Noticias de: mayo 2011

INCORPORACIONES DE CARACTER INDEFINIDO A LA ONCE EN EL MES DE ABRIL

ALGECIRAS

Mercedes Martín Alechandre (La Línea de la Concepción, Cádiz, 1955) agente vendedor en La Línea de la Concepción que depende de la Dirección Admistrativa de Algeciras.

ALMERÍA

Francisco Martínez Alias (Almería, 1953) agente vendedor en la Dirección Administrativa de Almería.

Manuel Giménez Alias (Campohermoso, Almería, 1965) agente vendedor en Campohermoso, que depende de la Dirección Administrativa de Almería.

CÁDIZ

Miguel Ángel Morano Macías (San Fernando, Cádiz, 1981) agente vendedor en Conil de la Frontera, que depende de la Dirección Administrativa de Cádiz.

María del Pilar Morales Castro (Cádiz, 1957) agente vendedora en la Dirección Administrativa de Cádiz.

GRANADA

Bruno Heredia La Bombarda (Granada, 1970) afiliado y agente vendedor en la Dirección Administrativa de Granada.

Daniel Molero Mesa (Genes de la Vega, Granada, 1972) agente vendedor en Huétor Vega, dependiente de la Dirección Administrativa de Granada.

HUELVA

Fátima Santos Andrés (San Juan del Puerto, Huelva, 1977) agente vendedora en la Dirección Administrativa de Huelva.

Manuel Martín Andrades (Lepe, Huelva, 1955) agente vendedor de la Agencia Administrativa de la ONCE en Lepe.

JEREZ

José Luis Paradela Domínguez (El Puerto de Santa María, Cádiz, 1965) agente vendedor en El Puerto de Santa María, que depende de la Dirección Administrativa de Jerez.

MÁLAGA

Josefa Tema Sánchez (Málaga, 1953) afiliada y agente vendedora en la Dirección Administrativa de Málaga.

SEVILLA

Antonio Guijo Lemus (Sevilla, 1971) agente vendedor en la Dirección Territorial de la ONCE en Andalucía, Sevilla.

José Manuel Postigo Salas (Sevilla, 1971) agente vendedor en la Dirección Territorial de la ONCE en Andalucía, Sevilla.

Manuel Fernández Hurtado (Sevilla, 1961) agente vendedor en la Dirección Territorial de la ONCE en Andalucía, Sevilla.

Rafael Alonso Osuna (Cantillana, Sevilla, 1960) agente vendedor de la Agencia Administrativa de Brenes, que depende de la Dirección Territorial de la ONCE en Andalucía, Sevilla.

Mª Carmen Romero Naranjo (Dos Hermanas, Sevilla, 1962) afiliada y agente vendedora en Dos Hermanas que depende de la Dirección Territorial de la ONCE en Andalucía, Sevilla.

Joaquina Aroca Rodríguez (Los Corrales, Sevilla, 1968) afiliada y agente vendedora de la Agencia Administrativa de Osuna, que depende de la Dirección Territorial de la ONCE en Andalucía, Sevilla.

Manuel Dianez Ramírez (Utrera, Sevilla, 1964) afiliado y agente vendedor de la Agencia Administrativa de Utrera, que depende de la Dirección Territorial de la ONCE en Andalucía, Sevilla.

Leer más

Ventura Pazos: "Me ilusiono con todo lo que hago"

Ventura Pazos, nuevo presidente del Consejo Territorial
Ventura Pazos (Sevilla, 1959) afronta esta nueva etapa como presidente del Consejo Territorial de Andalucía con la misma ilusión con la que ha ido asumiendo cada una de sus responsabilidades en su ya dilatada trayectoria en el seno de la Organización. Ciego desde los cinco años, precursor de la educación integrada en la ONCE, licenciado en Historia, escritor a deshoras, melómano vehemente, coleccionista de miniaturas en su escaso tiempo libre, quiere ahora un Consejo cercano a los afiliados, útil, y con un papel importante en el sector de la discapacidad.

Nacer en Cádiz, ¿imprime carácter?

Yo creo que sí. A la gente en los sitios donde nace le imprime carácter, no si desde el nacimiento o cuando toma conciencia de dónde es. En mi caso el amor a Cádiz ha ido creciendo conmigo. Cuando era pequeño no tenía esa conciencia de gaditano, ni de los signos más significativos de la ciudad como pueden ser el carnaval o el fútbol. Eso lo fui adquiriendo a medida que fui creciendo. Puede decirse que a medida que pasa el tiempo soy más de Cádiz que cuando era más joven.

¿En qué momento se decantó por estudiar Historia?

En realidad quería hacer Periodismo en la Complutense pero por problemas de plazos, Gonzalo, un compañero que empezó conmigo en el Instituto, y yo, tuvimos que optar por otra carrera y elegimos Historia en la Universidad de Cádiz pensando que iba a ser para un año, para cambiar después a Periodismo. Luego las cosas se empezaron a liar en el ámbito personal, de manera al año siguiente ya no fue factible que me fuera a Madrid por cuestiones familiares, así que seguí haciendo Historia y la terminé.

Usted es ciego desde los cinco años. ¿La ceguera en alguna medida le ha conducido en algún sentido o en otro en su trayectoria profesional?

¿En qué sentido me ha cambiado la vida? Pues es muy difícil de saber, porque la vida de un niño vidente en el Cádiz de los años 60, principios de los 70, con relación a la de un niño ciego, que estudió en un colegio de la ONCE en Sevilla, interno, cambia mucho. Yo soy bastante incapaz de decir si eso ha influido de una manera más o menos positiva o negativa, porque son dos trayectorias totalmente distintas. Sí que pienso que siendo la ceguera algo no deseable, ni muchísimo menos, quizás yo sí tuve otras posibilidades de educación porque los colegios de la ONCE en aquel momento tenían una educación de bastante más calidad que la que podía tener un centro público de la época. En ese sentido, quizás sí tuve esa ventaja.

Como profesor, usted fue un precursor de la integración educativa con aquellos concursos que organizaba para implicar a distintos colegios de la ciudad en el cole de la ONCE. Después fue director de Programas Educativos Concertados. ¿Ese es un sueño cumplido?

