Murcia se rinde al talento de las orquestas andaluzas en la XIII Bienal de Música de la ONCE

Reportaje gráfico: Javier Regueros

Las actuaciones de la Orquesta ‘Ciudad de los Califas’, de Córdoba y la interpretación de la Orquesta de Plectro ‘Rafael Rodríguez Albert’, de Huelva, compuestas en su mayoría por personas con discapacidad visual, llenaron durante varios días las diferentes salas de las ciudades de Murcia, Águilas y Torre Pacheco.

El grupo encargado en abrir el concierto fue el cordobés ‘Ciudad de los Califas’, que logró llenar la sala Miguel Ángel Clares del Centro de Congresos Víctor Villegas y que el público murciano se volcara en la actuación. A la apertura de la Bienal, celebrada el pasado 14 de marzo, asistió el director general de la ONCE, Ángel Sánchez, el director general de Industrias Culturales y de las Artes de la Región de Murcia, Juan Antonio Lorca, y el delegado territorial de la Organización, Juan Carlos Morejón de Girón, que realizaron la inauguración oficial.

Sinfonía en do (primer movimiento), de J. G. Graun; Don Juan (Allegro-Andante-Moderato), de Gluck; La Traviata (preludio), de G. Verdi; y Danza de Anitra, de E. Grieg, fueron las obras interpretadas por la Orquesta para conquistar al público. El concierto de apertura se completó con la actuación de la coral ‘Allegro’, de Valencia, acompañada del grupo Ignasi ‘Terraza Trío’.

“Inaugurar una Bienal Supone un responsabilidad muy grande, pero hacía mucho que no lo habíamos hecho y ahora ya nos tocaba, y a pesar de los nervios ha salido muy bien”, afirmó el director del grupo, Rafael Romero. Además, añadió que no es complicado trabajar con personas ciegas “porque estos músicos se conocen perfectamente y todos saben interpretar las órdenes y señales que todos solemos utilizar, aunque a veces lógicamente puede haber fallos”, aclaró.

El segundo día de la Bienal, la agrupación onubense “Rodríguez Albert”, igual que los cordobeses, logró completar el aforo del Auditorio Infanta Elena de Águilas y consiguió el entusiasmo y la entrega del público en el primero de sus conciertos.

Panorama y Vals del ballet La bella durmiente, de P. I. Tchaikovski; Siciliana, de G. Fauré; Triana, de la Suite Iberia, de I. Albéniz; y Canción española, de la zarzuela El niño judío, de P. Luna, entre otras, fueron algunas de las obras que los onubenses interpretaron para alcanzar el éxito y deleitar al público aguileño.

Tras el concierto, el director del grupo, Joaquín Núñez, comentó la gran entrega del público con la actuación. “Hemos visto al público tan entregado que hemos tenido que hacerles un regalo. Con la gran ovación recibida tras el primer bis, no nos ha quedado más remedio que ofrecer un segundo bis, y el auditorio ha vibrado con los aplausos”, celebró.