Miguel Ríos grabará Santa Lucía con la coral Infantil Allegro

Miguel Ríos posa feliz junto a un cartel en el que aparece la imagen del cupón y el eslógan 'Andalucía, ilusiones compartidas'

Miguel Ríos se va. O dice que se va. Lleva un año de gira de despedida después de casi medio siglo tocándonos el corazón y las vísceras a los que fuimos jóvenes antes y los que somos jóvenes ahora. Y en medio de ese prolongado adiós a los escenarios, que no al compromiso, Miguel, el viejo rockero, se ha encontrado con el cupón de la ONCE en su camino.

A los ciegos ya los tenía conquistados, sobre todo desde que el argentino Roque Narvaja le escribiera ese Santa Lucía con el que tantos besos se han dado y tantas bengalas se han encendido en los ruedos y en los campos de fútbol en los ochenta, luego en los noventa, y ahora en el milenio. Pero lo del cupón… Lo del cupón le ha superado. No tuvo ningún rubor en reconocerlo el día que se presentó la imagen del sorteo del 3 de mayo en el Carmen de las Tomasas con una de las vistas más hermosas que el mundo puede ofrecer, frente por frente a la Alhambra y con Granada a los pies.

La expectación mediática que despertó la visita de Miguel Ríos a ese balcón de los sentidos quedó colmada en el momento en que el afiliado Paco Acosta, interpretó los acordes de la canción Santa Lucía cuyo texto leyó en braille la niña Rachel Farahat, ciega total, en un gesto de gratitud, homenaje y complicidad también, por qué negarlo, a Miguel Ríos. Ahí Miguel aguantó como pudo, primero por la sorpresa, pero sobre todo por la carga de humanidad que revelaba esa lectura tantas veces cantada por él. “Dame una cita, vamos al parque, entra en mi vida, sin anunciarte. Abre las puertas, cierra los ojos. Vamos a vernos, poquito a poco. Dame tus manos, siente las mías, como dos ciegos Santa Lucía”.

En torno al cantante se concentraron un buen puñado de políticos, de amigos, de gente que le quiere de verdad, como el director de Informativos de Radio Granada, Agustín Martínez, otro icono, aunque éste en el ámbito de la comunicación, que es lo suyo, la coartada perfecta para llevar adelante esta iniciativa tan personal y tan masiva a la vez de llevar este ‘Hasta siempre Miguel’, que suena a despedida, a los cinco millones de cupones que la ONCE saca a la venta en toda España a través de su red de ventas, 21.000 escaparates que durante una semana enseñaron a Miguel y la Alhambra en plan rocanrol bumerang diciendo aquello de Bye, Bye, Ríos.

A la presentación asistieron el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, la gerente del consorcio Milenio Reino de Granada, Francisca Pleguezuelos, el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada, Pedro Benzal, entre otras autoridades, junto al director de la ONCE en Granada, Alberto Morillas y representantes también del ayuntamiento de Granada.

Serán “cinco millones de aplausos en forma de cupón, de reconocimiento, de admiración y de gratitud por habernos querido tanto”, dijo el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles.

Cárceles dijo que este medio siglo de trayectoria musical de Miguel Ríos marca un hito en la historia de la música en España por su originalidad, su profundo humanismo, la carga emocional de su voz, el amor a Granada y su inquietud artística siempre crítica y nunca conformista. “Le debemos mucho a Miguel Ríos –dijo- porque nos ha hecho sentir más libres y más iguales”. Cárceles puso al rockero como ejemplo de la accesibilidad universal que reivindica siempre la ONCE. “Sus canciones son un cauce de expresión y sentimientos que no ha conocido barreras, y han sido un motor de estímulo y vitalidad que nos ha hecho sentir a todos, sin distinción, que suframos y disfrutemos como los demás, sin diferencias”.

Patricio Cárceles le lanzó el guante y el rockero lo cogió de inmediato. Miguel Ríos aceptó “encantado” la propuesta de grabar la canción de Santa Lucía con los niños ciegos que integran la coral Allegro de la ONCE en Valencia, en este año 2011 tan emblemático para una Organización con nombre de número once.

Francisca Pleguezuelos aseguró que Miguel se encuentra inmerso en un “viaje de despedida en el que todos nos sentimos cómplices”. Pero ese día, también ese día, la estrella era Miguel Ríos. “Es un subidón esto de verte retratado en un cupón, ver tu careto en este objeto de ilusión y esperanza que no me esperaba”, comenzó diciendo con su desparpajo habitual, tranquilo de saber que se sentía entre los suyos.

“Me habéis hecho feliz”, afirmó emocionado. El rockero tuvo palabras de cariño a la ONCE por haber contribuido, dijo, “a elevar la dignidad del sector de la discapacidad a grados impresionantes, que ya no sólo son una rémora para la sociedad, sino que aporta y contribuyen en muchos casos más que el resto de colectivos”. A su juicio, hay muchas discapacidades que los seres humanos pueden vencer. Ríos, que se declaró en deuda con la ONCE, deseó que el cupón toque de forma muy repartida “y sobre todo a los que más lo necesitan”. Después se dejó querer, como ha hecho durante estos últimos cincuenta años, antes de regresar a Madrid.

El 17 de septiembre concluye su gira de despedida en Sevilla antes de decir adiós a América, pero antes deberá volver a Granada, para cantar y grabar ese Santa Lucía que tanta ilusión le hace con los niños de la ONCE. Y después, cuando termine la gira de verdad, aún volverá de nuevo a Granada para el broche definitivo a su carrera. Volverá siempre a su hogar porque sabe que entre su gente, encontrará siempre la felicidad.

Luis Gresa

GALERÍA DE IMÁGENES

En la imagen se aprecia la multitud de medios que asistieron a la presentación del cupón
El director de Informativos de Radio Granada, Agustín Martínez, encargado de dirigir el acto
La niña Rachel Farahat, durante la lectura de la letra de 'Santa Lucía', acompañada por el guitarrista y afiliado, Paco Acosta

Miguel Ríos, sonriente, observa a Rachel y Paco
El delegado de la ONCE en Andalucía, Patricio Cárceles, durante su intervención. En segundo plano, Miguel Ríos y el director de la ONCE en Granada, Alberto Morillas
El cantante, junto a Cárceles y Morillas, posa con una copia del cartel dedicado a Miguel Ríos y un cupón en la mano
Miguel Ríos durante su emotiva intervención en el acto. Tras él, el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, la gerente del consorcio Milenio Reino de Granada, Francisca Pleguezuelos, el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada, Pedro Benzal, Patricio Cárceles, Alberto Morillas y Agustín Martínez
El rockero Miguel Ríos hablando con la mano en el corazón
Francisca Pleguezuelos, Antonio Cruz, Patricio Cárceles, Miguel Ríos y Alberto Morillas posan juntos con el cartel dedicado al rockero
Antonio Cruz, Patricio Cárceles, Miguel Ríos, Alberto Morillas y Pedro Benzal posan junto a Rachel Farahat
El rockero, muy cercano a la Organización, posa leyendo el documento en braille que contiene la letra de Santa Lucía