Sí, a nosotros nos tocó una época muy convulsa porque los colegios eran sitios muy cerrados, de una calidad educativa bastante alta pero también con un personal muy centrado en su propio centro y por lo tanto bastante reacios a cualquier otro modelo educativo. También promoví algo que era incluso más revolucionario todavía; que durante una semana una clase de nuestro centro se intercambiase con otra de otro centro, es decir, que niños nuestros durante una semana estuvieran en una clase ordinaria y niños de esa clase ordinaria estuviera en una clase nuestra. Y peleamos porque ese cambio de mentalidad no fuera una ruptura con el pasado sino un paso coherente con el futuro. Hubo momentos en que se intentó que la Educación Integrada fuera algo hecho casi por Decreto, lo cual era bastante insólito en aquel momento porque la escuela pública no tenía medios como para acoger ese modelo que los gestores de la ONCE intentaron. Y hubo mucha gente que intentábamos que ese paso no fuera una ruptura y sobre todo que no se nos quedasen niños por el camino, que era realmente el peligro.

¿Y ahora tiene la sensación del sueño cumplido?

Yo creo que sigue quedando mucho por avanzar en la Educación Integrada, pero desde luego la situación ha mejorado al lado de lo que había en aquel momento.

“Gestionar con Beethoven humaniza”

Le vida le ha inmerso en la gestión pura y dura. ¿Se deja alguna vez de ser profesor o ese alma perdura siempre?

La gente me dice que soy muy didáctico. No sé, creo que una de mis virtudes es que me ilusiono con todo lo que hago. Yo no tenía una vocación fuerte de profesor, ni de entrar en el campo educativo y me ilusioné con el tema. Yo estuve trabajando en él prácticamente 17 años, entre el Colegio y el Consejo General donde también estuve centrado fundamentalmente en Educación. Pero estoy absolutamente convencido de que si hubiera estado en cualquier otro ámbito, también me hubiera ilusionado. De hecho, la prueba está en los otros ocho años siguientes, con la gestión de una Delegación como Sevilla, que tiene mucha parte de gestión pura de ventas, que a mí es un tema que también me ha ilusionado y en el que me he entregado por completo.

Es usted un apasionado lector y un entusiasta melómano, ¿cuándo y cómo comenzó a cultivar su gusto por la lectura y la música?

Por la lectura desde muy pequeño, además lo recuerdo como una anécdota. El primer libro que leí fue ‘Noches de Sing-Sing’ de Stephen Keeler. Es un escritor casi de serie B, de novelas policíacas de los años 40 o 50 que curiosamente publicaba en una editorial española. Ese libro cayó en mis manos por casualidad, tendría 9 o 10 años, y empecé a ojearlo y a leerlo y a partir de ahí creo que no he parado de leer hasta ahora. He leído muchísimo, con muy poca medida, quiero decir, con 12 años ya me había leído todos los clásicos, seguramente sin enterarme de nada porque no estaba preparado para eso. He leído de una manera un poco cataclísmica, pero bueno en definitiva sí es cierto que he leído muchísimo.

La pasión por la música me llegó muchísimo más tarde. De he hecho, siempre he dicho que no me gustaba la música. No era una persona que tuviera grandes mitos en la música, no era un seguidor de Los Beatles. Quizás en los años del instituto, lo que más me llegaba era la canción más social de gente como Víctor Jara o Silvio Rodríguez. Pero no era la música una de mis prioridades, sin embargo de repente hace unos años mientras escribía me puse una vez por casualidad Radio Nacional de España-Radio Clásica y empecé a escuchar. No soy ni mucho menos un gran entendido en música, pero ahora sí que trabajo normalmente con la música puesta, tengo bastante discografía, entiendo no tanto de lo que es la estructura musical pero sí un poquito de los distintos movimientos y la verdad es que sí que me gusta.

Dígame un compositor que le conmueva especialmente.

Hay varios, hay muchos. Pero el más completo de todos me parece Beethoven, sin embargo cuando quiero escuchar algo relajado y que realmente me llegue suelo escuchar Mendelssohn o Tchaikovsky. Curiosamente, Mozart no me gusta, no es de mis favoritos.

Gestionar con Beethoven o Haydn de fondo ¿humaniza?

Yo creo que sí, sobretodo cuando uno gestiona, tiene un entorno y tiene vibraciones positivas a su alrededor. Eso no sé si se llama humanizar, lo podemos llamar como sea pero es cierto que uno lo hace con bastante más relajación y bastante mejor predisposición que si lo hace escuchando un martillo neumático, eso seguro.

“Mi ficción tiene como base la realidad”

Ha escrito 8 libros pero solo ha publicado dos, ¿se lleva mal con las editoriales o es que escribe por amor al arte?

No me llevo mal con las editoriales, he publicado dos porque en aquel momento hubo una editorial, ‘Alfar’, que se interesó y lo publicamos. Luego sí es cierto que yo sopesé -no sé si fue una decisión correcta o no-, lo que era mi trabajo en aquel momento en el Centro de Recursos Educativos. Era el director del Colegio y me llevaba bastante tiempo. El mundo literario era complicado, había que dedicarle mucho tiempo y además era bastante desagradecido. Y decidí que realmente lo que me gustaba era escribir, es decir, levantarme por las mañanas un par de horas antes, dedicarle una hora y media o dos horas a la escritura todos los días. Lo que no me compensaba era tener que abrirme camino en ese mundillo en el que me decían “Hombre es que tendrías que estar en tal tertulia, es que tendrías que ir a no se dónde”. No entendí que eso compensara. Me compensaba escribir y bueno, si luego alguien se interesaba por lo que escribiese pues que lo publicase o que no lo publicase. En definitiva, esa es la historia, no me llevado mal con las editoriales.

¿Y sigue escribiendo dos horas al día?

No, porque estos ocho años han sido bastante duros de trabajo y no era capaz de sacar esas dos horas diarias. Los fines de semana sí intento sacar tiempo para escribir, prácticamente todos los fines de semana algo escribo. Tengo una colección de cuentos bastante grandes, no me he vuelto a meter en el tema de novela porque exige un poco más de dedicación diaria, y como hoy por hoy no lo puedo hacer, he preferido no embarcarme.

¿Nunca ha utilizado la ceguera o la discapacidad como eje temático o como argumento?

No, no me he sentido atraído por eso. No he sentido la necesidad de que la ceguera o la discapacidad estuviese siendo el tema o el centro.

Otros sí que sienten la necesidad de meterse en la piel de un ciego para ver su oscuridad.

Sí, pero debe ser que como yo ya estoy metido (risas). Me lo ha preguntado mucha gente, “¿No has escrito tu experiencia como persona ciega?”, no siento esa necesidad. Igual que cuando pasé el tema de Guillem Barre alguien me preguntó, “Bueno ahora tienes un filón extraordinario para poder escribir y poder contar tu experiencia”. Y tampoco he sentido esa necesidad ni seguramente sabría cómo hacerlo.

Hay algún denominador común en todas sus obras.

