Miguel Carballeda elogia el trabajo “ejemplar” de los vendedores en la sociedad

  • Madrid se volcó en el reconocimiento institucional a los vendedores del año

El presidente de la ONCE, Miguel Carballeda, entrega el premio al mejor vendedor del año en Granada, Antonio López Castellano. Reportaje gráfico: Javier Regueros

El presidente de la ONCE, Miguel Carballeda, y el director general de la Organización, Ángel Sánchez, presidieron en Madrid el pasado 25 de enero la gala de homenaje a los vendedores del año en cada delegación territorial y direcciones de zona de la ONCE bajo el lema ‘Buena gente ONCE’. Carballeda elogió el trabajo “ejemplar y profesional” que realiza la red de ventas ante la sociedad.

Tanto Carballeda como Ángel Sánchez tuvieron palabras de cariño y de reconocimiento público a la red de ventas de la ONCE, a los hombres y mujeres que hacen posible el contacto diario de la institución con la sociedad y que ponen rostro humano, dijeron, a la labor social de la Organización gracias a la generosidad y la solidaridad de los españoles y los andaluces que confían a diario en los productos de juego social de la ONCE.

Tras la gala, los vendedores de Cádiz, Granada, Málaga y Sevilla junto al resto de compañeros y reponsables de la Organización realizaron una visita guiada y teatralizada al Madrid hebreo y de la cultura sefardí y disfrutaron de la primera representación del musical ‘El Rey León’ en formato de audiodescripción para personas ciegas.

Gala de entrega en Madrid de los vendedores del año

El presidente de la ONCE fue el encargado de entregar el premio al mejor vendedor del año 2012 en Granada a Antonio Agustín López Castellano. 45 años, vendedor desde 2005 en Almería, trabajó antes como camarero hasta que abrió su propio videoclub y más tarde, un quiosco de prensa. Considera que lo más gratificante de su trabajo como vendedor de la ONCE es el trato con los clientes y el contacto diario con ellos.

Miguel Carballeda entrega el premio a Antonio López Castellano

Antonio se siente muy orgulloso de ser vendedor ONCE. “Tuve un accidente muy joven y me costó mucho trabajo asimilar mi nueva condición. Gracias a la ONCE hoy me siento valorado y reconocido. Es una labor muy gratificante”, afirma. A su juicio, el éxito de las ventas reside en el trato con el cliente, “en la actualidad, los vendedores tenemos que buscar al cliente y es muy difícil conseguir no agobiarlo. Éste tiene que ver a un amigo, más que a un vendedor”, declara.

 

Ángel Sánchez entrega el premio a Juan Antonio Romero

El director general de la  ONCE entregó el premio al mejor vendedor del año 2012 en Sevilla a Juan Antonio Romero. 48 años, vendedor desde 2009 en San Juan de Aznalfarache, trabajó antes como ayudante de cocina, en un supermercado y en un centro especial de empleo con personas con discapacidad y considera que lo más gratificante de su trabajo como vendedor de la ONCE es el contacto directo con las personas y las conversaciones que mantiene con sus clientes.

La última vez que dio un premio mayor, de 7.500 euros con un Rasca de la ONCE, tuvo que convencer a su cliente para que se creyera que de verdad había sido agraciada con esa cantidad y de la alegría que se llevó la señora lo intentó coger en brazos, recuerda. Juan Antonio se siente ahora “muy orgulloso” del reconocimiento que le hace la ONCE. A su juicio, el éxito de las ventas reside “en tomárselo con tranquilidad”, dice. “Yo dejo a los clientes a su aire, les doy libertad y les hablo con amabilidad, nada más, hay que ser amable, esa es la clave”.

Miguel Carballeda entrega el premio a Antonio Jaén González

Miguel Carballeda entregó también el reconocimiento al mejor vendedor en Málaga a Antonio Jaén González.  57 años, afiliado y vendedor desde 2007 en Córdoba, trabajó antes como fotógrafo y como dependiente en un bazar propio. Además, es aficionado a la informática, los toros y la radio. Tiene cuenta en Facebook y Twitter, lugares donde hace público su agradecimiento a la ONCE a través del siguiente mensaje: “me siento muy orgulloso de formar parte de esta gran familia que es la ONCE”.

Trabajador incansable desde los 13 años, tuvo que abandonar su profesión por la grave discapacidad visual que padece. Considera que lo más gratificante de su trabajo como vendedor de la ONCE es “ser autosuficiente y poder trabajar para mantener mi casa, a pesar de tener un 83% de minusvalía visual reconocida. Es un trabajo que me gusta, me he adaptado bien y el día que estoy de vacaciones no sé que hacer. Para mí es una satisfacción terminar el día cansado. No quiero ni pensar en jubilarme”, declaró.

Ángel Sánchez entrega el premio a Diego Sañudo Fernández

Ángel Sánchez fue el encargado también de darle el galardón al mejor vendedor en Cádiz a Diego Sañudo Fernández. A punto de cumplir 50 años, vendedor desde 1981 en Jerez de la Frontera, considera que lo más gratificante de su trabajo en la ONCE es la comunicación con el cliente, “disfruto atendiendo a las personas día a día y mi trabajo me llena de satisfacciones”, declaró.

Aunque ha dado varios premios menores, el último premio mayor, de  350.000 euros, lo repartió hace sólo un año. “El premio ayuda al vendedor, pero lo más importante es el trato con el cliente”. Diego afirma que su trabajo es “satisfactorio, emotivo y sobre todo, positivo, porque reparto algo no material, como es la ilusión”. A su juicio, el éxito de las ventas reside en la transparencia con el cliente, dice que “la persona tiene que ser una misma, el público tiene que detectar las motivaciones positivas que el vendedor pretende transmitirle, así como una serie de valores, basados en el respeto. En definitiva, el cliente tiene que percibir el sentido que el vendedor le da a la ONCE”.

La red de ventas de la ONCE en España está integrada por 21.000 vendedores, personas todas ellas con algún tipo de discapacidad, de los 5.200 que hay en Andalucía.  Además, la ONCE tiene más de 15.000 afiliados en la comunidad autónoma, de las casi 71.000 personas ciegas y deficientes visuales que hay en España.

Vendedores del año de visita por Madrid