Andalucía, feliz y muy orgullosa por la concesión del Premio Príncipe de Asturias

  • La noticia del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2013 llena de entusiasmo a todas las sedes de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla



 

Los afiliados y trabajadores de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, los hombres y mujeres mayores que vivieron aquellos primeros años de su fundación y los más jóvenes, han acogido con gran emoción y con mucho orgullo la concesión por unanimidad del jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2013, un respaldo institucional de primera magnitud al esfuerzo y entrega de decenas de miles de personas ciegas y deficientes visuales, de cientos de miles de personas con discapacidad, de sus familias, al empeño por conseguir su plena inclusión en la sociedad.

En la imagen, primer plano del Príncipe de Asturias junto a la inscripción "Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2013" y el logo de la Fundación Príncipe de Asturias

El jurado ha considerado merecedora del premio a la ONCE “en atención a una extraordinaria labor que ha realzado la dignidad y calidad de vida”

La noticia del Príncipe de Asturias de la Concordia llenó de entusiasmo a todas las sedes de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla. Muchas de ellas irrumpieron en aplausos al seguir en directo por televisión el anuncio del fallo del jurado de un premio que recogerá el presidente de la ONCE, Miguel Carballeda, de manos del Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, en el Teatro Campoamor de Oviedo el próximo 25 de octubre.

El jurado ha  considerado merecedora del premio a la ONCE “en atención a una extraordinaria labor que, durante más de tres cuartos de siglo, ha realzado la dignidad y calidad de vida promoviendo la integración social de millones de personas con discapacidad en España, sirviendo así de ejemplo a numerosas iniciativas internacionales que han seguido esta valiosa experiencia”.

En la imagen aparecen unas manos leyendo en braille

La ONCE, 75 años después de su creación y 25 del nacimiento de Fundación ONCE, avanza en pleno siglo XXI en su labor de inclusión social de las personas ciegas

Es, sin duda, un reconocimiento histórico para la Organización Nacional de Ciegos. Así lo reconce el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, para quien supone “un respaldo al esfuerzo y entrega de decenas de miles de personas ciegas y deficientes visuales y de cientos de miles de personas con discapacidad”. Es, en su opinión, un reconocimiento “de toda una sociedad” a la labor de “integración” y “plena ciudadanía” que han conseguido los ciegos con su afán de superación constante.

“La lucha de la ONCE arrancó en Andalucía hace 75 años –recuerda Cárceles- y hoy es ya un modelo social único en el mundo, un referente”. El delegado territorial tiene palabras también de agradecimiento a todos los andaluces por su “confianza, credibilidad y cariño” sin los cuales –afirma- “no hubiese sido posible crear este motor de desarrollo social que es la ONCE. Un pilar esencial del Estado del Bienestar”.

“La voluntad férrea de superarse”

La concesión del Príncipe de Asturias lleva a muchos a reivindicar la memoria histórica de la ONCE. Así lo hace el presidente del Consejo Territorial en Andalucía, Ceuta y Melilla, quien recuerda cómo hace 20 años, tuvo la suerte de visitar en su domicilio madrileño a Javier Gutiérrez de Tovar, primer jefe nacional de la ONCE, artífice entre otros, y desde Sevilla, de la fundación de la ONCE, según recuerda ahora Ventura Pazos. “Don Javier me proporcionó desmadejando el hilo de sus recuerdos –cuenta ahora-, además de un material inestimable para la realización de un trabajo institucional que se me había encargado, una visión humana, sencilla y conmovedora de los sentimientos que impulsaron a hombres y mujeres ciegos a, en lo más crudo de una guerra fraticida, apostar por la unidad en mitad de la división. A eso se le llama concordia”, afirma.

En la imagen, aparece un ordenador adaptado para personas ciegas y deficientes visuales, y unas manos utilizándolo

Las iniciativas de la ONCE y su Fundación son especialmente educativas y de empleo

A su juicio, esa ha sido la bandera que ha guiado a todos los que conforman la ONCE y cuyo afán de solidaridad dio origen 50 años después a la creación de Fundación ONCE. “Sea este reconocimiento que hoy nos conceden –dice Ventura Pazos- para aquellos que fueron, afiliados y trabajadores, sin cuyo tesón incondicional nada seríamos. Sea también para aquellos otros que vendrán, en quienes recaerá la responsabilidad de preservar y enriquecer este legado. A nosotros, los que hemos tenido la suerte de vivir este momento, nos toca sentirnos también protagonistas y disfrutar sin rubor del orgullo del presente”.

El presidente del Consejo Territorial recuerda que la Real Academia de la Lengua llama concordia a una joya compuesta por dos anillos entrelazados. “Ésta es nuestra ONCE –concluye-, conformada desde sus orígenes por la alianza de la voluntad férrea de superarse y la ilusión sin límite de los soñadores de un futuro justo”.