Esas cosas las dejo para los críticos literarios.

En ‘Cuentos de Carnaval’ narró usted la epopeya de un pueblo que lucha por su libertad, mientras que en ‘El evangelio apócrifo de Salabarria’, optó por una novela histórico mitológica. La investigación como método y la historia como fondo y pretexto son sus principales recursos literarios.

En todo lo que se escribe tiene que haber detrás un trabajo importante de investigación. Para mí el hecho de que lo que uno cuente tenga cierto sustento lógico o al menos tenga esa pátina de cierta realidad, pues también es bueno. Uno no se puede salir del contexto de lo que escribe, porque entonces la obra pierde sentido.

¿Se desenvuelve mejor entre la realidad que en la ficción?

No lo sé, porque al fin y al cabo ‘El evangelio’ y ‘Cuento de Carnaval’ es ficción, otra cosa es que evidentemente yo quiera ponerle cierto ropaje creíble. Lo que sí tengo claro es que no soy un autor de literatura fantástica, a pesar de que ‘El evangelio apócrifo de Salabarria’ podría ser literatura fantástica porque es un país imaginario, una situación imaginaria y un personaje central imaginario tipo mítico, divino, pero no lo es desde el punto de vista de que mi ficción sí tiene como base la realidad.

¿Y cuál su principal fuente de inspiración?

No tengo una fuente de inspiración que yo entienda que es la principal. Hay veces que yo sé como surgen mis novelas, mis cuentos, pero por qué surgen así… ‘Cuentos de Carnaval’ surgió una noche de carnaval, escuché una conversación, me inspiró el aire de Cádiz… No lo sé. El Evangelio fue otra cosa, me inspiró la necesidad de vomitar toda la teología, el basamento religioso que yo tenía encima, en la cabeza. Yo he sido una persona nada pegada a la religión en toda mi vida. No he sido una persona creyente desde nunca. No es algo que yo haya ido llegando a la conclusión a lo largo del tiempo, desde pequeño he sido una persona bastante descreída en ese sentido, pero sí es cierto que he sido educado de una manera muy rígida en el tema de religión. Eso me fue calando y posiblemente me hizo refractario a la propia religión.

No fue ningún reproche, en algún sentido, a su ceguera.

No, en absoluto. Yo empecé a ser refractario a la misa diaria, a las confesiones obligatorias, a los ejercicios espirituales para chavales de ocho o nueve años absolutamente insoportables con vía crucis, rosarios, sermones y no se qué cosas más… y eso año tras año. Y sin embargo, a pesar de eso, sí he sido una persona que me ha interesado muchísimo la historia de las religiones. Yo sí me he acercado en mis lecturas y en mis, llamémosle investigaciones, hacia las distintas religiones, tanto monoteístas como politeístas.

¿Para llegar a una conclusión, para reforzar todavía más su criterio? Es decir, ¿conforme más ha sabido más se ha alejado?

No, estaba bastante alejado ya desde el principio, pero sí que es cierto que me ha interesado y de repente llega un momento en que siento la necesidad de soltar todo ese mejunje religioso que me habían hecho tragar por una parte, y que me había tragado yo por otra y escribo sobre un personaje muy paradójico. Casi el anti-dios de todo lo que yo podía haber tragado en ese sentido.

“Nunca deseé morir”

En 2007 superó un ataque del síndrome de Guillem Barre que le dejó totalmente inmóvil durante tres meses. ¿Deseó morir en algún momento?

Me dejó inmóvil durante más tiempo, totalmente inmóvil durante tres meses, luego recuperé cierta movilidad, pero hasta que me pude sentirme un poquito autónomo, prácticamente ocho meses. Pero no, nunca deseé morir. Sinceramente los cuatro o cinco primeros días estaba muy desorientado, era una situación que no entendía. No entendía cómo de repente me había quedado así, no sabía ni por qué, ni qué consecuencias tendría, estaba muy confuso. Pero cuando fui capaz de superar esa confusión, fui tomando conciencia de lo que tenía y decidí que tenía que salir de ahí. De hecho muy pocos días después de estar en el hospital hice una llamada y pedí que me siguieran dejando llevar lo que estaba llevando del trabajo porque necesitaba tener esa actividad mental. Y eso fue lo que hice. Estuve trabajando desde el hospital, con el teléfono…

¿Cómo pudo superar ese trance? ¿Qué aprendió, que todo es posible a fuerza de voluntad?

Yo no sé si todo es posible con fuerza de voluntad, seguramente hay cosas que no son posibles ni aún con fuerza de voluntad. Lo que sí aprendí es que sin fuerza de voluntad no se consigue nada. Yo desde el principio decidí que tenía que salir de ahí y de hecho tenía sesiones de fisioterapia mañana y tarde, entendí que el único que podía salir de ahí era yo, naturalmente con ayuda, pero que yo tenía que poner de mi parte y puse todo lo que tenía que poner. La fuerza de voluntad es muy importante, pero sin fuerza de voluntad no se llega a ninguna parte.

¿Vuelve uno a ser lo que fue después de una experiencia vital de esa magnitud?

Probablemente no, porque una de las cosas más impactantes que yo recuerdo del Guillem Barre es cómo la vida de una persona puede cambiar de un momento a otro. Y no soy neófito en ese tipo de cosas, porque yo perdí la vista de una vez, volvía del parque con mi hermana y con mi madre y al entrar en mi casa perdí la vista de golpe. Pero esa experiencia probablemente la había olvidado mi cerebro, pero el que un 17 de agosto te acuestes razonablemente bien, porque me dolía la espalda pero supongo que nos hemos acostado con dolor de espalda muchas noches, y que el día 18 prácticamente no te puedas levantar, y que en cuestión de tres o cuatro horas te quedes absolutamente inmovilizado en una cama, eso sí me impactó. Y sigue estando en mis sueños y en mis temores, porque sí que te das cuenta que todo puede cambiar en un segundo, que no te puedes sentir seguro. Esa seguridad que uno tiene de que soy una persona fuerte, a la que no le va a pasar nada, las cosas malas le pasan a los demás, las cosas raras le pasan a los demás, a mí cómo me va a pasar… eso sí se rompió, y eso sí lo tengo yo interiorizado.

Aprovechar más el tiempo, la vida…

Eso siempre lo he tenido muy claro, lo que pasa es que no todo el mundo está de acuerdo con mi manera de aprovechar el tiempo. Siempre he tenido claro que el tiempo hay que aprovecharlo lo que pasa es que yo seguramente soy una persona aburrida. Es que yo disfruto mucho en mi casa estando con mi música clásica puesta, leyendo un libro o escribiendo. Yo no necesito estar en grandes fiestas, ni necesito hacer grandes viajes.

