J.MARÍA ORTIZ: “LA ACCESIBILIDAD TIENE QUE SER UNA BASE DEL PROYECTO Y NO UN PARCHE DEL PRODUCTO”

Emprendedor y perseverante, José María Ortiz (1979, Badajoz) es diplomado en Fisioterapia por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en tecnología accesible y gestión de contenidos web. Tras realizar varios másteres y proyectos relacionados con la web, abandonó su trabajo como fisioterapeuta en una clínica de Dos Hermanas para dedicarse al mundo de Internet. Hace dos años entró a formar parte del equipo de Technosite como consultor de accesibilidad web y su sueño es crear un espacio virtual para todos.
¿Cómo surgió el interés por el mundo de Internet y las telecomunicaciones?
Desde que era pequeñito siempre me ha atraído cualquier cosa que hiciera algo cuando apretaba un botón. De hecho, mis padres no tienen ningún tipo de discapacidad visual, pero siempre he sido yo quien ha manejado el vídeo y ha buscado los canales en la televisión. Mi afición por los cacharros viene de pequeño, de toda la vida. Lo que pasa es que realmente no fue lo que estudié. Mis antecedentes son bastante diferentes. Soy diplomado en Fisioterapia. Realicé un máster en tecnologías accesibles, pero empecé trabajando como fisioterapeuta. Fue después cuando encaminé mi vida hacia el mundo de las tecnologías.
¿Por qué eligió dedicarse a la fisioterapia? ¿Por qué la dejó?
Cuando terminé el instituto no había ninguna carrera que me llamase la atención, no había ninguna relacionada con las tecnologías y que me gustase. No me atraía Informática y en la Fisioterapia vi una salida que me gustaba bastante. Me atraía el mundo del deporte y en un principio tomé este camino. Hice la carrera y estuve trabajando cuatro años y medio como fisioterapeuta. En ese tiempo descubrí un máster lanzado por Technosite y lo estuve haciendo online a la vez que trabajaba. Abandoné el mundo de la Fisioterapia porque me di cuenta que no era mi vocación. Me di cuenta de que me sentía mucho más realizado trabajando por la accesibilidad.
¿Cree que existen barreras en la accesibilidad a Internet?
Sí existen. Pero poco a poco se está avanzando bastante, la gente se va concienciando mucho. Yo no creo que haya barreras a propósito, ni que se hagan las cosas a posta para que no podamos acceder, sino por simple desconocimiento. La gente tiene metido en la cabeza, sobre todo empresarios y desarrolladores, que la accesibilidad, no sólo a Internet sino a cualquier producto, es para un grupo reducido de personas y hasta que esa percepción no cambie queda claro que aún queda mucho por hacer. La accesibilidad puede ser para todos.
¿Se ha encontrado con alguna limitación en su carrera?
Sí, me he encontrado con barreras importantes. Hay páginas web de bancos en las que los discapacitados no podemos entrar. Por ejemplo, en la página de ING Direct es imposible que pueda entrar una persona ciega. Esta empresa en concreto, por muchas cartas y quejas que los usuarios han enviado, no reaccionan. Ante este tipos de empresas lo que hay que hacer es dar un paso más adelante y utilizar los cauces que la legislación española nos da y empezar a denunciar. Yo opto primero por concienciar a la gente y hacerles entender que la accesibilidad es algo que puede llegar a ser un negocio también. Los usuarios con discapacidad también tenemos dinero y ahorros en el banco, somos parte del mercado. La ley dice que las empresas públicas y  privadas que den un servicio público tienen que ser accesibles. Cuando esto no se cumple debemos ampararnos bajo esta ley.
“Internet es muy grande y hay espacio para todos”
¿Considera que los métodos utilizados para combatir las dificultades de accesibilidad son suficientes?
En la actualidad sí. Para acceder al ordenador tenemos diferentes sistemas operativos, como Windows y Mac, que tienen un lector de pantalla bastante potente. Desde la telefonía móvil ya estamos accediendo con terminales de pantalla táctil. Se ha producido un cambio muy importante desde que Apple decidió incluir productos de apoyo y de serie en sus sistemas. Ir a una tienda y comprar un producto de Apple y utilizarlo como lo hace cualquier persona nos ha abierto una puerta que hace unos años era impensable. Ahora podemos tener un teléfono, que no nos cueste cien o doscientos euros más hacerlo accesible. Podemos acceder a las noticias, al correo electrónico y a las redes sociales y esto ha producido un cambio en la vida de muchas personas. Sobre todo a la hora de integrarnos con el resto de la sociedad. Cuando estamos hablando con otras personas a través de Twitter o Facebook, nos estamos relacionando de una manera normal, y además esas personas no tienen que saber que eres una persona con discapacidad.
¿Qué piensa de la frase: Internet para todos?
