Todos somos ventas, todos somos iguales

  • 27 trabajadores pertenecientes a las empresas CEOSA, Grupo Fundosa y Fundación ONCE comparten una jornada laboral con los vendedores
En la imagen, María Díaz, administrativa de Alentis, durante su jornada en el quiosco de Mª José Domínguez. La trabajadora de Alentis mira a la cámara mientras la vendedora atiende a unos clientes vendiéndoles un cupón

María Sanz, administrativa de Alentis, durante su jornada en el quiosco de Mª José Domínguez

Sevilla ha sido escenario de una prueba piloto en toda España. La experiencia de compartir una jornada de trabajo con el vendedor de la ONCE para 27 trabajadores del grupo de empresas de CEOSA, Grupo Fundosa y Fundación ONCE. Una iniciativa, impulsada por el Consejo General, que se ha llevado a cabo en Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla con el objetivo de transmitir el orgullo y el sentimiento de pertenencia a la ONCE.

Así lo explicó el presidente del Consejo Territorial de Andalucía, Ceuta y Melilla, Ventura Pazos, en la reunión introductoria que han tenido los 27 trabajadores de las distintas empresas de la ONCE y su Fundación, trabajadores de Alentis, Flisa, Confortel, Viajes 2000, Seguronce, Galenas, Sertel, Fucoda y FSC-Inserta, quien animó a todos a crear y compartir una identidad propia.

En la imagen aparecen los 27 trabajadores que se han unido a la jornada con vendedores, sentados alrededor de una mesa, durante la reunión

Reunión previa a la jornada de los trabajadores con los vendedores de la ONCE

En total, entre las cuatro comunidades autónomas, Andalucía, Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana, han sido 100 vendedores y 100 trabajadores los que han compartido la experiencia de un día de su jornada laboral juntos. María José Sánchez, directora de Cooperación de Fundación ONCE subrayó que las ventas de los productos de juego de la ONCE son “la esencia” de la institución y destacó la importancia de implicarse en la vida de los vendedores para ser conscientes de su valor estratégico para la ONCE y para su Fundación. “Todos somos ventas porque todos somos iguales”, resumió.

El subdelegado territorial de la ONCE, Francisco Arroyo, animó a todos “a poner lo mejor de nosotros en estos momentos tan complejos”. En este sentido recordó que la unidad de la ONCE ha sido históricamente uno de los elementos que explican su éxito en la sociedad y cómo la ONCE ha impulsado desde la unidad de acción también la cohesión de todas las organizaciones de discapacidad en España a través del CERMI y del Tercer Sector a través de la Mesa del Tercer Sector. De ahí que juzgara necesario seguir reforzando la unidad interna para acometer los retos que la ONCE y su Fundación tienen en el futuro.

En la imagen, Foto de familia de los 27 trabajadores que han participado en la jornada con los vendedores en el patio de la Delegación Territorial

Foto de familia de los 27 trabajadores que han participado en la jornada con los vendedores

Antes de partir para sus kioscos y encontrarse con sus vendedores y puestos de venta, los trabajadores compartieron una foto de familia en el patio de la Delegación Territorial. La sensación generalizada era de entusiasmo. “A mi me parece una idea super interesante”, decía Alicia Estrada, directora de Viajes 2000. “Es una forma de conocernos y conocer nuestros trabajos muy didáctica”. “Una experiencia muy bonita”, añadía Ana Gutiérrez, de Flisa. “Una oportunidad de conocer con más detalle el tabajo en la calle”, decía Pablo González, director del Confortel Puerta de Triana.

Tras la jornada, fueron muchas las opiniones positivas  aportadas por todos los trabajadores. María Sanz,  administrativa de Alentis, compartió quiosco con la vendedora Mª José Domínguez en la puerta del Hospital Macarena. “La experiencia ha sido totalmente gratificante. Estoy encantada de haber compartido un ratito con mi compañera Mª José y su perra guía Almena”, comentaba María admirada por la capacidad de trabajo y la profesionalidad con la que se desenvuelve la vendedora. “Hoy me siento más compañero de todos los vendedores y aún más orgullosa si cabe de pertencer a esta gran familia”, afirmaba María sonriendo.

Sin embargo había otros que ya sabían de qué iba el tema. Mª Teresa Gutiérrez, encargada de limpieza en el CRE de Sevilla ya tenía experiencia en el trato con el personal de venta de cupones. “Yo ya tenía contacto con los vendedores porque los he ayudado en varias ocasiones. En Dos Hermanas los conozco a todos”, afirmaba entusiasmada.

En la imagen, Antonio Jiménez, de Alentis, durante su jornada como vendedor junto a Mª Victoria Gutiérrez desde dentro del quiosco de la ONCE

Antonio Jiménez, de Alentis, durante su jornada como vendedor junto a Mª Victoria Gutiérrez

Los ‘vendedores por un día’ han destacado, entre otras cosas, el “trato humano” recibido por parte de sus compañeros y todos han dado las gracias por la jornada “tan agradable” que han pasado. “Mª Victoria me ha enseñado todos los entresijos de la venta día a día, los trucos para reconocer las características principales de los sorteos o qué número se vende más, pero sobre todo la voluntad de una persona invidente en la lucha constante en su trabajo”, decía con orgullo Antonio Jiménez, operativo de Alentis.

Otra gran vivencia tuvo Alicia Estrada, directora de Viajes 2000, que compartió kiosko con David en Marqués de Pickman, 25. Solo le faltaron unas horas para entender que en su forma de vida, en su inagotable sonrisa que es espejo de un alma transparente y limpia, en la dulzura de sus expresiones y actos se encuentra la más fiel manifestación de una labor social imprescindible. 

 “Para mi, David es un héroe anónimo”-comenta Alicia-. “Permíteme que lo llame así a quien ve más allá de sus propias limitaciones, a quien las supera soñando con clasificarse junto al equipo nacional de judo para los próximos Juegos Paraolímpicos; a quien convierte siete años de rutina en una vida vivida cada día de forma apasionada; a quien soporta sin lamentos, y con más dedicación y trabajo, las angustias propias por los recortes en comisiones”, añade Alicia, abrumada por la eterna sonrisa de David, por su inagotable esfuerzo y su afán de superación, ya que a los pocos meses de nacer le operaron de una catarata congénita y le tuvieron que realizar más intervenciones que nunca solucionaron este problema.

Alicia Estrada, directora de Viajes 2000, durante su jornada como vendedora junto David

Alicia Estrada, directora de Viajes 2000, durante su jornada como vendedora junto David

A pesar de ello, no hay ningún resquicio de amargura en el rostro de este vendedor y sólo transmite esperanza y optimismo. “David no vende. A David le compran. David tan sólo regala comprensión y afecto”, afirmaba Alicia satisfecha.

Una jornada diferente y muy motivadora que ha unido aún más a los 27 trabajadores de CEOSA, Grupo Fundosa y Fundación ONCE con la esencia de la ONCE: los vendedores de cupones. Para todos ha resultado ser una experiencia enriquecedora que, sin duda, coinciden en repetirla.