Los alumnos se preparan para la vuelta al cole con un nuevo Curso de Tiflotecnología

  • Un grupo de estudiantes malagueños aprovechan el verano para actualizar conocimientos en nuevas tecnologías y herramientas informáticas
En la imagen, una pantalla de ordenador muestra la mecanografía Mekanta mientras las manos de uno de los alumnos se posa sobre el teclado

Uno de los alumnos practicando mecanografía Mekanta

Alba Amado | Málaga

Durante el mes de julio, estudiantes de entre 7 y 15 años, han asistido al Curso de Tiflotecnología de ONCE Málaga para perfeccionar el uso de Jaws, los magnificadores o Mekanta, las herramientas informáticas que facilitan el acceso a las tecnologías por parte de personas ciegas y deficientes visuales.

Coordinados con los profesores de apoyo que acompañan a cada estudiante en los colegios, los instructores tiflotécnicos, Jesús y Manuela, han desarrollado un programa de 20 sesiones con el fin de anticiparse a las necesidades académicas de los niños y adolescentes: “No pretendemos que aprendan informática, sino que mejoren el uso de las adaptaciones. Proporcionamos los recursos y los conocimientos necesarios para que accedan a las nuevas tecnologías sin problema alguno”, explica Manuela, trabajadora de la ONCE.

En la imagen, 6 alumnos ante sus ordenadores practican lo aprendido en el curso mentras dos profesores les explican la lección

Varios alumnos del Curso de Tiflotecnología practican lo aprendido

Los participantes en el curso de verano conocen desde hace varios años el aula de tiflotecnología de ONCE Málaga y se desenvuelven con facilidad en el universo digital gracias a los programas accesibles como Jaws, el software que reproduce con sonido lo que aparece en pantalla, o Mekanta, un programa educativo desarrollado por la ONCE para aprender a escribir correctamente y a una velocidad adecuada con el ordenador. José Antonio Domínguez, de 12 años, es experto en esta herramienta educativa y hace una demostración: solo ha tenido tres fallos y ha tecleado a una velocidad de 170 pulsaciones por minuto. “Suelo practicar con Mekanta un par de horas al día”, asegura.

Georgina, Daniel o Jaime comparten la misma rutina que su compañero, un hábito en el que también se involucran los amigos y familiares. “Jaime y yo hacemos competiciones de Mekanta. Casi siempre gana él”, cuenta entre risas Josefa, la madre del alumno de 11 años que le ha acompañado cada día desde Ronda.  

Todos ellos disponen de equipos informáticos adaptados con Jaws o Zoomtext, además de DIO o Mekanta, la herramienta de mecanografía apta para los mayores de 5 años y que puede descargarse desde la sección de Educación de la ONCE.

En la imagen, la pantalla del ordenador muestra los resultados del programa Mekanta en una evaluación donde el alumno sólo ha tenido 3 fallos

Resultados del Mekanta

Han dedicado varias sesiones a mejorar el uso de todos estos programas y durante las últimas clases alumnos como Pedro, Francisco o Adrián, uno de los benjamines del grupo con 8 años, han aprendido a realizar presentaciones con Power Point, búsquedas por Internet o configurar unas cuentas de correo electrónico que consideran de utilidad para los trabajos académicos y contactar con amigos.

Plena integración en la escuela

En Málaga hay 237 alumnos ciegos y deficientes visuales y el 100% de ellos está plenamente integrado en aulas ordinarias al contar con el apoyo de maestros que asesoran tanto al profesorado como a los familiares y alumnos: “Estoy en un colegio bilingüe y mi profesora Mercedes me ayuda explicándome los dibujos de los exámenes o pasando al braille algunos textos, por ejemplo”, cuenta Jacqueline de 12 años y alumna del grupo de mecanografía.  Francisco, por su parte, ha concluido la etapa de enseñanza obligatoria y a sus 16 años tiene claro que quiere seguir formándose: “Ahora voy a estudiar un grado de administración”.

En la imagen, 6 de los alumnos del curso posan para la cámara

Alumnos del Curso de Verano de Tiflotecnología

La ONCE cuenta con equipos de atención educativa, servicios bibliográficos e imparte en los periodos vacacionales cursos de tiflotecnología como el que acaba de concluir en Málaga para contribuir a una educación normalizada del alumnado.

La edición de 2013 ha contado con unos jóvenes participantes, pero es un servicio que ofrece para que las personas con ceguera o deficiencia visual adquieran las suficientes competencias en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, sin importar el tiempo que cada usuario requiera para aprender o la edad, tal y como explica el instructor Jesús, quien destaca que tiene alumnos desde los 7 hasta los 94 años.

En la imagen, tres d elos alumnos del curso posan para la cámara junto a los ordenadores

Alumnos del Curso de Verano de Tiflotecnología

Esta vez han sido los afiliados más jóvenes de ONCE Málaga quienes han inundado de risas la sede de la Organización durante todo el mes de julio. Ahora Adrián, Daniel, Francisco, Georgina, José Antonio D., José Antonio S., Jacqueline, Jaime y Pedro están preparados para la vuelta al colegio en septiembre.