FIRMA INVITADA: Manuel Jiménez Barrios, Consejero de Presidencia de la Junta

Manuel Jiménez Barrios, Consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía

Manuel Jiménez Barrios, Consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía

El nuevo consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, escribe en nuestro Blog un artículo en el que ensalza el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia a la ONCE, una distinción que considera merecidísima, ya que “es una organización a quien la sociedad andaluza tiene que agradecer tanto esfuerzo bien empleado y a la que, en momentos de crisis como los actuales, tenemos que poner en valor también por su papel activo como impulsor para el empleo de personas con discapacidad en Andalucía y en España”. Martínez Barrios subraya el compromiso del Gobierno que preside Susana Díaz con el Estado del Bienestar.

 

Romper los límites

Cuando la ONCE es hoy por hoy, y por merecimiento propio, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, quiero reconocer a una organización que hace tiempo que rompió sus propios límites.

La ONCE nacía hace 75 años con esa idea, la de romper las barreras impuestas por la sociedad a miles de hombres y mujeres de varias generaciones. Aún hoy se sigue luchando por una integración real y efectiva y quedan, en esta lucha, obstáculos por superar, pero, afortunadamente, podemos decir que ya se han dado pasos de gigante.

En este camino, la ONCE ha buscado aunar esfuerzos de colectivos y de personas individuales; concitar el acuerdo con la sociedad civil, económica y política, y, también, reclamar y levantar la voz contra las situaciones de injusticia.

La Junta y la ONCE comparten objetivos en la lucha por la integración. El Gobierno andaluz siempre ha respondido con políticas sociales que impulsen y extiendan los beneficios del Estado del Bienestar a todas las personas pero, especialmente, a aquellos colectivos que requieren un plus en su esfuerzo personal y que venían exigiéndonos ése mismo plus en nuestra apuesta política.

Para ello, hemos puesto en marcha iniciativas como la Ley de Dependencia o la Ley de Atención a las Personas con Discapacidad. También hemos desarrollado planes integrales de Atención que convierten a la discapacidad en una política transversal en toda nuestra acción de Gobierno, con medidas que persiguen la incorporación laboral, y muy especialmente, medidas que  atienden necesidades educativas especiales.

Gracias a estas políticas, hemos conseguido que la educación integrada tenga en Andalucía una amplia tasa de inclusión: el 90% de los alumnos con necesidades educativas especiales, casi 30.000 alumnos, más de 1.700 con discapacidad visual grave, están escolarizados en centros ordinarios.

Sabemos que una política de inclusión exige recursos, pero que demanda, ante todo, determinación política, decisión y valores que antepongan la defensa del Estado del Bienestar y de atención a las necesidades sociales.

Y esa determinación la tiene esta Administración, que en los Presupuestos para el próximo año blinda las políticas sociales y elude cualquier medida de desmantelamiento o privatización de los servicios públicos. La Junta de Andalucía vuelve a demostrar que hay una forma diferente de hacer política y se sitúa frente al (((Gobierno central y su))) progresivo y tenaz desarme del Estado Social, que hemos ido construyendo durante 30 años. Un Estado social que tiene la inclusión y la atención a colectivos con necesidades especiales como uno de sus objetivos y que tiene que garantizar la igualdad de oportunidades.

Por este motivo, desde la Junta, entendemos que, hoy más que nunca, es necesario realizar un doble esfuerzo, renunciando posiblemente a otras inversiones, pero intentando salvaguardar eso que nos diferencia: el principio de igualdad de oportunidades y la calidad en los servicios públicos.

Y este sobreesfuerzo implica sentirnos todos partícipes y co-responsables del futuro y compartir valores como los que inspira la ONCE. Una Organización a quien la sociedad andaluza tiene que agradecer tanto esfuerzo bien empleado y a la que, en momentos de crisis como los actuales, tenemos que poner en valor también por su papel activo como impulsor para el empleo de personas con discapacidad en Andalucía y en España.

La ONCE es el principal generador de empleo de personas con discapacidad en Andalucía y da trabajo en la comunidad a 24.341 personas. Además, en el último año, se crearon 742 nuevos puestos de trabajo en Andalucía. De igual modo, la ONCE realizó una inversión social en nuestra comunidad que superó los 206,75 millones de euros.

Todo eso es un trabajo que ahora ha merecido el máximo reconocimiento que se otorga en este país a la acción de las personas y de las instituciones, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Mi más sincera felicitación a la ONCE por este hecho de indiscutible justicia. Espero que este galardón os sirva para que nunca os deis por vencidos, cualquiera que sean los límites que os encontréis en el camino.

Manuel Jiménez Barrios

 Consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía