EN PRIMERA PERSONA: David Zanoletty, del ajedrez de juego al deportivo

“El ajedrez es ejemplo de integración”

Primer plano de David Zanoletty

David Zanoletty, ajedrecista onubense

 Mª Ángeles López | Sevilla

Campeón de España Individual y Medalla de Bronce en el Campeonato Mundial por Equipos, David Zanoletty está viviendo un momento álgido en su carrera como ajedrecista. Aunque es onubense afincado en Madrid, sus primeros pasos en el deporte los dio de la mano del equipo andaluz en Sevilla. Otro gran recuerdo de la capital andaluza es que fue la ciudad donde estudió Ingeniería Informática, su otra gran pasión. Zanoletty defiende que el ajedrez para ciegos es practicamente igual de interesante que el ajedrez para personas con visión, de hecho, un invidente puede convertirse en campeón del mundo absoluto. Es por eso por lo que afirma sentirse orgulloso de este deporte, “porque es un ejemplo de integración”.

¿A qué edad comenzó con sus primeros jaques?

El primer contacto con el ajedrez lo tuve gracias a mi hermano y mi padre, que me enseñaron a jugar cuando tenía alrededor de 10 años.

¿Por qué el ajedrez? ¿Qué le hizo elegir este deporte?

Pues simplemente porque me llamó mucho la atención desde pequeño como un juego. Te empiezas a meter en él, sigues avanzando, y ya llegas a un nivel que con tu familia no puedes seguir jugando porque te aburres, entonces empiezas a leer y a conocer a gente del mundo del ajedrez y así vas llegando hasta el deporte.

Dejó el ajedrez durante su juventud para centrarse en los estudios, ¿lo hizo sólo profesionalmente o el retiro fue total?

Lo hice totalmente. Durante mi etapa en el instituto era cuando más tiempo le podía dedicar. Era fácil compatibilizar los estudios con el ajedrez. Pero cuando llegué a la etapa universitaria decidí guardar el tablero y estuve los 5 años de la carrera totalmente desconectado del ajedrez.

Cuando vuelve al ajedrez, ¿le cuesta reintegrarse o estaba todo como lo dejó en su cabeza?

Realmente la vuelta es muy sencilla porque todo lo que se queda son los buenos recuerdos. Es un reencuentro muy agradable gracias a los técnicos de ajedrez de ONCE con los que contacté cuando comencé a vivir en Madrid, que son gente muy preparada. Fue una vuelta muy cómoda de la que me alegro muchísimo.

Es onubense afincado en Madrid, ¿echa de menos su tierra?

Sí. De hecho, cada vez que tengo vacaciones intentó ir. Mi familia sigue viviendo en Huelva, entonces le tengo un cariño enorme a la tierra y cada vez que tengo oportunidad, voy.

¿Por qué se fue a Madrid?

Puramente por cuestiones laborales. Primero tuve que dejar mi tierra para ir a Sevilla por estudios y, finalmente, llegué a Madrid para hacer el posgrado que, cuando lo terminé, me dio la oportunidad de empezar a trabajar. Tras ello estuve un periodo de dos años en Andalucía, concretamente en Sevilla, pero terminé volviendo por cuestiones laborales.

¿Le gustaría volver a Andalucía para quedarse?

Eso es algo que siempre tiene uno. Es como una puerta entreabierta que nunca se termina de cerrar. Ahora yo tengo mi familia, me casé y vivo en Madrid, mi hija nació en Madrid, entonces, siempre va siendo un poquito más difícil volver. Pero nunca se cierra esa puerta.

¿Cree que la comunidad andaluza es un referente español en ajedrez para ciegos?

Creo que actualmente en el ajedrez para ciegos hay otras comunidades que tienen un mayor peso. Sin embargo, tengo muy buen recuerdo de una parte de mi vida a la que dediqué tiempo y muchísimo interés al ajedrez, que fue cuando estuve trabajando en Sevilla. Estuve dos años y, de hecho, jugué competiciones junto a la Comunidad de Andalucía al estar allí trabajando. Incluso tiempo después que ya me trasladé a Madrid estuve un tiempo en el expediente de Sevilla para poder seguir jugando con Andalucía en los torneos. Además, conseguimos una cosa que, tiempo atrás, nos causaba problemas para tener equipos más competitivos, y es que constituimos la estructura del ajedrez en Andalucía como Andalucía, en lugar de unidades provinciales. Conseguimos esa unión. Cambiamos la estructura para que jugáramos juntos. Eso fue una labor en la que colaboré y por la que me siento muy orgulloso.

