Miguel Carballeda pide a la red de ventas compromiso y gratitud con la sociedad

Juan Mesas, Aurora García, Diego Torres y Antonio Quintana, los cuatro vendedores del año en Andalucía
Diego Torres en Cádiz, Juan Mesas en Roquetas de Mar, por la Dirección de la ONCE en Granada, Antonio Quintana en Melilla, dentro de la Dirección de la ONCE en Málaga, y Aurora García en Sevilla han sido los vendedores andaluces del año. Todos ellos participaron el segundo fin de semana de febrero en una apretada agenda de ocio y de actividad institucional para recibir el aplauso unánime de la Organización por el esfuerzo y los éxitos conseguidos en el pasado año.

En el acto, Miguel Carballeda reconoció “el buen hacer” de los vendedores que han recibido el reconocimiento de la ONCE y que “representan a una Casa con una buena familia llena de buena gente”. El presidente de la ONCE y su Fundación quiso, además, recordar a todos que “no debemos dejar nunca de agradecérselo a la sociedad, debemos seguir cuidando a nuestros clientes que son los que nos dejan a nos dejan a nosotros el premio más importante”.

Una comisión integrada por gestores comerciales, directores de Agencias de la ONCE en la provincia, jefes de Departamento y el subdelegado territorial en Andalucía han tenido en cuenta para su elección parámetros cuantitativos, como la media de venta o el porcentaje de ventas a través del TPV, el terminal punto de venta; pero también cualitativos, como su actitud en el puesto de trabajo, su grado de implicación en la vida institucional de la ONCE y su compromiso con la labor social, su simpatía y empatía con el público o la imagen que proyecta.

El director general de la ONCE, Ángel Sánchez entregando la placa al vendedor del año en Cádiz, Diego Torres“Siempre me he dedicado a todo lo que he podido –explica Diego Torres- Soy una persona que tiene don de gentes y me gusta llevarme bien con mis clientes”. En su opinión, un buen vendedor de la ONCE “debe ser simpático, saber escuchar y tener don de gentes”. Diego vende en una esquina de la calle Trille en la capital gaditana y tiene un puesto fijo pero su sueño es que le pongan un kiosco para combatir “lo peor de vender en la calle, la climatología”. Defiende que la clave del éxito de las ventas reside en tener amabilidad, un trato cercano con las personas, sentirse bien con ellos y ofrecer un lugar de encuentro a los clientes”. El director general de la ONCE, Ángel Sánchez fue quien entregó a Torres la placa conmemorativa de este reconocimiento institucional.

El director general adjunto de Juego de la ONCE, Luis Natalio Royo, entregando la placa conmemorativa al vendedor del año en Almería, Juan MesasA juicio de Juan Mesas, un buen vendedor de la ONCE debe ser una persona comunicativa, responsable y sobre todo tener seriedad. “Ser un vendedor serio y dar confianza a los clientes es muy importante –explica-. Yo, por ejemplo, guardo el premio de un cliente que está de viaje”. Juan es vendedor ambulante en la localidad almeriense de Roquetas de Mar. En su opinión, la clave del éxito de las ventas reside en un conjunto de aspectos y caracteres personales que deben confluir en la figura del vendedor. “La clave está en el buen trato con la gente”, afirma. A Juan le entregó el premio el director general adjunto de Juego de la ONCE, Luis Natalio Royo.

El vendedor del año en Melilla, Antonio Quintana recibiendo la placa conmemorativa de manos del director Comercial y de Operaciones de Juego, Alfonso GalianoAntonio Quintana, vendedor desde hace cinco años en Melilla, dejó su trabajo en el mundo de la hostelería por un problema visual y se unió posteriormente a la red de ventas de la ONCE. “La clave para tener éxito en las ventas es ser amable y no engañar a nadie”, cuenta Antonio. En su opinión, un buen vendedor debe ser puntual y estar en su lugar de venta a su hora para que los clientes puedan encontrarlo. Defiende que “hay que ser limpio y estar aseado, pero sobre todo ser honrado y respetar a los demás”. Quintana también recibió la placa de manos de Alfonso Galiano.

La vendedora del año en Sevilla, Aurora García recibiendo la placa conmemorativa de manos del director Comercial y de Operaciones de Juego, Alfonso GalianoAurora García Jiménez, vendedora desde hace cuatro años en Sevilla, abandonó su trabajo como auxiliar de enfermería de ayuda a domicilio por una minusvalía y se incorporó después a la red de ventas de la ONCE. “Hay algo en común entre los dos trabajos –explica-, el trato con la gente, el contacto diario con las personas”. En su opinión, un buen vendedor de la ONCE es “como un sicólogo o como un sacerdote, que escucha los problemas de la gente, alguien a quien ves todos los días y te pide consejos”. Aurora vende en la barriada de San Fernando de la capital andaluza junto a un supermercado donde le conocen todos los vecinos de la zona. En su opinión, la clave del éxito de las ventas reside en tener mucha habilidad para conocer a la gente, entablar un vínculo con el cliente, mostrar interés por sus preocupaciones. García recibió la placa conmemorativa de manos del director Comercial y de Operaciones de Juego, Alfonso Galiano.

Imagen de todos los asistentes a la galaTodos comparten por cierto una misma ilusión, dar algún día el Cuponazo de la ONCE. La misma ilusión que compartieron los vendedores del año en los centros del ámbito de la Delegación Territorial, de Sevilla y Huelva, que participaron el pasado 18 de febrero en otro acto de reconocimiento también al esfuerzo que realizaron el año pasado.

En ese encuentro, que tuvo lugar en el salón de actos de la Delegación Territorial, tanto el delegado territorial, Patricio Cárceles, como el subdelegado, Francisco Arroyo, y el presidente del Consejo Territorial, Ventura Pazos, coincidieron en subrayar la importancia del compromiso de los vendedores y vendedoras de la ONCE para que la Organización se gane cada día en la calle la credibilidad y confianza de la sociedad para seguir sosteniendo su labor social. “El capital humano es el principal capital de la ONCE y la clave de su éxito”, resumió Patricio Cárceles.