FIRMA INVITADA: Miguel Carballeda, presidente de la ONCE y su Fundación

75 años de compromiso y confianza

Miguel Carballeda, presidente de la ONCE y de su Fundación

Permitidme asomarme a esta ventana que habéis abierto en Andalucía para el colectivo de afiliados y trabajadores de nuestra Organización -y al conjunto de la sociedad-, para compartir con vosotros alguna reflexión en el arranque de la celebración del 75 aniversario de la ONCE y el 25 de su Fundación.

El año 2013 va a ser, tiene que ser sin duda, un motivo de celebración para esa gran familia que conformamos los hombres y mujeres de la ONCE. Afiliados, vendedores, trabajadores, pensionistas, estudiantes, jóvenes y mayores, todos tenemos motivos para sentirnos profundamente orgullosos del camino recorrido en estos tres cuartos de siglos.

Hace ya 75 años que un grupo de ciegos –algunos de ellos andaluces- decidieron forzar un destino común y cambiar el sentido de una historia de marginación y exclusión por un futuro de inclusión y de contribución al progreso de nuestra sociedad. Ese es el legado que nos dejan las generaciones que nos han precedido y al que debemos honrar con el compromiso de seguir siempre mejorando las condiciones de vida de nuestro colectivo y, por tanto, seguir contribuyendo a la mejora de nuestra sociedad.

Desde entonces, los ciegos y el resto de personas con discapacidad hemos vivido situaciones de dificultad. Hemos crecido en la adversidad y hemos aprendido a superar barreras cada día. Pero hemos vencido. Desde la unidad, hemos sabido encarar esas dificultades con valentía y con coraje. El andaluz es un pueblo sabio, fuerte, con coraje. Y los ciegos andaluces habéis contribuido decisivamente a que Andalucía sea hoy una tierra más solidaria y más social en el conjunto del Estado. Esa es una bandera de la que también os podéis sentir muy orgullosos, la bandera que ha hecho de la ONCE un  modelo social único en el mundo.

Es verdad que son muchas las dificultades. El año que se nos ha ido ha sido especialmente duro y las consecuencias están resultando gravísimas en términos de pérdida de millones de puestos de trabajo, de retroceso en los presupuestos públicos y de recortes de las políticas sociales, generando así un clima de desasosiego e incertidumbre que tenemos que vencer, como hemos vencido tiempos aún peores.

A pesar de esa dura crisis que nos aqueja, en la ONCE y su Fundación hemos hecho un gran esfuerzo por seguir impulsando nuevos empleos, más de 4.000 para personas con discapacidad en España. Sólo ese dato revela la fortaleza y la capacidad de nuestra Organización para encarar este tiempo con certeza, con seguridad y con confianza en nuestras posibilidades a pesar de la creciente complejidad y competitividad del sector del juego que tanto nos afecta.

Posiblemente 2013 sea también un año difícil, pero es el año del 75 aniversario de la ONCE y del 25 de nuestra Fundación. Va a ser el año en el que con nuestro trabajo, esfuerzo y unidad, rendiremos el mejor de los homenajes a tantos afiliados y trabajadores, andaluces y españoles, que dieron lo mejor de sí mismos para ir entregando a las sucesivas generaciones una ONCE cada vez más capaz de hacer frente a los retos de futuro. Esa es ahora nuestra obligación moral y nuestro reto: trabajar incansablemente y seguir luchando juntos para hacer frente a esta dura etapa y salir de la crisis más fortalecidos y con más ilusión personal y convicción social y solidaria que nunca.

Miguel Carballeda. Presidente de la ONCE y su Fundación