¿Qué cree que le falta a Andalucía en ese ámbito para posicionarse como referente?

Fundamentalmente seguir subiendo el nivel promedio de los jugadores porque tener uno o dos jugadores con muy buen nivel y que sean un referente es muy importante, ayuda a que haya transición, a que otros jugadores se animen a introducirse dentro del ajedrez, pero yo creo que como valor de grupo es más importante tener una base de jugadores con un buen nivel de juego. Además, algo más de recursos y de estructuración en apoyo a muchos de estos jugadores podría mejorar el nivel.

En la imagen, plano medio de Zanoletty mirando a cámara junto a un tablero de ajedrez

David Zanoletty durante uno de los campeonatos

¿Cómo diría que es el ajedrez para ciegos?

A mí me gusta decir que el ajedrez para ciegos es prácticamente igual de interesante que el ajedrez para personas con visión. La diferencia es que jugamos con un tablero adaptado y alguna variación en cómo se apuntan las jugadas. Dentro del mundo ONCE, el ajedrez es un deporte paradigmático y podría darse el caso de que un jugador ciego fuese campeón del mundo absoluto. No nos pueden excluir de un torneo oficial por el mero hecho de que tengamos que utilizar material adaptado. Es un orgullo para nosotros porque es un deporte ejemplo de integración.

¿Le ha ayudado el ajedrez en su vida personal?

Por la parte de ser más feliz, que es una parte muy importante, por supuesto. Si le dedico mi tiempo es por disfrute personal. Y por otra parte, hay estudios que demuestran que el ajedrez ayuda, sobre todo en la etapa formativa de la infancia, a mejorar tus cualidades de cálculo a la hora de afrontar problemas, los mecanismos de pensamiento. Creo que hay muchas similitudes en cómo afrontas problemas en la vida cotidiana y cómo lo haces en el deporte: con una visión analítica que es lo más valorado dentro de la práctica del ajedrez.

¿Cuál diría que es el principal valor del ajedrez?

Sobre todo que enseña a afrontar problemas de cualquier tipo mediante la estrategia de no abordarlo de la primera forma que se nos viene a la cabeza. A veces esa visión multilateral del problema es la que el ajedrez te ejercita constantemente. Luego hay otras características como el aprender a remontar tras las derrotas o el saber perder. Por supuesto, saber concentrarse. Multitud de actividades que van de la mano de la propia actividad cerebral que se desarrolla. A mí el que más me ha ayudado es el de afrontar problemas con un método, con un procedimiento ordenado.

Hemos hablado de Andalucía, pero y España, ¿cómo trata al ajedrez para ciegos como deporte?

En principio, tenemos a través de la FEDC y la ONCE un gran apoyo. Existen datos objetivos que en los últimos 10 años los resultados internacionales de España han subido sustancialmente. El nivel de España en ajedrez de ciegos es muy bueno, de hecho ahí están las medallas que se han conseguido en los últimos años. Y esto es el resultado de una estructura de técnicos y de una planificación imprescindible. Sin embargo, por cuestiones de recursos, cada año estos son menores y sólo espero que se note poco en los resultados, pero es algo que por desgracia estamos notando.

En noviembre de 2012 ganó el Campeonato de España al 3 veces campeón Manuel Palacios, ¿recuerda sus sensaciones ese día?

Yo creo que fue uno de los días más felices de mi vida. La satisfacción de ganar un torneo tan complicado como es un Campeonato de España de Ajedrez donde el nivel medio es altísimo, es increíble. Y por supuesto, el reto de tener que jugar en la última y decisiva partida con Manuel Palacios fue muy complicado. Fue una partida muy igualada hasta el final.

Manuel Palacios ha sido su compañero en el Campeonato Mundial por Equipos, ahora que ya os conocéis las tácticas, cuando se convierta nuevamente en rival, ¿va a ser difícil sorprenderlo?