También le encanta coleccionar objetos, esa afición por las miniaturas ¿que denota?

Denota ganas de conocer lo que realmente no puedes conocer. A través de las miniaturas estoy matando esa curiosidad de que yo el Taj Mahal por mucho que me lo expliquen, si no lo toco no voy a saber cómo es y como no lo puedo tocar tal como es, porque el tacto eso no lo abarca, pues una reproducción sí me da una idea de cómo son las cosas. Y eso es lo que persigo, me gusta. Es un poquito irracional también, pero eso es de las cosas menos irracionales que yo tengo. Hay otras cosas que son absolutamente irracionales, que no las sabes explicar.

Por ejemplo su gusto por la colección de sables y cuchillos, ¿tiene alguna explicación racional?

(Risas) Esa sí es irracional, no sabría decir por qué. Por que además soy una persona en absoluto violenta, y no lo digo como una virtud, que a lo mejor lo es, lo digo como un atributo personal de siempre. Yo no recuerdo haber tenido nunca ninguna pelea, ni siquiera de niño, en plan partirse la cara con nadie. No soy para nada una persona violenta. Tampoco soy una persona morbosa, y sin embargo, el tener un machete entre las manos es una sensación que me agrada. No pienso en cortarle el cuello a nadie, simplemente me gusta.

Lo que no ha cambiado es su obsesión por el picante. ¿Le influye en el carácter una comida con o sin picante?

No, eso es herencia. Mi padre era gallego, además era muy buen cocinero y le gustaba muchísimo el picante.

“El afiliado debe sentirse protagonista”

Puedo pedirle que elija el momento más gratificante de estos ocho años como subdelegado territorial en Andalucía.

Es muy difícil, porque en la gestión, por lo menos como yo la concibo, lo fundamental es el trabajo del día a día. Momentos gratificantes hay cuando después de haber trabajado mucho, y de haber peleado mucho con la gente, un sorteo extraordinario o un cierto ciclo de sorteos lo cerramos bien o por lo menos mejor que la media. Pero soy una persona bastante fría, con lo cual eso de los momentos especialmente importantes o especialmente gratificantes, conmigo no va mucho, soy más de persona del día a día, de la pelea del día a día y sé que hay cosas que se han conseguido que son importantes y seguramente gratificantes, pero yo me quedo más con el conjunto que con una cosa en concreto.

Y con qué ánimo asume ahora la presidencia del Consejo Territorial. ¿Qué espera de esta nueva etapa que se abre y a qué aspira con esta nueva responsabilidad?

Pues con todo el ánimo, porque como te decía al principio soy una persona que me ilusiono con las cosas. Y ya me he ilusionado con la presidencia del Consejo, igual que me ilusioné en su momento con la educación o con el trabajo del Consejo General, o con el trabajo aquí en la Delegación Territorial. Lo asumo con mucha ilusión, de hecho ya estoy pensando y escribiendo cosas que hay que hacer, planes que hay que poner en marcha. En fin, espero que, personalmente cuando menos, me vaya igual de bien que en mis otras etapas. Y personalmente me ha ido muy bien, me he sentido muy a gusto y muy bien con la gente que ha trabajado conmigo. Y eso es lo que espero del Consejo.

¿A qué aspira? ¿Qué espera de esta nueva etapa? ¿Cuál va a ser el estilo de Ventura Pazos como presidente del Consejo?

Yo aspiro en primer lugar a que el Consejo sea reconocido como un órgano cercano a los afiliados, útil, que se tenga conciencia de que el Consejo Territorial trabaja todos los días porque las cosas para los afiliados vaya mejor o que por lo menos seamos capaces de que el afiliado tenga un canal por el que pueda expresarse o pueda llegar a proponer y, en muchos casos si es posible, a ver cómo se consiguen ciertos avances que no tienen por qué ser muy significativos pero pueden suponer un avance. Que estemos muy cerca de los afiliados y también espero que el Consejo siga teniendo una presencia importante en el sector de la discapacidad. Ése es un ámbito muy importante en el que la ONCE ha hecho muchísimo durante estos años, pero en el que no podemos dejar y tenemos que ir un poco con esa humildad que hay que ir cuando vamos a los sitios, saber que el hecho de que podamos estar con el resto del sector de la discapacidad como uno más es lo que nos va a hacer fuertes. Ahí tenemos que jugar ese papel importante.

Cree que el afiliado ¿debe sentirse más protagonista de la ONCE?

El afiliado debe sentirse protagonista, no más, sino protagonista. Y el órgano que permite que el afiliado pueda ser protagonista en la ONCE es el Consejo Territorial. Por eso algunos de los proyectos que tenemos van precisamente en esa línea, en ser capaces de crear los canales de comunicación y de expresión suficientes como para que el afiliado se sienta cómodo pudiendo decir lo que quiere decir y que nosotros también nos sintamos cómodos estando con el afiliado y diciéndole muchas veces lo que sí se puede, lo que no se puede y peleando con él para que, a lo mejor, pequeñas cosas vayan mejorando y que dentro de cuatro años dejemos una situación en Andalucía, en la ONCE en general, mejor de la que tenemos ahora.

Por último, y sin acritud, ¿cree que le va a dar tiempo al F.C. Cádiz a llegar a primera división en estos cuatro años de mandato?

Pues, eso va a ser complicado (risas). Yo no soy del Cádiz porque estuviera en Primera en su momento. Cuando empecé a sentir que realmente era del Cádiz fue cuando bajamos a Tercera y a partir de ahí, hemos tenido una historia bastante irregular. Lo que pido es que el Cádiz no pierda esa idiosincrasia que tiene de ser un equipo que es capaz de lo más grande y de lo más miserable, que siga manteniendo la afición y ese carácter. A partir de ahí, pues uno es consciente de que una ciudad como Cádiz puede que en algún año esté en Primera, pero lo normal no es eso, no vamos a llegar a la Champions, ni a la Europa League. Pero ahí estamos. Uno se ilusiona con que pueda entrar en la liguilla de ascenso y si no es verdad pues durante tres días estaré un poquillo más triste, pero bueno, ya será para el año que viene.

Ventura Pazos
Luis Gresa
Leer más

La labor social de la ONCE se reconoce en la XXII edición de ‘El Día del Aceite Verdial’

La duodécima edición de ‘El Día del Aceite Verdial’ celebrada en Periana, Málaga, el pasado 10 de abril, premió el compromiso y la labor social que la ONCE realiza en la sociedad española en el ámbito de la integración de las personas con discapacidad.