Que tendría que ser así (risas). Internet es una herramienta que nos debe beneficiar a todos. En la red hay espacio para todos y con un poco de colaboración, concienciación y conocimiento es posible, sin duda alguna, que exista un Internet para todos.
¿Qué le parece la iniciativa de la Plataforma Tiflobebé?
Tiflobebé es un proyecto muy bonito y súper interesante. Es una idea que nació de mi hermano y mi cuñada. Ellos son los precursores de esta plataforma y yo fui quien creó la página con ayuda de otras personas. Es una comunidad con una lista de correos en la que se pueden preguntar dudas a otros padres, y luego está la pagina web como apoyo, en la que se pueden leer, publicar y consultar artículos. La gente puede registrarse para crear contenidos y hay un repositorio bastante importante de consejos y sugerencias que otras personas van dejando. Además es una comunidad que no está restringida. Está dirigida a padres ciegos pero cualquier persona puede encontrar información útil. Personalmente, no me gustan las comunidades que están restringidas, porque creo que Internet es muy grande y hay espacio para todos. Me parece genial que haya comunidades para esas personas con discapacidad si en ellas se sienten más seguras. Pero se pierde la esencia de lo que es realmente Internet. Internet es muy global y es bueno que nos relacionemos con personas con discapacidad y sin discapacidad.
¿Debería haber más proyectos como éste o dar a conocer los existentes?
Sería bueno. Igual que existe está página, existen otras web dirigidas a personas ciegas o a productos de apoyo. Redifundir la información y recogerla en un sitio hace que sea más fácil de localizar y me parece perfecto que existan este tipo de comunidades.
“Las personas discapacitadas somos parte del mercado”
¿Le gusta ayudar?
Sí, intento hacerlo siempre que puedo. Al igual que yo pido ayuda, y me la dan, me encanta ofrecer mi ayuda a otras personas. Me encanta compartir conocimientos, por eso me gustan tanto las redes sociales, especialmente Twitter, que me permite compartir ideas que encuentro de forma muy rápida.
¿Sueña con volver a Badajoz?
Pues sí y no. (Risas). Badajoz es mi lugar de nacimiento y donde he vivido veinte años. Cada vez que voy sí que es verdad que tengo morriña por quedarme pero he de decir que vivo muy bien en Sevilla. Mi mujer es sevillana y gracias a ella he descubierto esta ciudad y soy muy feliz aquí. Creo que Badajoz siempre será muy importante para mí, porque están mis padres y mi hermano, pero no me veo viviendo allí otra vez.
Emprendedor, colaborador y perseverante, ¿Es el carácter que hay que tener para alcanzar todo lo que usted ha logrado?
Yo creo que sí. Esas tres palabras son la base para luchar, ayudar a los demás y ser una buena persona.
¿Cree en la posibilidad de avance y desarrollo en el campo de la accesibilidad a las nuevas tecnologías?
Sí. Aunque hoy en día tenemos acceso a muchas cosas, hay que seguir investigando porque la tecnología va muy rápido y no nos podemos conformar con lo que tenemos, porque nos quedamos atrás. Debemos seguir trabajando en obtener nuevos métodos para el acceso a la información, nuevas formas de presentar la información, y no sólo a nivel de Internet, sino también en otras cuestiones de la vida diaria. Hay que conseguir autonomía a la hora de ir a sacar dinero a un cajero, de hacer la compra en un supermercado y de realizar un simple trámite. Hay que seguir luchando por alcanzar esos logros.
¿Cree que están bien aprovechadas todas las oportunidades de innovación, formación, desarrollo y empleo que ofrece Internet?
En cuanto a formación existen cursos muy interesantes, sobre todo de forma online para personas con discapacidad. Tenemos acceso a cursos y a materiales que sí están desarrollados con criterios de accesibilidad y resulta muy fácil acceder a ellos. Esto nos da un poco más de independencia. No es lo mismo ir a un colegio o a una universidad, donde la mayor parte de los materiales todavía están en formato tradicional y tenemos que adaptarlos, que hacer un curso online donde la mayor parte del material ya está subido en la red y son totalmente accesibles. También creo que Internet es un lugar para buscar empleo, sobre todo para promocionarse uno mismo. Hoy en día es relativamente fácil tener una página web propia o incluso existen plataformas en las que puedes insertar el currículum o páginas de las empresas para distribuirlo de forma más rápida. Internet nos abre un mundo lleno de oportunidades y sin descuidar las relaciones humanas, que es la base de la vida.
“Las redes sociales no son accesibles”
¿Qué le parece que se celebre el 17 de mayo El Día de Internet? ¿Puede aportar algún cambio?
