Esteve Ferrer: “Lo importante en la vida es ser feliz”

En Málaga, y para ser más exactos, en el Teatro Cánovas y el día 18 de octubre, empezó la XIII Bienal de Teatro ONCE a cargo del grupo “La luciérnaga” de Madrid con la obra “Nuestro Pueblo” del autor americano, Thornton Wilder. Una de las frases que se oyeron esa noche, en ese escenario, invocaba lo siguiente, “Lo importante en la vida es ser feliz”. Y no sé si fue premonición, conjetura o producto de la más pura causalidad, pero el resultado final en todos los aspectos de esta malagueña bienal va muy ligado a la felicidad.

Estoy feliz por la ONCE, porque una organización que desde siempre ha apostado por el teatro, siendo pionera en el apoyo a la formación teatral, a la exhibición y a la proyección de sus grupos, se merece los excelentes resultados de publico recogidos; la optima variedad de géneros teatrales que manejan con soltura, técnica y limpieza, sus compañías; y por la repercusión mediática que ha cosechado por esta labor. Todo esto afianza el trabajo hecho con mucha pasión, porque el teatro sin pasión es menos teatro, por tantos profesionales de la Delegación de Once en Málaga, en Andalucía y en la Dirección General.

Soy feliz por Málaga y por Andalucía, porque la ciudad y sus instituciones; sus pueblos como Antequera, Fuengirola, Vélez Málaga, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande; sus gentes, han podido disfrutar de una pequeña pero selecta muestra del talento que atesoran nuestros actores, nuestros directores. Ellos han podido jugar con nosotros, de tu a tu. Han vivido las historias que les hemos contado, han reído, han llorado, han soñado, han viajado. En definitiva, se han emocionado desde el sitio reservado para ellos, las plateas de los 7 teatros. Unas butacas que prácticamente han abarrotado en los 5 días con sus noches, en las 16 funciones que ha gozado esta feliz Bienal.

Pero si hay algo por lo que hoy soy feliz es por nuestros grupos. Estos actores y actrices han echado el resto, se merecían una respuesta tan exitosa como la que han tenido. La calidad de las obras y del trabajo, solo se refrenda si el público la aprueba, esto es así, por eso él, el respetable, es soberano y por mucho que digamos los que intentamos ser un poco entendidos, solo él, valida el trabajo y su resultado final. Y este es fruto de muchas horas de ensayo, de ilusiones y discusiones, de nervios y risas, de fracasos y decepciones, pero también de conquistas y victorias. El teatro es una perfecta herramienta para la normalización, la inclusión y el desarrollo personal. Pero también es entretenimiento, es ocio, tan necesario para todos y todas. En Málaga 125 actores se han divertido sufriendo, se han relajado trabajando y han visto mucho sin poder ver. Gracias a todos ellos, a “La Luciérnaga”, de Madrid; “Valacar”, de A Coruña; “Muxicas”, de Orense; “La Ruina”, de Albacete; “Antígona”, de Las Palmas; “Sa Boira”, de Palma de Mallorca; “Orozú”, de Cádiz; “La Balandra”, de Cartagena, y “Homero”, de Sevilla y como grupo invitado, “Los Sinsentido”, de Málaga.

Gracias ONCE, gracias Málaga, gracias Andalucía.

Esteve Ferrer, director artístico de la XIII Bienal de Teatro ONCE
Esteve Ferrer
Director artístico de la XIII Bienal de Teatro ONCE