Celebración del “Taller de los Sentidos” en el Museo del Patrimonio de Málaga

  • Once afiliados participan en una visita guiada y accesible al Museo del Patrimonio de Málaga con un recorrido multisensorial por la historia de la ciudad

Reconocimiento táctil de la maqueta del Teatro Romano de Málaga

Bajo el nombre “El taller de los sentidos”, unas 11 personas afiliadas a la ONCE de Málaga, asistieron a una de las experiencias más sensitivas de su vida, en el Museo del Patrimonio de Málaga (MUPAM). Una visita guiada y accesible, que les ha permitido conocer la historia y el arte de la ciudad, a través del olfato, el gusto y el tacto.

El recorrido comenzó poniendo a prueba el sentido del gusto, a través de distintos productos cuyos sabores llevan siglos asentados en Málaga, como por ejemplo las almendras, las aceitunas, los higos secos o las uvas pasas, entre muchos otros. Tras esta degustación, la experiencia proseguía con la identificación de los elementos y la posterior explicación de la vinculación de este alimentos con las diferentes épocas y culturas que habitaron la capital de la Costa del Sol.

El siguiente paso fue poner a prueba el sentido del olfato, mediante esencias florales y especias, que evocan los olores más característicos de la zona y la importancia de los mismos en otras épocas, como el azahar y el jazmín. La metodología a seguir fue la misma, experiencia sensitiva y posterior explicación.

Por último, este recorrido sensorial culminó con el sentido del tacto. Los visitantes apreciaron volúmnes y texturas de esculturas originales, de los siglos XVIII al XXI, pertenecientes al propio museo, como la alegoría de bronce de Mariano Benlliure, perteneciente al Monumento del Marqués de Larios. También fue posible disfrutar del sentido del tacto con maquetas de los monumentos y objetos representativos de la ciudad, realizadas de forma artesanal en un taller con usuarios de la Fundación para la Integración Social del Enfermo Mental (FAISEM). Fue una oportunidad única para conocer las formas, volúmenes y tamaños de las edificaciones malagueñas.

Una de las asistentes al acto ha declarado que, “a pesar del frío y del mal tiempo, que nos afecta especialmente a los mayores, hubo bastante gente y habría acudido más, de no ser por el viento y la lluvia”. Además, añadió que “fue una experiencia sensacional, la repetiría sin duda porque lo pasamos muy bien y aprendimos mucho”.

Esta iniciativa surgió en junio de 2012, cuando Ana Belén Gutiérrez, técnico de difusión y accesibilidad del MUPAM, crea y ofrece esta actividad al Área de Accesibilidad Universal del Ayuntamiento de Málaga, enmarcada en unas jornadas lúdicas y dirigida al colectivo de personas sordociegas. Tras esta experiencia se ofrece a todos los colectivos, puesta está realizada bajo parámetros de diseño universal. Gracias a esta globalidad, un grupo de afiliados podrá experimentar un cúmulo de sensaciones, que le acercarán a la historia y arte malagueños, a través de sus sentidos.