En los Campeonatos de España una de las características de los jugadores es que nos conocemos bastante bien: nuestras líneas de juego, nuestras aperturas, y eso añade un factor de tensión muy importante porque sabes lo que el otro suele jugar. Entonces uno intenta cambiar su repertorio de juego para sorprender. Eso tiene sus pros y sus contras y a veces el primer sorprendido es uno mismo porque si usas una línea de juego a la que no estás acostumbrado se puede volver en tu contra. Sorprender es complicado pero hay que arriesgarse.

Entre el Campeonato de España Individual, el Campeonato del Mundo por Equipos y el Open Internacional, sus últimos meses han sido frenéticos, ¿cuál es su próximo reto?

Pararemos durante el verano y el próximo reto será el Campeonato de España por Equipos que se jugará probablemente en noviembre. También en esas fechas suelen empezar las ligas provinciales. A largo plazo, el año próximo comienza el Campeonato del Mundo Individual y tendremos la oportunidad de poder competir con los mejores jugadores ciegos. Y a final de año, está el Campeonato de España Individual donde intentaré revalidar el título.

Aparcando un poco el tema del ajedrez, la ingeniería informática es su otra gran pasión, ¿existe alguna relación entre ajedrez e informática?

Existe muchísima relación. Muchos jugadores de la élite, referentes además en la informática, utilizaron en su día el ajedrez para intentar simular la inteligencia humana a la hora de interpretar posiciones de ajedrez. Lo que se conoce como la estrategia en el ajedrez, enfocarla desde un punto de vista humano, no mecánico, analizando toda la cantidad de variantes posibles. Eso es un avance y una relación enorme entre ajedrez e informática.

Como ingeniero informático, ¿cómo valora la accesibilidad que tienen la mayoría de las páginas web?

Existe un buen nivel normativo que si se cumpliera, prácticamente se tendría esa accesibilidad. Por la evolución tan rápida de las nuevas tecnologías, no son en muchos casos profesionales las personas que construyen las páginas, ya que lo hacen sin saber nada de estas normativas. Entonces se generan muchas páginas web que no son accesibles. En el caso de las personas con baja visión o totalmente ciegas, existen herramientas como los lectores de pantalla que, para páginas web que estuviesen bien construidas, funcionarían correctamente. Sin embargo, aunque exista aún mucho por avanzar, lo estamos haciendo poco a poco.

Una herramienta que da pasos agigantados hoy en día son las redes sociales, ¿cree que pueden convertirse en una gran burbuja que algún día explote?

No. Yo creo que las redes sociales serán cada vez una herramienta más cotidiana. Ahora mismo son una forma de comunicación, que aunque muy utilizada, sí hay una gran parte de la población que no son actores activos en ella. Yo estoy convencido de que esto no es una burbuja que va a desaparecer, sino al revés, lo que se tendrá es que ir articulando como herramienta de uso cotidiano. Sin embargo son un ejemplo de barrera de inaccesibilidad.

¿Se puede decir que la accesibilidad no avanza a la misma velocidad que las nuevas tecnologías?

No. Creo que el problema está en ver el vaso medio lleno o medio vacío. El vaso se va llenando de agua a una velocidad enorme, y el mundo de la accesibilidad avanza también, pero al ser tan grande esa masa de agua que va creciendo, se produce un avance que no es de forma paralela.

¿Cuál sería la solución? ¿Por qué no hay plena igualdad en ese ámbito?

La solución está en manos del gobierno de cada país. La legislación es fundamental, y la de España está muy adelantada y completa en cuestiones de accesibilidad, pero el problema es que esas normas no se cumplen.

Y para terminar, ¿cree que la vida es tan cuadriculada como la informática o una partida de ajedrez?

No, (risas). Creo que la vida es bastante más compleja y ahí reside su encanto. La informática o el ajedrez son modelos simplificados aplicables a determinados apartados de la vida. La informática más, porque es una disciplina que nace para resolver problemas, y el ajedrez sólo es un modelo de problema que si sigues su práctica tiene muchas aplicaciones en la vida cotidiana. La vida es muy compleja, por suerte, y no es tan básica comparado con el ser humano.

En la imagen, foto de familia de los participantes españoles saludando a cámara

Foto de familia en el Campeonato del Mundo por Equipos