FIRMA INVITADA: María Jesús Montero, consejera de Salud y Bienestar Social

Primer plano de María Jesús Montero, muy sonriente,

María Jesús Montero, consejera de Salud y Bienestar Social

La consejera de Salud y Binestar Social de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, aboga en este artículo que escribe para el Blog NOTICIAS ONCE Andalucía por la defensa de los derechos que juzga irrenunciables para avanzar en la eficiencia y la sostenibilidad del sistema público andaluz. Tras subrayar la “excelente y fluida relación” con la ONCE y con el conjunto de organizaciones sociales de la Comunidad Autónoma, María Jesús Montero reitera su compromiso y el del Gobierno andaluz por una sociedad más igualitaria, inclusiva y sin barreras.
Salud y protección social de la mano

Salud y protección social de la mano. Un nuevo reto el de la Consejería de Salud y Bienestar Social en el que llevamos ya unos meses trabajando, siempre con la idea de mantener derechos que son irrenunciables y de avanzar en la eficiencia y la sostenibilidad como una perspectiva esencial y común en el sistema público andaluz. La tarea es apasionante. En este momento, las principales dificultades que encuentra la sociedad desarrollada es el mantenimiento, sin renunciar a la mejora, de los derechos conquistados por la ciudadanía haciendo un ejercicio de responsabilidad para superar el momento de crisis y mantener los derechos sociales y los derechos sanitarios. Un reto, como decía.

Estamos luchando con el empeño de lograr que los embates al modelo que llegan bajo la coartada de la recesión económica no provoquen que las personas dependientes acaben siendo las que paguen la crisis teniendo que abonar más por los servicios prestados. No queremos que este colectivo sea castigado una vez más, pagando el precio de la mala situación financiera.

Esta Consejería de Salud y Bienestar Social se adapta para dar contenido a estos objetivos: poner a disposición de la ciudadanía unos servicios públicos de calidad, de cobertura universal y con mayor eficiencia económica, trabajando permanentemente con las organizaciones y los colectivos que forman el entramado social, avanzando de la mano de una sociedad que participa, y quiere participar más activamente si cabe, en todo lo que acontece a su alrededor.

Y en este punto aprovecho esta tribuna para agradecer el papel de las asociaciones, fundaciones y organismos que velan por el bien común, centrando su labor en atender a personas que necesitan de un cuidado especial. La ONCE es una de ellas, con quien mantenemos una excelente y fluida relación.

En Andalucía, cada una de las personas con problemas de visión que generan discapacidad merece nuestra atención, nuestro apoyo y nuestro trabajo en el día a día.

Luchamos y seguiremos luchando por la accesibilidad universal, como conditio sine qua non para facilitar la vida autónoma e independiente de las personas, así como su participación social y económica plena. Contamos con la baza de nuestro ordenamiento jurídico que lo avala como un derecho básico que garantiza la no discriminación en el acceso a entornos por razones de discapacidad. Y tenemos también como herramienta el II Plan de Acción Integral para Personas con Discapacidad en Andalucía 2011-2013, que tiene como objetivo lograr una sociedad más igualitaria, inclusiva y sin barreras, donde la diversidad adquiera un nuevo valor. Promover el libre acceso a los entornos, bienes y servicios de las personas con discapacidad en igualdad de condiciones que el resto de la población es otro de los retos principales de nuestras políticas públicas. Ahí seguiremos estando.