La consejera general de la ONCE, Isabel Viruet, comparte también su felicidad por el “regalo de cumpleaños” con el que ha obsequiado la Fundación Príncipe de Asturias a la ONCE. “Este reconocimiento a unas siglas es mucho más que eso -afirma-, es el reconocimiento a esa gran familia formada por la discapacidad, que se lo merece por su esfuerzo y por su tesón”. Por todo ello, la consejera general quiere transmitir su “alegría, orgullo y emoción”, no sin antes invitar a la sociedad a “la reflexión que lleva a pensar en la importancia y la necesidad de mantener viva la llama que prendió hace 75 años la ONCE y que hoy se ha convertido en una cálida hoguera”.

“Buena administración y trabajo ejemplar”

Y en estos años de camino constante no podía faltar a la lluvia de felicitaciones un director general mítico en la ONCE: Félix Hernández, el primer presidente nacional de la ONCE antes de las primeras elecciones democráticas que, para la ocasión, muestra públicamente su felicidad ante la concesión del premio “en un año en el que celebramos el 75 aniversario de la ONCE, 75 años de historia viva que constituyen el capítulo más brillante y enriquecedor de la tiflotecnología española”.

 Hernández recuerda cómo nació la Organización Nacional de Ciegos e insiste en que “debe saberse que, en sus comienzos, se carecía de patrimonio alguno, partiendo, por tanto, de cero absoluto: Se trabajaba los 365 días del año y se carecía de asistencia médica o prestaciones sociales. La situación ha mejorado paulatinamente gracias a la buena administración y al trabajo ejemplar de todos”. El ex presidente de la Organización da, además, la enhorabuena a todos  los trabajadores, afiliados y familiares, “a toda esta gran familia que es nuestra ONCE”.

“Un premio de todos”

En la imagen, una profesora ayuda a una alumna ciega en mitad de una clase llena de niños

La ONCE ofrece actualmente cobertura social a un total de 71.460 personas ciegas afiliadas a la Organización

Una gran familia que comenzó hace mucho con un pilar: los trabajadores que han levantado poco a poco los cimientos. Miguel Ángel Alegría es instructor tiflotécnico desde hace más de 26 años y actualmente trabaja en Granada. “La Concordia es unir el trabajo a la vocación y, nosotros, más que un trabajo, tenemos la suerte de formar parte de una labor que intenta que la sociedad avance teniendo a todos en cuenta por igual”, destaca Alegría que, ilusionado por la noticia, declara que este aliciente significa “un paso muy importante” en su reconocimiento como trabajador de la ONCE y que le motiva a “aumentar aún más si cabe la satisfacción de ver ese castillo que se ha construido con cada granito de arena”.

Y como buque insignia de la Organización, la opinión del vendedor y del afiliado, que durante este año ha contado con múltiples reconocimientos por su labor y trabajo.

Por ejemplo Fulgencio Roca, vendedor de la ONCE en Melilla desde 2001. Desde su puesto de trabajo muestra su alegría ante la concesión del Premio Príncipe de Asturias. “Este galardón es muy importante, significa que están valorando la labor de la ONCE”. Para el melillense, esta distinción es un “verdadero reconocimiento” al trabajo de todas las personas vinculadas a la Organización, incluidos los clientes.

Y es que, la opinión de los compradores habituales de cupones, no ha pasado desapercibida ante la asignación de este premio: “He recibido felicitaciones de muchos clientes que me han transmitido su alegría. Ellos son parte de esto porque adquieren el cupón con el objetivo de colaborar con la Organización”. Fulgencio demuestra día a día a los cuatro vientos su alegría y afirma sentirse “muy orgulloso” de pertenecer a la ONCE.

Creciendo cada año

La ONCE ofrece actualmente cobertura social a un total de 71.460 personas ciegas afiliadas a la Organización (34.764 hombres y 36.696 mujeres) y recibe cada año a unas 4.000 personas que pierden la vista y que acceden a los servicios de la Organización en todos los ámbitos, empezando por la autonomía personal, para alcanzar la educación, el ocio o el empleo, la mejor forma de integración en la sociedad. A través de Fundación ONCE extiende su solidaridad al resto de personas con discapacidad y, fuera de España, trabaja con personas ciegas y discapacitadas en más de 50 países.

Andalucía cuenta con 15.364 afiliados a la ONCE de las 71.295 personas ciegas y deficientes visuales que hay en toda España. La Organización da empleo a 24.341 andaluces, en el último año realizó una inversión social de más de 206 millones de euros y repartió más de 251 millones de euros en premios.

Abiertos al mundo

En la imagen, un grupo de personas ciegas realizan senderismo

Cada año nuevas personas acceden a los servicios de la Organización en todos los ámbitos, empezando por la autonomía personal, para alcanzar la educación, el ocio o el empleo

La ONCE, 75 años después de su creación y 25 del nacimiento de Fundación ONCE, avanza en pleno siglo XXI en su labor de inclusión social de las personas ciegas y de aquéllas que tienen otras discapacidades defendiendo sus derechos fundamentales en todos los ámbitos de la vida y extendiendo su trabajo a la Unión Europea, América Latina o África.

