Villoslada; el director general de la Fundación Secretariado Gitano, Isidro Rodríguez, el presidente de Cáritas Regional Andalucía, Anselmo Ruiz, y el teniente alcalde delegado de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga, Francisco Pomares.

María Jesús Moreno afirmó que “el empleo es necesario para la dignidad de las personas y el objetivo del Fondo Social Europeo es fomentar el acceso al bienestar social de los más vulnerables”.  A su juicio, “detrás de las cifras siempre hay una persona, una realidad, una esperanza y un sufrimiento” y es importante que las  administraciones públicas hagan los cambios estructurales necesarios para mejorar las condiciones de vida de estos colectivos.

Por su parte, el director territorial de FSC Inserta en Andalucía, Francisco López destacó el papel que tienen las ONG en la promoción de los derechos humanos  y aseguró que en tiempos de crisis “hemos de redoblar nuestros esfuerzos trabajando por y para las personas, poniendo el relieve su valor y creando redes de solidaridad  que ayuden a alcanzar la inserción social y laboral  de los colectivos más vulnerables”.

El presidente de Cáritas Regional Andalucía, Anselmo Ruiz, reconoció el creciente esfuerzo de Responsabilidad Social Corporativa de las empresas sin la cuales  los resultados del Programa Operativo de ‘Lucha contra la Discriminación’ que se presentan hoy no serían posibles.

Para el presidente de Cruz Roja Española en Andalucía, Javier García-Villoslada,  “son necesarias más campañas de sensibilización por parte de los cuatro operadores, de las administraciones públicas y de las empresas a través de sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa”.

Por último, el director general de la Fundación Secretariado Gitano, Isidro Rodríguez, aseguró que el Programa Operativo es un ejemplo de colaboración público privada en la gestión de fondos públicos “de manera ética y eficaz” y afirmó que “ha tenido un gran impacto en la articulación de políticas públicas que han aprendido de lo que hemos hecho”.

Posteriormente se celebraron dos mesas redondas. En la primera de ellas, centrada en la experiencias empresariales en la contratación de personas con discapacidad,  intervinieron el director de Leroy Merin Tomares, Adolfo de la Calle, y el jefe de personal de Eroski en Málaga, Ángel López.

La segunda mesa giró sobre el futuro de los fondos europeos. Según explicó la representante de la UAFSE del Ministerio de Empleo y Seguridad Social Maria Luisa Herrera las previsiones del FSE para 2014-2020 giran en torno a unos 9.000 millones de euros en los que se incluye una dotación para la Iniciativa de Empleo Joven (943, 5 millones de euros)  y el Fondo de Ayuda a los Desfavorecidos ( 563,5 millones de euros).

Los objetivos que se plantea el FSE en este periodo son el empleo de calidad y fomento de la movilidad; la inclusión social, la lucha contra la pobreza y la discriminación y la educación.

Por otra parte, la X Solidaria ayudará a 6 millones de personas necesitadas

El presidente de la Mesa del Tercer Sector en Andalucía, Manuel Sánchez, el presidente del Consejo Territorial de la ONCE, Ventura Pazos y el presidente de Cruz Roja Española en Andalucía, Javier García-Villoslada.

La asignación de la X Solidaria en la Declaración de la Renta del último ejercicio, permitió la realización 1.175 programas sociales que beneficiaron a seis millones de personas con necesidad en España, según informó el presidente de la Mesa del Tercer Sector en Andalucía, Manuel Sánchez, en la presentación que tuvo lugar el pasado viernes 11 de abril en la sede de Fundación ONCE de la campaña de sensibilización “X Solidaria”.

En este acto estuvo acompañado por el secretario general de la Mesa del Tercer Sector de Andalucía y presidente del Consejo Territorial de la ONCE, Ventura Pazos y el presidente de Cruz Roja Española en Andalucía, Javier García-Villoslada.

Ventura Pazos en su intervención, señaló la importancia que tiene marcar la X en la casilla solidaria de la declaración de la renta para todos los miembros que forman la Mesa del Tercer Sector y para las personas que dependen de él, ya que según dijo, “esta es una de las claves con las que podemos trabajar para ayudar a las personas en riesgos de exclusión”.

 Por su parte, Manuel Sánchez, destacó que hasta seis millones de personas pueden llegar a beneficiarse de los programas sociales y quiso reafirmar la importancia que supone que la ciudadanía esté bien informada al respecto “los ciudadanos deben saber, que pueden marcar las dos casillas, la de la Iglesia y la de fines sociales y que la ayuda no se divide, sino que aumenta”. A este respecto, señaló que el año pasado “casi cinco millones de contribuyentes no marcaron ninguna de las dos, y desde aquí queremos animarles a que lo hagan, puesto que pueden ayudar a cambiar la vida de muchas personas”.

 Finalmente, Javier García-Villoslada reiteró la relevancia que tiene esta campaña en la sociedad, ya que estamos inmersos en “un momento de mucha carencia y necesidades sociales” y además aclaró que estas ayudas “no son para que las entidades sociales mantengan sus estructuras, sino que están dirigidas directamente a las personas que lo necesitan”.