El aceite verdial es un tipo de aceite que nace del olivo verdial, que produce una singular aceituna, exclusiva de este municipio, y que da lugar a un líquido dorado y de sabor dulce.

Foto de todos los galardonados en 'El Día del Aceite Verdial' de Periana entre los que se encontraban el cantante de copla, Antonio Cortés, los Cosecheros de las cooperativas olivareras de Periana y Mondrón y la ONCE

La jornada, declarada Fiesta de Interés Turístico Provincial, da a conocer este ‘oro líquido’ comenzando con un desayuno molinero con pan, aceite, bacalao y habas verdes, típico del lugar.

Tras el pregón, realizado por la delegada provincial de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, Mónica Bermúdez se entregaron los premios ‘Olivos verdiales 2011’, entre los que se encontraba el galardón ‘Málaga’ concedido a la ONCE por su labor social.

El presidente de la diputación de Málaga, Salvador Pendón, entrega el galardón al director de la ONCE en Málaga, Cristóbal Martínez
Entre otros, destacan el premio a la Cultura que se otorgó a Antonio Cortés, finalista de un programa de cante, el de Medios de Comunicación a Canal Sur y el galardón Periana a la Banda Municipal de Música de la localidad.

Tras la entrega de los premios los asistentes pudieron asistir a varias actuaciones así como a degustaciones, muestras de artesanía y pintura y otras demostraciones de la cultura popular.

Cristóbal Martínez, director de la ONCE en Málaga, probando el aceite típico de Periana junto a otros asistentes al acto

Exposición ’25 años de cupones de la ONCE’

Por otra parte, la localidad onubense de Jabugo acogió la muestra ’25 años de cupones de la ONCE’, que tuvo lugar los pasados 16 y 17 de abril. La colección recoge todos los cupones emitidos por la organización desde el pasado 3 de marzo de 1986.

El ciudadano Federico Galán, artífice de la colección posa feliz enseñando uno de los tomos junto al director de la ONCE en Huelva, Antonio Casado
La muestra es una colección privada del ciudadano de Jabugo, Federico Galán, y fue inaugurada por el alcalde de la localidad, José Luis Ramos, el concejal de Cultura, Gilberto Domínguez y el director de la ONCE en Huelva, Antonio Casado.

Casado agradeció a Federico que se haya “tomado el interés durante 25 años por la ONCE, manifestándolo a través de la magnífica colección que ha tenido la paciencia de completar”.

Imagen de una página de uno de los trece tomos en los que se recoge la colección
Federico Galán Leco, comenzó a coleccionar los cupones que él mismo compraba y que sus amigos le proporcionaban hace más de 25 años. Ahora, contiene una recopilación de más de 9.000 ejemplares, repartidos en 13 tomos. En el acto de inauguración de la exposición, Galán agradeció la colaboración de los vendedores de la ONCE que han hecho posible que la colección de los cupones esté completa.

Por su parte, el alcalde de Jabugo, José Luis Ramos, reconoció el mérito de Galán por su constancia e interés por una institución que le “ha dado todo menos el premio”.

El alcalde de Jabugo, José Luis Ramos junto a Federico Galán y Antonio Casado en la exposición
En la muestra se pudo observar el cambio de diseño que han sufrido los cupones a lo largo de los años, por ejemplo la diferencia de tamaño que ha habido con el paso del tiempo.

De las series de cupones emitidas por la ONCE desde 1986, destacan, por ejemplo, la dedicada a las Catedrales y también a los Gurumelos, hongos de gran tradición en el municipio de Jabugo.

Leer más

Cerca de 78.000 alumnos andaluces se apuntan este año al XXVII Concurso Escolar de la ONCE

El colegio ‘Isabel La Católica’ de la localidad granadina de La Zubia, el colegio ‘Ángel Cruz Rueda’ de Cabra, en Córdoba, el instituto ‘Guadalpín’ de Marbella, y el instituto ‘El Coronil’ de la localidad sevillana de El Coronil, han sido los ganadores de la fase autonómica de la XXVII edición del Concurso Escolar de la ONCE y su Fundación, que, en este año, lleva por lema ‘Un viaje para tod@s’.

Andalucía ha vuelto a liderar la participación del Concurso Escolar de la ONCE a nivel nacional con cerca de 78.000 alumnos dirigidos por 3.145 profesores de 3.419 clases de 502 centros educativos de Primaria y Secundaria. Con 430.000 alumnos implicados, esta iniciativa de la ONCE se convierte en la convocatoria de mayor participación en el ámbito educativo en toda España.

Foto de grupo del jurado de Andalucía, presidido por el nuevo presidente del Consejo Territorial, Ventura Pazos, e integrado por Juan Ortega, consejero territorial de la ONCE, José Miguel Barrón, director de Below Group, Carmen Martín, directora de El Giraldillo, Antonio Arévalo, fotógrafo y diseñador gráfico y María Fernández, técnica de Faisem.

El objetivo de esta XXVII convocatoria, que cuenta con una implicación activa y directa de la Fundación ONCE, es que los escolares participantes, de entre 8 y 16 años, en grupos de tres a cinco alumnos, vivan un reto atractivo y didáctico relacionado con el deseo universal de viajar, teniendo en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad que disfrutan de esta experiencia.

El jurado de Andalucía, presidido por el subdelegado de la ONCE en Andalucía, Ventura Pazos, ha estado integrado por Juan Ortega, consejero territorial de la ONCE, José Miguel Barrón, director de Below Group, Carmen Martín, directora de El Giraldillo, Antonio Arévalo, fotógrafo y diseñador gráfico y María Fernández, técnica de Faisem.

Imaginar y dibujar un destino o publicitar una agencia de viajes

El trabajo que han tenido que desarrollar en el XXVII Concurso Escolar ONCE está dividido en dos partes. Una de carácter didáctico-práctica que incluye una guía de apoyo al profesor y un DVD para los alumnos.

El DVD aborda distintos aspectos de la discapacidad, a través de una historia de ficción en la que sus protagonistas afrontan distintos retos relacionados con la accesibilidad y la plena inclusión social de las personas con discapacidad. Además, plantea cuatro pruebas que los alumnos podrán resolver para ampliar sus conocimientos y su sensibilidad.

La otra parte es el concurso en sí mismo, en la que se ha propuesto la realización de unos carteles dependiendo de la categoría: los alumnos de Primaria y Educación Especial tendrán que realizar un cartel de “Un viaje para tod@s”, en el que han de imaginar un lugar de destino y dibujarlo como si fuese la mejor foto de su viaje.

