Francisco León: "Mi mujer juega más que yo al cupón"

Francisco León, administrativo en la agencia de la ONCE en Sanlúcar la Mayor, en Sevilla

Francisco León (Sevilla, 1953) Sevillano de pura cepa, durante su infancia vivió en la calle baños, en el barrio de San Vicente. Monaguillo de Veracruz y Santa Lucía, el espíritu de la ONCE lo impregnó desde sus primeros pasos en el mundo eclesiástico. Administrativo de la ONCE en Sanlúcar la Mayor, Sevilla, vive su vida con la alegría por bandera y dispuesto a ayudar tanto a sus compañeros de trabajo, como a todos los que tenga a su alrededor.

Toda persona espera con ansias su primer trabajo, ¿cuál fue el primer trabajo que desempeñó?

Antes de entrar en la ONCE, estuve cuatro años en una empresa que ocupaba lo que hoy es la delegación territorial, que era ‘Peinado y Compañía’, o sea que de sitio no me he movido (risas).

¿Qué fue lo que le trajo a la ONCE?

Desde que tengo uso de razón he estado siempre con las personas de la ONCE puesto que estaban con la hermandad de Santa Lucía donde yo estaba de monaguillo.

¿Ha sido éste su trabajo ideal?

Sí, por supuesto.

¿Qué puestos ha desempeñado dentro de la Organización?

Estuve de ordenanza, en 1975. Convalidé la plaza de auxiliar administrativo en la delegación de Tarrasa donde estuve del 75 al 78. Después solicité traslado para la delegación de Chiclana. Y ya, surgió la plaza de Sanlúcar donde llevo 30 años.

¿Y uno qué espera alcanzar?

Dado el esquema de la ONCE, lo máximo que yo podría alcanzar, y a lo que me he presentado dos veces, son las oposiciones de oficial administrativo, una en Madrid y otra en Sevilla.

¿Cómo cree que ha cambiado la ONCE en estos 35 años?

Antes éramos una familia, había otra estructura totalmente distinta a la que hay hoy en día. Hoy la ONCE es una empresa, han cambiado muchos valores, unos para bien y otros no tanto y adaptados a los cambios que la sociedad ha sufrido también. Tampoco se concibe hoy una ONCE como la antigua, aquello no tenía futuro.

¿Juega mucho al cupón?

Sí, dentro de lo que mis posibilidades me permiten. Aunque mi mujer juega más que yo (risas).

“Siempre he sido feliz en mi trabajo”

¿Sueña que le toque el Cuponazo?

Sí, tengo hechos ya los pensamientos hasta del reparto (risas).

¿Cuáles considera que deben ser los principios de un buen trabajador?

Lo primero es que la persona desarrolle el trabajo que le gusta. Siempre he sido en mi trabajo feliz porque he estado desarrollando lo que a mí me gustaba. Yo siempre, en las vacaciones en casa, me montaba mi oficinita y eso era mi ilusión. Mi padre ha sido mi referente.

¿Era complicado mantener un puesto de trabajo hace 35 años? ¿Y en la actualidad?

Hace 35 años, yo creo que se conservaba mejor o era más fácil de conservar que hoy en día. Hoy lo primero que está es la crisis que afecta a las empresas, luego está que el trabajador en sí valga o no para trabajar. Pero yo creo que hoy en día el personal está muy preparado y consolidado en sus puestos.

¿Qué supone para usted trabajar durante 35 años en una institución como la ONCE?

Un orgullo muy bonito. El día de la entrega de medallas fue muy emocionante porque miras para atrás y son ya casi 36 años. Es toda una vida como decía Machín (risas).

¿Qué cree que falla en la situación laboral actual en España?

Lo principal y primordial que se debería hacer es que faciliten las inversiones y que la misma banca, lo mismo que el Estado le ha ayudado a ella, ella ayude al pueblo. Ahora mismo no se mueve nada, no hay consumo, no hay préstamos. Ante todo es la movilización del capital que está totalmente oculto o parado.

¿Cómo cree que influye la proliferación de los contratos temporales en la situación laboral de España hoy en día?

Influye en el miedo del mismo empresario a quedarse con personas que en un momento determinado tenga que indemnizar de una manera bastante alta si le va mal. Antes había otras facilidades de contratación. Hoy se está un poco más cauteloso a la hora de contratar el personal.

“Trabajar en la ONCE es un orgullo muy bonito”

¿Es más difícil encontrar un trabajo estable para una persona joven o para una mayor?

Yo creo que para una persona mayor. Primero, porque una persona joven hoy en día normalmente está muy preparada con una base muy sólida, con unos conocimientos que la persona mayor por las necesidades o por la época que nos tocó vivir no hemos tenido. Para mí era impensable ir a la universidad.

¿Cree que el ciudadano español de hoy es muy exigente con las condiciones laborales con respecto a épocas anteriores?

Creo que lo que va pretendiendo es tener un puesto de trabajo con el que poder dignificar su vida y poder atender a su familia. No creo que sea exigente. Ahora se sueña con un puesto de trabajo, aunque sea mileurista.

¿Simpatiza con las protestas del 15-M?

En realidad el 15-M no se ha definido en sí. Comentándolo con amigos pensamos “esta gente, ¿qué es lo que quieren? ¿Qué es lo que demandan?”. Dicen que los políticos que hay no los representan, pero no ha habido una cosa sustitutiva. No ha habido una definición clara. No han puesto una opción de cambio y ahí, creo que es donde han fallado.

¿Qué consejo le daría a una persona que entra al mercado laboral por primera vez?

Sobre todo que cumpla todo lo que pueda en su trabajo, por lo menos para que nunca le puedan rechazar o anular el contrato por falta de voluntad y entrega.

¿Espera la llegada de su jubilación? ¿Qué hará después?

Sí, (risas). Tengo muchos proyectos, sobre todo viajar con la mujer, disfrutar con los nietos, y todo lo que se pueda con la pensión que nos quede.

Tiene una risa muy característica además de llamarse Paco León, ¿tiene algo en común con el famoso actor de Aída?

No, nada. El ser sevillanos, él es de Triana y yo del barrio de San Vicente.

Francisco León, administrativo de la agencia de Sanlúcar la Mayor en Sevilla

Mª Ángeles Cuenca