EN PRIMERA PERSONA: José Antonio Romero, vendedor del año en la DT

“Hay que dejar al cliente a su aire y hablarle amablemente”

Imagen de José Antonio Romero en el acto de Santa Lucía en Sevilla

José Antonio Romero, vecino de San Juan de Aznalfarache y vendedor de la ONCE, ha recibido el galardón de vendedor del año de la Delegación Territorial. Un reconocimiento por ser “un ejemplo de la fuerza, tesón y compromiso”, tal como destacó el subdelegado territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, Francisco Arroyo, en el acto central de la pasada celebración de Santa Lucía. José Antonio se define como una persona tranquila, enamorado de su trabajo por la cercanía y el trato constante con los vecinos, con sus clientes. Vendedor desde 2009, se siente muy orgulloso de recibir el premio y de pertenecer a una institución implicada con la sociedad en un momento tan complicado.

¿Cómo se siente al convertirse en el vendedor del año?

Me siento muy orgulloso de este reconocimiento y sobre todo de pertenecer a una entidad tan comprometida  con la sociedad como la ONCE.

¿Cuál es la clave del éxito de un buen vendedor?

No hay secretos, mi fórmula es tomármelo con tranquilidad. No soy de los que obligan a comprar, me quedo tranquilo y dejo a los clientes a su aire, y una vez que están comprando les hablo amablemente. Por eso es por lo que vuelven al día siguiente. Esta es mi fórmula particular, no es insistir.

¿Qué es lo que más le llena de ser vendedor?

Uno de los aspectos más gratificantes y que más me gusta es el trato con las personas, con los clientes, las conversaciones que mantienes con ellos, porque se escuchan muchas historias, sus historias, y eso me llena mucho.

¿Se vende más o menos en crisis?

A decir verdad, se vende, porque la gente ve el cupón como un remedio contra la crisis. Los que me compran vienen con el deseo de ayudar a su familia, porque tiene algún familiar en paro o que tiene hipotecas.

¿Qué ha cambiado en estos años que lleva vendiendo?

Cuando empecé en 2009 fue un buen año, pero poco a poco ha ido descendiendo. Se lo achacamos a la crisis. Se ha notado una leve bajada de ventas, pero se sigue vendiendo.

Si tuviera que elegir, ¿repartir premios o el trato con los vecinos?

A todos los vendedores les gusta dar algún premio. Yo ya los he dado, pero me llena mucho el trato con los clientes. Si tuviera que elegir, posiblemente me conformaría con el trato con los clientes,  porque son una buena clientela.

¿Y entre dar el premio y recibirlo?

Pues ahí me gustaría recibirlo.

Si le toca alguna vez el cupón ¿ha pensado ya en qué invertiría el premio?

Seguramente lo daría de entrada para comprarme una casa. Es uno de mis sueños.

¿Tiene algún número favorito?

Desde antes de ser vendedor, compro un número fijo, el 17708. Coincide con un día muy importante en mi vida por un motivo personal.

¿Tiene algún número que no le gusta?

Los únicos que no me gustan son los que no salen. A decir verdad, a ninguno le tengo manía.

¿Sus clientes le suelen pedir números extraños?

Pues sí. Tengo muchos clientes a los que le gustan los números raros. Algunos suelen pedir los que terminan en dos ceros y otros uno con todos los uno. Hay de todo.

¿Qué aficiones tiene?

Una de mis aficiones es la cocina. Me gusta mucho cocinar. He trabajado de ayudante de cocina y he disfrutado mucho en ese oficio. Ahora el plato que mejor me sale es cualquier carne en salsa y es uno de mis favoritos. Además de la cocina,  en mis ratos libres lo que hago es descansar y sentarme a ver la televisión.

¿Antes de ser vendedor a qué se dedicaba profesionalmente?

Trabajé como ayudante de cocina, aunque no por mucho tiempo. He tenido varios trabajos a lo largo de mi vida. También trabajé en un supermercado transportando productos. Aunque mi último trabajo, antes de ser vendedor, ha sido en una empresa de personas con discapacidad.

¿Se siente cómodo como vendedor de la ONCE?

Me siento muy bien, y me gusta mucho mi trabajo. La ONCE trata muy bien a sus trabajadores, y es una entidad que hace actualmente una buena labor en nuestro país.

Joaquín Fernández