Los alumnos de Secundaria han tenido que realizar un cartel publicitario para una agencia de viajes que oferte su mejor producto, “Un viaje para tod@s”.

Los ganadores andaluces

En la categoría A, los alumnos de 3º y 4º de Primaria del equipo ganador de La Zubia, en Granada, ‘Las Estatuas’, han estado coordinados por la profesora Alejandra Pros. El grupo ha estado integrado por los alumnos Alejandro Caballero, Christian Ros, Elena cabello, Candela Fernández y Beatriz Bolívar.

Dibujo ganador de la Categoría A, donde aparecen las Ruinas Mayas de Méjico donde aparecen varias personas discapacitadas, entre ellas un invidente junto a su perro guía

En la categoría B, que se corresponde con 5º y 6º de Primaria, ha ganado el grupo de Cabra, Córdoba, ‘Los Galáxticos’, que ha estado coordinado por el profesor Fernando López, e integrado por los alumnos José Martín Corpas, José Antonio Valverde, Javier Gil, Julián Pérez y Samuel Morales.

Dibujo ganador de la Categoría B, donde aparece un paisaje lunar que simula un campo de fútbol y en el que aparecen varias personas invidentes y videntes vestidos como astronautas y con un balón de fútbol

En la categoría C, los alumnos ganadores de 1º y 2º de Secundaria del instituto marbellí ‘Guadalpín’, en Málaga, denominado ‘La ONCE’, ha estado coordinado por el profesor Ángel de Mingo, y lo han formado los alumnos María Troncoso, Alberto Tena y Felipe Andrés Soto.

Dibujo ganador de la Categoría C en el que se representa a una chica minusválida y a un perro guía, y donde aparecen varios dibujos de fotos en las que se ven a personas invidentes en varios lugares del mundo

En la categoría D, el grupo ganador de El Coronil, Sevilla, ‘Ivanan’, ha estado coordinado por la profesora Ana Belén García-Contreras, y formado por los alumnos Rafael Pintado Reguera, Juan Antonio Romero Vallejo y José M. García Jurado.

Dibujo ganador de la Categoría D, cuyo lema es 'Paraiso sin Barreras' y donde aparecen imágenes de personas invidentes y minusválidas en el campo y con animales

Como premio de la fase autonómica, los alumnos y profesores ganadores recibirán una cámara de fotos digital para poder inmortalizar esos momentos que ellos, con sus dibujos, han plasmado en el papel.

Leer más

La ONCE pide que se mime, se cuide y proteja al Teatro Maestranza y a la Orquesta Sinfónica

El presidente de la Diputación Provincial de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, en su condición de presidente del Teatro Maestranza, el director artístico del teatro y de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, el maestro Pedro Halffter, y la directora gerente de este buque insignia de la cultura andaluza, Remedios Navarro, compartieron el pasado 25 de abril con el delegado de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles, y el subdelegado territorial Ventura Pazos, la presentación en sociedad del cupón con el que la ONCE se ha sumado a la celebración del XX aniversario del Teatro Maestranza y su orquesta.

La directora gerente del Teatro Maestranza, Remedios Navarro durante su intervención en el acto
Cinco millones de cupones del sorteo del pasado 27 de abril, en la víspera de los dos conciertos programados para conmemorar esta efemérides, y que al maestro Halffter, que hizo un hueco en los ensayos para asistir al acto, le pareció un auténtico premio. “El cupón ya nos ha tocado por el solo hecho de aparecer ahí”, dijo sonriente.

Tanto Navarro como Villalobos coincidieron en agradecer el compromiso con la cultura que la ONCE muestra a través de la emisión de este cupón. El presidente de la Diputación Provincial de Sevilla sostuvo además que la Organización es un “referente social en Andalucía y España por la labor que ejerce con las personas invidentes y otros colectivos”.

El presidente de la Diputación Provincial de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, durante su intervención en el acto
Cárceles dijo que la ONCE se suma “encantada” a este cumpleaños porque la trayectoria de estas dos décadas consolidan al Teatro Maestranza y a la Orquesta Sinfónica como “dos señas de identidad principales de la cultura de Andalucía, que la prestigian dentro y fuera de la Comunidad Autónoma, y que debemos mimar, cuidar y proteger”. A su juicio, el éxito del coliseo sevillano y su orquesta, es un triunfo de la sociedad sevillana, “un éxito compartido que ha generado una corriente de implicación entre el público y su orquesta que toca los sentimientos y afecta a los sentidos”, afirmó.

El delegado de la ONCE puso como ejemplo de accesibilidad universal al Teatro Maestranza y animó a los poderes públicos y a la iniciativa privada a asumir un compromiso mayor para garantizar el acceso a la cultura sin trabas ni barreras a todas las personas sin distinción.

El director artístico del teatro y de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, el maestro Pedro Halffter, durante su intervención en el acto de presentación del cupón

Cupón con motivo del Año Jubilar de Canjáyar

Por otra parte, la ONCE dedicó el cupón del pasado 13 de abril a Canjáyar con motivo del Año Jubilar de la localidad almeriense. A la presentación del cupón asistió al presidente de la Diputación en Almería, Juan Carlos Usero, el alcalde de Canjáyar, Francisco Alonso, el director de la ONCE en Almería, Manuel Alborch junto a una representación de la Comisión del IV Centenario de la Aparición de la Santa Cruz del Voto, encabezada por su comisario Emilio Esteban.

El director de la ONCE en Almería, Manuel Alborch, junto a los asistentes a la presentación del cupón de Canjáyar que posan con la copia de la plancha que dio origen al cupón
Esteban tuvo palabras de elogio a la ONCE “por el logro de este cupón en el que se consigna una efemérides importante, el 19 de abril de 1611”, mientras que Usero aseguró que la labor que realiza la Organización es “crucial para un colectivo que tiene que luchar día a día para superar todo tipo de barreras”.

Por su parte, el director de la ONCE en Almería, Manuel Alborch, afirmó que la ONCE comparte la iniciativa de administraciones como la Diputación y el Ayuntamiento de Canjáyar “por la igualdad de oportunidades y la integración de personas con más dificultades en la sociedad”.

El Bicentenario de El Bosque

También en Cádiz, se ha dedicado un cupón a la localidad de El Bosque con motivo de su Bicentenario. La presentación del cupón tuvo lugar el pasado 26 de abril, y contó con la asistencia de la alcaldesa de El Bosque, Ana Maria Chacón, quien agradeció al director de la ONCE en Jerez, Ramón Zambruno, la iniciativa de haber llevado la imagen de la localidad gaditana al cupón por la proyección social que conlleva. Chacón tuvo también palabras de reconocimiento a la labor que desarrolla la Organización en el ámbito de la integración de las personas con discapacidad.