Realmente hace unos años era más necesario, porque la gente conocía menos Internet. Ahora no es que me parezca mal pero es algo menos necesario a nivel general. Hoy en día casi todo el mundo conoce lo que es Internet. Lo que sí me parece muy bueno es que instituciones como ONCE o Fundación ONCE y asociaciones de personas discapacitadas o con necesidades especiales, aprovechemos este día para reivindicar la formación y la concienciación de empresas, personas y desarrolladores móviles. Que sepan que estamos aquí y que podemos ser parte de su negocio. Nosotros también tenemos dinero, nos gusta gastarlo y somos parte del mercado. Me parece una buena manera de dar a conocer estas puertas que se pueden abrir para ellos. Por eso digo que antes podía tener algo más de sentido, ahora Internet está muy metido en el mundo. Pero me parece muy bien que nosotros lo aprovechemos para darnos a conocer y decirles que la accesibilidad no es sólo para nosotros. Siempre hay alguien que no conoce nuestro mundo, nuestra manera de utilizar un teléfono o un ordenador, y este tipo de días son para concienciar a la gente.
La popularización las redes sociales, ¿se ha popularizado para todos?
Para todos no, las redes sociales no son accesibles. Hay un alto porcentaje de personas que tienen dificultades para manejarse en redes sociales, y no hablo sólo de personas con discapacidad. Hay muchas personas sin discapacidad que dicen que Facebook no les gusta, que les resulta muy complicado de usar y que es incómodo. Yo creo que las redes sociales son sociales por un lado pero por otro no. Hay gente que no utiliza el ordenador, sino que acceden a ellas a través de sus teléfonos móviles, en las que hay menos servicios y por lo tanto resulta más fácil. La gente tiende a buscar la forma más fácil de acceder a las cosas y si un método no le da esa facilidad pues se buscan otros. Para las personas ciegas, la página principal de Facebook es muy inaccesible y lo que utilizan es la versión móvil. Todo el mundo conoce lo que es una red social, pero muchos las rechazan por resultarles difíciles de usar.
El desarrollo de las tecnologías de acceso a la red, ¿limita o facilita?
Para mi facilita. Me facilita, no sólo el acceder a información y el relacionarme con otras personas, sino también mi vida diaria. Hay aplicaciones móviles que describen las fotos que haces o recibes. Esto puede ayudar a mucha gente. Por otra parte, pienso en que quizás estoy muy metido en este mundo de las tecnologías y que avanza muy deprisa. Soy consciente de que hay gente que no es tan tecnológica y me da la impresión de que se pierden muchas cosas. Todo el mundo no tiene las mismas oportunidades para acceder a la tecnología, ya sea por cuestiones económicas, por falta de conocimiento o porque simplemente no les guste. Hay que luchar por la accesibilidad en las nuevas tecnologías pero también en la vida real.
“No me imagino la vida sin Internet”
¿Cuál es la razón principal de que no exista un mundo virtual para todos?
Yo creo que es porque a todo el mundo no nos gustan las mismas cosas. Hay mucha diversidad de gustos. Hay personas a las que la tecnología no les gusta, y tampoco les pueden obligar a que la utilicen.  Mis padres por ejemplo no son nada tecnológicos y a uno de mis hermanos le encanta igual que a mí. No les podemos obligar, es totalmente respetable.
La creación de una web accesible, ¿requiere un proceso costoso?
Si se hace desde el principio no. Mi amigo Jonathan Chacón, siempre dice que la accesibilidad tiene que ser una base del proyecto y no un parche del producto. Si contemplas la accesibilidad desde el principio de un proyecto es muy fácil llevarla a cabo. Es más costoso y más complicado si tienes ya hecha una página y tienes que cambiarla.
¿Qué consejo le daría a todas esas personas que se encuentran en su situación?
Que intenten aprovechar todas las oportunidades que las nuevas tecnologías les brindan. Que no tengan miedo al cambio ni al modo de manejarse, porque siempre hay otras personas que pueden ayudarlos. En Internet hay mucha gente, buena y mala, pero siempre hay alguien que está dispuesto a ayudar y a echar una mano. El uso de las nuevas tecnologías y el acceso a la información facilita la vida a las personas con discapacidad y sin discapacidad.
¿Internet es el presente o el futuro?
Para mí las dos cosas. Internet ya es un presente y seguirá evolucionando. No me imagino la vida sin Internet y sin acceso a las cosas desde la palma de la mano. Yo creo que evolucionará mucho más allá. Irá todo avanzando rápido y estoy convencido de que dentro de unos años, nuestros electrodomésticos estarán conectados a Internet y podremos manejarlos desde un teléfono o desde nuestros propios ordenadores. De hecho ya hay investigaciones de lavadoras y neveras que se conectan a Facebook y se manejan a través de una aplicación. E investigaciones en Twitter con aplicaciones en las que a través de un mensaje directo enciendes la lavadora y le cambias el programa.
Mª Carmen Montero