En España, generó 4.100 empleos en 2012 para sumar un total de más de 130.000 personas dependiendo de la ONCE y su Fundación; y ofrece cobertura de todo tipo a 71.460 personas ciegas, de ellas 7.500 niños y jóvenes estudiantes. Este modelo supera fronteras con su compromiso firme con la cooperación internacional y el desarrollo de las personas con discapacidad en todo el mundo,  con participación activa en más de 50 países, donde la Organización hace una apuesta por la educación, el empleo y la fortaleza de la sociedad civil como palancas de mejora social para las personas en riesgo de exclusión.

En Europa, la ONCE y su Fundación trabajan para que las normas comunitarias no olviden a las personas con discapacidad, con avances destacados en transporte adaptado, acceso a la cultura, accesibilidad e  inclusión educativa y laboral. La Organización lleva más de 15 años incorporando en las políticas de la Unión Europea avances en la accesibilidad del transporte, el empleo, la educación, la salud o la cultura para 80 millones de ciudadanas y ciudadanos europeos con discapacidad, en una Europa Libre de Barreras. Además, impulsa que los fondos estructurales incorporen siempre la vertiente social y que cualquier directiva de la UE incorpore la perspectiva de la discapacidad.

Las iniciativas de la ONCE y su Fundación, especialmente educativas y de empleo, se extienden por otros territorios de Europa afectados por conflictos bélicos, como la zona de los Balcanes –donde un equipo de impresión en Braille y la formación de profesionales generan un centro de recursos educativos-.

230.000 niños ciegos atendidos

En Iberoamérica, a través de la Fundación ONCE para América Latina (FOAL), se trabaja en 19 países y se ha logrado que personas ciegas ocultas en sus casas, apartadas y casi olvidadas, se hayan convertido en el centro de la familia y, en muchas ocasiones, su único sustento. La ONCE ha hecho posible la educación de 230.000 niños ciegos en los últimos 15 años, que se incorporan a la escuela desde situaciones de extrema exclusión.

En la imagen, dos niños ciegos leen un libro ayudándose el uno al otro

La ONCE ha hecho posible la educación de 230.000 niños ciegos en los últimos 15 años

En 2012  se crearon en ese ámbito 953 empleos para personas ciegas; se formaron otros 23.207; y 298 entidades recibieron conocimientos para fortalecer el asociacionismo y el modelo de educación y empleo sobre el que quieren basar su futuro. Más de 2.000 organizaciones e instituciones de ciegos y personas con discapacidad cuentan con el asesoramiento de la ONCE y su Fundación.

En África, la ONCE ha logrado que todos los niños ciegos de los campamentos saharauis de Tinduf-Argelia estén escolarizados. Se trata de la única zona del mundo en vías de desarrollo y difícil situación donde se da esta característica para los niños ciegos. En Marruecos, la Organización colabora con el Instituto Cervantes para la dotación de materiales en braille y sonoro para personas ciegas. También se han donado materiales educativos en colaboración con otros organismos.

También en el norte de Uganda, apoyando a la Fundación África Directo, recibieron la ayuda de la ONCE para mejorar las condiciones de las niñas ciegas internas en una escuela. Además, en colaboración con Cruz Roja Andalucía, se procedió a la donación de filtros solares para personas ciegas albinas de Tanzania y Senegal, países  donde esta población convive cada día sorteando el estigma de la superchería.

Con carácter global, la ONCE trabaja en el Comité de Naciones Unidas para el Seguimiento de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, donde una mujer ciega española ha ejercido la vicepresidencia, representando a España; ha impulsado un histórico acuerdo logrado en julio en Marruecos para la libre circulación de libros accesibles destinados a la educación entre personas ciegas de todo el mundo (antes prohibida por los derechos de autor); y colabora con multitud de organismos como la Unión Mundial de Ciegos (UMC).

1938-2013: 75 años al lado de la ciudadanía

La ONCE nació en 1938 fruto del valor y el coraje de un grupo de ciegos que, en circunstancias económicas y sociales infinitamente peores que las actuales, fueron capaces de imaginar y defender un nuevo modelo de vida: no querían depender de una pensión y se plantearon vivir de su trabajo y de su esfuerzo; querían compartir su ilusión y su suerte con el resto de ciudadanos a pie de calle para ir, poco a poco, construyendo sociedad.

En la imagen, aparece un partido de fútbol para ciegos

La ONCE también lucha por la integración en el deporte

Y fue esa misma ilusión la que impulsó a la Organización a crear hace 25 años la Fundación ONCE para la Cooperación e Inclusión Social de Personas con Discapacidad que, en este periodo, ha generado más de 80.000 empleos, y ha contribuido a transformar el sector de las personas con discapacidad en España.

El modelo de inclusión social basado en educación, empleo y plena ciudadanía, impulsado por la ONCE y su Fundación sobre la base de la gestión del juego responsable es un ejemplo único, que ahora tratan de poner en marcha en otros países del mundo, incluso los más avanzados.