La alcaldesa de El Bosque, Ana María Chacón, y el director de la ONCE en Jerez, Ramón Zambruno con la copia de la plancha que ha dado origen al cupón
Leer más

El deporte en los jóvenes, una apuesta segura para su calidad de vida y su futuro

La ONCE en Málaga realizó unas jornadas lúdico deportivas dirigidas a los más pequeños los pasados 9 y 10 de abril. En ellas participaron un total de 22 niños de 6 a 13 años, que disfrutaron de un día en Tívoli-world y un taller de fútbol sala, y cuyo objetivo era acercar a los menores al mundo del deporte y del ejercicio físico.

Durante la visita al parque Tívoli, el sábado, los chavales gozaron de las diferentes atracciones que allí se encuentran como cars, coches de choque, barcas, norias, entre otras. Además, asistieron a los diferentes espectáculos que ofrece el recinto.

Varios de los chavales asistentes a las jornadas en una de las atracciones acuáticas de Tívoli-world
Tras la visita, los menores se alojaron en un albergue donde continuaron con las actividades y los juegos. Allí se entretuvieron con pasatiempos como carreras de sacos, tira-soga, mate adaptado y juegos con paracaídas. Como actividad novedosa se realizó un concurso sobre la ONCE en el que los menores debían responder a preguntas sobre los diferentes servicios que presta la entidad y daban su visión de la Organización. Para finalizar el día, vieron una película audio-descrita.

En la jornada del domingo se realizó un taller de iniciación al fútbol sala. La actividad consistió en mostrar a los participantes el control, pase y tiro a portería y estuvo dirigida por el entrenador de los equipos de Málaga de B1 y B2. Se desarrolló en el mismo terreno de juego donde juega el equipo de Fútbol sala de Málaga de ciegos totales para que los participantes conocieran las características del terreno de juego. Esta jornada finalizó con el sorteo entre los asistentes de balones adaptados.

Asistentes al taller de fútbol en el campo de juego, mientras un coordinador les explica cómo deben colocarse

Talleres en el colegio Altaduna de Roquetas de Mar

Por otra parte, Roquetas de Mar acogió e pasado 8 de abril una jornada de divulgación en el colegio Altaduna organizadas por los profesionales del equipo educativo de la ONCE en Almería. En los talleres participaron un de total 60 alumnas, de 1º y 2º de E.S.O. del centro, quienes pudieron experimentar las sensaciones de las personas invidentes.

Alumnas del colegio Altaduna de Roquetas de Mar, Almería, usando una máquina Perkins
Las alumnas comprobaron las dificultades que se les presentan a las personas ciegas y experimentaron en primera persona cómo es la orientación y movilidad en un entorno sin visión. Para ponerse en la piel de las personas ciegas se les facilitaron unos antifaces que simulaban la ceguera total, y por parejas, las chicas intercambiaban los roles de invidentes y guías.

También se realizó un taller de adiestramiento al tacto donde las participantes debían identificar una serie de objetos a través del tacto y realizar tareas de escritura y plástica. En este caso, observaron la dificultad que entraña para un ciego el reconocimiento de objetos y de la necesidad por tanto de recurrir a programas de adiestramiento sensorial.

Las alumnas del colegio Altaduna realizando una actividad con el alfabeto Braille
El tercer taller era una pequeña exposición de material didáctico adaptado para ciegos en el que se les entregó a las alumnas un alfabeto Braille e indicaciones sobre el sistema de lecto escritura. Además, pudieron practicar la escritura en máquinas Perkins y regletas braille.

Al margen de esta actividad también se realizaron unas jornadas deportivas en el centro deportivo ‘Juan González Fernández’ de “El Parador”, con la colaboración del ayuntamiento de Roquetas de Mar, en las que participaron diez niños afiliados de entre 5 y 14 años.

Varios pequeños, con sus monitores, disfrutando de una actividad en la piscina
Durante la jornada, que tuvo lugar el 9 de abril, los participantes realizaron dos actividades. Tras dividirse en dos grupos, según las edades, los más pequeños pudieron disfrutar de un rato de libertad en la piscina donde realizaron actividades de natación con varios monitores. Mientras, los mayores jugaron un partido de goalball en el pabellón cubierto con la colaboración de profesionales del equipo educativo de la ONCE de Almería. Posteriormente, se cambiaron los roles y la jornada finalizó con los mayores realizando natación y los más pequeños jugando a goalball.

Curso para profesores sobre ceguera y discapacidad visual

La ONCE en Almería también celebró su ‘XXIV curso de perfeccionamiento sobre ceguera y discapacidad visual: la escuela del alumno ciego’ entre la segunda y tercera semana de marzo. Este ya tradicional curso para maestros que tratan a escolares con deficiencias visuales, contó en su vigésimo cuarta edición con 23 profesores de distintos puntos de la provincia que mantuvieron un alto nivel de participación durante todas las jornadas.

Profesores asistentes al curso con un atifaz en los ojos simulando la ceguera total, y palpando varios objetos
El curso, impartido por profesionales que forman parte del equipo de apoyo educativo de Almería, ha sido organizado por los Centros de Profesorado de El Ejido y Almería y por la ONCE.

El objetivo principal era orientar a los profesores para que éstos faciliten la plena normalización del alumno y su identificación con el entorno social en el que vive. Y, de paso, se perseguía alcanzar la máxima cualificación posible de los profesionales que trabajan con el alumno ciego, para mejorar la relación entre ellos.

Durante el desarrollo de las jornadas, los profesores pudieron conocer de cerca la realidad en la que se encuentran los alumnos ciegos en las diferentes conferencias que se dieron, así como la forma correcta de adaptar el puesto de estudio. Además, los profesores que asistieron al curso trabajaron con el sistema braille, trataron las técnicas más adecuadas para desenvolverse con un alumno ciego en clase y recibieron orientación profesional y de inserción laboral para los alumnos con deficiencia visual.

Leer más

Miguel Ríos grabará Santa Lucía con la coral Infantil Allegro

Miguel Ríos posa feliz junto a un cartel en el que aparece la imagen del cupón y el eslógan 'Andalucía, ilusiones compartidas'

Miguel Ríos se va. O dice que se va. Lleva un año de gira de despedida después de casi medio siglo tocándonos el corazón y las vísceras a los que fuimos jóvenes antes y los que somos jóvenes ahora. Y en medio de ese prolongado adiós a los escenarios, que no al compromiso, Miguel, el viejo rockero, se ha encontrado con el cupón de la ONCE en su camino.

