EN PRIMERA PERSONA: Francisco Pereira, vendedor del Extra de Verano

“Me hace más ilusión haber repartido el premio que me haya tocado parte de él”
Primer plano de Francisco Pereira que posa en las puertas de la panadería donde habitualmente vende

Primer plano de Francisco Pereira que posa en las puertas de la panadería donde habitualmente vende

Tranquilo y trabajador, así se considera Francisco Pereira, el vendedor que repartió el Extra de Verano de la ONCE.  Asegura que lo que más le gusta en sus ratos libres es estar con animales, ver un partido del Betis y estar con su familia y amigos. Pero su tranquilidad se vio alterada el pasado 9 de agosto, cuando repartió más de 27 millones de euros en el barrio sevillano de Torreblanca, el mayor premio que se ha repartido en la historia de la ONCE. Desde entonces, pasear con él por su Torreblanca se ha convertido en una misión casi imposible.

¿Le han salido muchos nuevos amigos?

Desde el pasado 9 de agosto soy más conocido en el barrio de Torreblanca, la gente me saluda y me compra muchos más cupones. Me llaman muchos amigos con los que hacía tiempo que no hablaba para felicitarme y otros muchos se enfadan por no haberle vendido el cupón premiado (entre risas).

¿Le ha cambiado en algo la vida por haber dado el premio o le ha cambiado más por haberse llevado parte de ese premio?

Me alegra más haber repartido la serie íntegra del Extra de Verano y haber podido ayudar a 119 vecinos de Torreblanca que me haya tocado a mí parte del premio. Con este dinero “taparé agujeros”… pagaré parte de la hipoteca y la comunión de la pequeña.

¿Se nota en Torreblanca el impacto de esa inyección de millones?

Llevo los 36 años de mi vida viviendo en Torreblanca y desde el pasado 9 de agosto noto que el barrio ha cambiado. Las familias que han sido premiadas tienen la oportunidad de vivir un poco mejor que, con la fuerte crisis que atravesamos, también hace falta… Quería dar el premio para levantar un poquito al barrio.

¿Se vende más después de haber dado el mayor premio de la historia de la ONCE?

Desde que repartiera el premio, vendo más ligero y más a través del Terminal de Punto de Venta.

¿Cree que servirá para integrar más el barrio en la ciudad o que Sevilla sigue viviendo de espaldas a un barrio con este perfil social?

A pesar de que Torreblanca sea un barrio humilde, hay mucha gente a la que le gusta vivir aquí. Supongo que habrá familias que si pillara este premio se iría de aquí, pero ninguno de los premiados –y no son pocos- ha decidido marcharse y comenzar una vida en un barrio diferente. Por eso creo que este premio ayudará a las familias pero Torreblanca no dejará de ser un barrio humilde y trabajador.

¿Alguna vez soñó que pudiera ser usted el que pillara los veinte?

Me llevo todos los días con los cupones, ¿también quiere que sueñe con ellos? (entre risas).  La verdad es que jamás pensé que podría repartido un premio tan generoso. Cuando me llamaron el 9 de agosto por la noche para comentármelo yo no me lo creía, pensaba que estaban “de broma”.

 “Yo siempre he creído en lo mismo: si no creas conflictos, no los tendrás”

¿En qué cree que se diferencia la venta, el modo de vender, la proximidad al cliente, en una zona tan popular como es Torreblanca con respecto al centro de una gran ciudad? ¿Hay mucha diferencia?

Las ventas de cupones han descendido por la crisis económica pero Torreblanca sigue siendo un barrio muy “cuponero”. Sin embargo, ya no se vende como antes. En este barrio hay muchos hijos que vuelven a casa de sus padres porque están en paro pero, aunque sea menos, siguen comprando porque se ha demostrado que el premio toca.

¿Cuál es la clave del éxito de un buen vendedor? ¿Cuál es su fórmula particular?

La clave del éxito para un buen vendedor es la educación, como para todo lo demás. Lo importante es no “acosar” al cliente y acercarte a él con educación… Muchos vendedores, si no venden, se enfadan y siempre debe haber días mejores y otros peores.

Al margen del premio, ¿qué es lo más gratificante de su puesto de trabajo?

Yo me quedaría con la alegría de la gente cuando le toca un cupón. Hay muchos que me buscan para contármelo y me muestran su agradecimiento. Tengo clientes fieles que son estupendos y a los que cuido muy bien. Al hablar con otros vendedores dicen que “mimo” demasiado a mis clientes porque poca gente va a sus casas a llevarles el cupón que desean y eso no siempre se agradece… pero, en general, tengo una buena clientela.

“A pesar del premio, Torreblanca no dejará de ser un barrio humilde y trabajador”

Porque ustedes ejercen un poco de sicólogos también, de termómetro de cómo vive hoy la sociedad. ¿Qué palpa usted en el día a día de los vecinos de Torreblanca?

Los vecinos de Torreblanca son personas muy trabajadoras y humildes. Llevo 36 años viviendo en este barrio y, a pesar de lo que se cree a las afueras, es un barrio donde no se vive mal. Yo siempre he pensado en lo mismo: si no creas conflictos, no los tendrás.

¿Cree usted que el cupón de la ONCE es el mejor remedio para afrontar la crisis?

Por supuesto, con el Extra de Verano se ha demostrado. El premio toca y esos premios ayudan a “tapar agujeros” y a salir adelante en estos momentos tan complicados.

El cliente cuando compra un cupón, ¿piensa en la labor social que hay detrás?

Sí, algunos clientes me han comentado que desde la ONCE se hace muy buena labor social, pero la mayoría creo que busca obtener el premio. Aun así, es una excusa buena para que la gente siga comprando cupones y pueda ayudar a los que más lo necesitan.

Algún sueño por cumplir…

Mi sueño sería no dejar de dar premios. Mi trabajo me gusta y me lo tomo muy en serio.

Francisco Pereira posa junto a su expositor portátil en su punto de venta habitual

Desde que vendió el histórico premio, Francisco Pereira ha visto aumentada sus ventas

 

Marta Gómez Valpuesta