Homenaje a la granadina Concha Carballo, la trabajadora más antigua de la ONCE

Concha Carballo recibe una placa de manos del delegado territorial junto al presidente del Consejo Territorial. Foto: Ramón L. Pérez/IDEAL

La granadina Concha Carballo ha recibido el sentido homenaje de la ONCE a sus 46 años de trabajo como vendedora que le convierten en la trabajadora con más antigüedad de la plantilla de la Organización Nacional de Ciegos Españoles. Los centros de la ONCE están celebrando durante mayo y junio los actos de entrega de medallas a los trabajadores que han cumplido ya 25 y 35 años de trayectoria laboral en un ambiente de máxima cordialidad y afecto, aunque el homenaje a la vendedora granadina concentró la mayor dosis de emotividad por la cantidad años trabajados. Una tradición a favor del compromiso y la gratitud de la ONCE a sus trabajadores.

La ONCE entrega todos los años una medalla en reconocimiento a los trabajadores que han cumplido 25 y 35 años de servicio en la plantilla de la Organización. Es una tradición que viene a subrayar la gratitud de la ONCE por el compromiso de sus trabajadores. Pero Concha Carballo protagonizó un homenaje cargado de simbolismo por el compromiso que encierra, nada menos que 46 años ya como vendedora de los productos de juego de la ONCE, la trabajadora más antigua de la plantilla en toda España.

Comenzó en 1966 vendiendo el cupón a las puertas de la popular heladería de Los Italianos, de la Gran Vía granadina. En 1970 se casó con otro afiliado, vendedor también, ya jubilado, Alejandro Laguna, y fruto de ese matrimonio tuvieron cuatro hijos, los tres mayores son también afiliados, Alejandro y Jorge que son vendedores también e Inmaculada que telefonista en la sede de la ONCE de Granada.

Concha con su familia feliz tras recibir el homenaje de la ONCE. Foto: Ramón L. Pérez/IDEAL

Nació en la Zubia donde ha vivido y ha vendido siempre tras sus inicios en Gran Vía. Desde entonces es una persona muy popular y muy querida en Granada entre sus  paisanos y sus clientes de quienes se ha ganado el respeto y el cariño. Claro que también se lo ha trabajado porque en este tiempo ha dado hasta seis premios mayores. El mayor de ellos, más de 1,7 millones con los 50 cupones que integran una serie completa el 12 de enero de 2000. En 2010 conquistó también el reconocimiento de mejor vendedora del año.

Ella sostiene que la suerte no la da ella, que la buscan los clientes y la encuentran. Pero algo hará cuando son muchos los vecinos de las localidades colindantes a La Zubia que se desplazan hasta su punto de venta para tentar la suerte. “Para mí la ONCE lo ha sido todo”, resume orgullosa. El mismo orgullo que mostraron en el acto el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles, el presidente del Consejo Territorial, Ventura Pazos, y el director de la ONCE en Granada, Alberto Morillas, quienes coincidieron en subrayar que el capital humano que atesora la ONCE a través de sus vendedores, sus afiliados y sus trabajadores es la mejor garantía de éxito para la Organización, para seguir superando barreras a pesar de las dificultades del contexto socio-económico y para afrontar el futuro con certeza y con confianza.