A los ciegos ya los tenía conquistados, sobre todo desde que el argentino Roque Narvaja le escribiera ese Santa Lucía con el que tantos besos se han dado y tantas bengalas se han encendido en los ruedos y en los campos de fútbol en los ochenta, luego en los noventa, y ahora en el milenio. Pero lo del cupón… Lo del cupón le ha superado. No tuvo ningún rubor en reconocerlo el día que se presentó la imagen del sorteo del 3 de mayo en el Carmen de las Tomasas con una de las vistas más hermosas que el mundo puede ofrecer, frente por frente a la Alhambra y con Granada a los pies.

La expectación mediática que despertó la visita de Miguel Ríos a ese balcón de los sentidos quedó colmada en el momento en que el afiliado Paco Acosta, interpretó los acordes de la canción Santa Lucía cuyo texto leyó en braille la niña Rachel Farahat, ciega total, en un gesto de gratitud, homenaje y complicidad también, por qué negarlo, a Miguel Ríos. Ahí Miguel aguantó como pudo, primero por la sorpresa, pero sobre todo por la carga de humanidad que revelaba esa lectura tantas veces cantada por él. “Dame una cita, vamos al parque, entra en mi vida, sin anunciarte. Abre las puertas, cierra los ojos. Vamos a vernos, poquito a poco. Dame tus manos, siente las mías, como dos ciegos Santa Lucía”.

En torno al cantante se concentraron un buen puñado de políticos, de amigos, de gente que le quiere de verdad, como el director de Informativos de Radio Granada, Agustín Martínez, otro icono, aunque éste en el ámbito de la comunicación, que es lo suyo, la coartada perfecta para llevar adelante esta iniciativa tan personal y tan masiva a la vez de llevar este ‘Hasta siempre Miguel’, que suena a despedida, a los cinco millones de cupones que la ONCE saca a la venta en toda España a través de su red de ventas, 21.000 escaparates que durante una semana enseñaron a Miguel y la Alhambra en plan rocanrol bumerang diciendo aquello de Bye, Bye, Ríos.

A la presentación asistieron el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, la gerente del consorcio Milenio Reino de Granada, Francisca Pleguezuelos, el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada, Pedro Benzal, entre otras autoridades, junto al director de la ONCE en Granada, Alberto Morillas y representantes también del ayuntamiento de Granada.

Serán “cinco millones de aplausos en forma de cupón, de reconocimiento, de admiración y de gratitud por habernos querido tanto”, dijo el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles.

Cárceles dijo que este medio siglo de trayectoria musical de Miguel Ríos marca un hito en la historia de la música en España por su originalidad, su profundo humanismo, la carga emocional de su voz, el amor a Granada y su inquietud artística siempre crítica y nunca conformista. “Le debemos mucho a Miguel Ríos –dijo- porque nos ha hecho sentir más libres y más iguales”. Cárceles puso al rockero como ejemplo de la accesibilidad universal que reivindica siempre la ONCE. “Sus canciones son un cauce de expresión y sentimientos que no ha conocido barreras, y han sido un motor de estímulo y vitalidad que nos ha hecho sentir a todos, sin distinción, que suframos y disfrutemos como los demás, sin diferencias”.

Patricio Cárceles le lanzó el guante y el rockero lo cogió de inmediato. Miguel Ríos aceptó “encantado” la propuesta de grabar la canción de Santa Lucía con los niños ciegos que integran la coral Allegro de la ONCE en Valencia, en este año 2011 tan emblemático para una Organización con nombre de número once.

Francisca Pleguezuelos aseguró que Miguel se encuentra inmerso en un “viaje de despedida en el que todos nos sentimos cómplices”. Pero ese día, también ese día, la estrella era Miguel Ríos. “Es un subidón esto de verte retratado en un cupón, ver tu careto en este objeto de ilusión y esperanza que no me esperaba”, comenzó diciendo con su desparpajo habitual, tranquilo de saber que se sentía entre los suyos.

“Me habéis hecho feliz”, afirmó emocionado. El rockero tuvo palabras de cariño a la ONCE por haber contribuido, dijo, “a elevar la dignidad del sector de la discapacidad a grados impresionantes, que ya no sólo son una rémora para la sociedad, sino que aporta y contribuyen en muchos casos más que el resto de colectivos”. A su juicio, hay muchas discapacidades que los seres humanos pueden vencer. Ríos, que se declaró en deuda con la ONCE, deseó que el cupón toque de forma muy repartida “y sobre todo a los que más lo necesitan”. Después se dejó querer, como ha hecho durante estos últimos cincuenta años, antes de regresar a Madrid.

El 17 de septiembre concluye su gira de despedida en Sevilla antes de decir adiós a América, pero antes deberá volver a Granada, para cantar y grabar ese Santa Lucía que tanta ilusión le hace con los niños de la ONCE. Y después, cuando termine la gira de verdad, aún volverá de nuevo a Granada para el broche definitivo a su carrera. Volverá siempre a su hogar porque sabe que entre su gente, encontrará siempre la felicidad.

Luis Gresa

GALERÍA DE IMÁGENES

En la imagen se aprecia la multitud de medios que asistieron a la presentación del cupón
El director de Informativos de Radio Granada, Agustín Martínez, encargado de dirigir el acto
La niña Rachel Farahat, durante la lectura de la letra de 'Santa Lucía', acompañada por el guitarrista y afiliado, Paco Acosta

Miguel Ríos, sonriente, observa a Rachel y Paco
El delegado de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles, durante su intervención. En segundo plano, Miguel Ríos y el director de la ONCE en Granada, Alberto Morillas
El cantante, junto a Cárceles y Morillas, posa con una copia del cartel dedicado a Miguel Ríos y un cupón en la mano
Miguel Ríos durante su emotiva intervención en el acto. Tras él, el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, la gerente del consorcio Milenio Reino de Granada, Francisca Pleguezuelos, el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada, Pedro Benzal, Patricio Cárceles, Alberto Morillas y Agustín Martínez
El rockero Miguel Ríos hablando con la mano en el corazón
Francisca Pleguezuelos, Antonio Cruz, Patricio Cárceles, Miguel Ríos y Alberto Morillas posan juntos con el cartel dedicado al rockero
Antonio Cruz, Patricio Cárceles, Miguel Ríos, Alberto Morillas y Pedro Benzal posan junto a Rachel Farahat
El rockero, muy cercano a la Organización, posa leyendo el documento en braille que contiene la letra de Santa Lucía

Leer más