Masiva participación de los andaluces en las novenas elecciones de la ONCE

Patricio Cárceles, número dos de la candidatura de UP, junto a Andrés Ramos, en el momento de la votación
El índice de participación en Andalucía ha sido del 73,05 por ciento, tres puntos por encima del nivel alcanzado en los anteriores comicios que supone que casi un millar más de electores ejerció su derecho al voto. En esta novena convocatoria estaban llamados a las urnas 13.992 afiliados andaluces mayores de edad. La jornada electoral se ha desarrollado sin incidentes en las 56 mesas de esta circunscripción. A nivel estatal Unidad Progresista, ha obtenido la victoria con 41.001 votos, lo que supone un 93,79 %. El nivel de participación global en estos comicios ha sido de 67,43 por ciento, también superior a la convocatoria anterior.

El secretario general de UP, Andrés Ramos,tras ejercer su derecho al voto junto a Amparo Cruz, secretaria general en Sevilla, y Patricio Cárceles y Mónica Madrid La ONCE culmina así su IX convocatoria de elecciones a Consejo General, máximo órgano de gobierno de la Organización, y a los 17 Consejos Territoriales (uno por Comunidad Autónoma). La democracia llegó a la Organización en enero de 1982, cuando los afiliados eligieron por primera vez a sus representantes. Desde entonces, cada cuatro años, se celebran elecciones para que las personas ciegas ejerzan su derecho de participación en el gobierno y la gestión de la ONCE recogido en sus Estatutos (aprobados por la Administración y publicados en el BOE).

El cabeza de lista de AS, Manuel Domínguez, en una mesa electoral de la Delegación Territorial Estos IX comicios consolidan el principio de democracia paritaria en las listas –puesto en marcha hace cuatro años-, de manera que ni hombres ni mujeres pueden ostentar una representación superior al 60%, ni inferior al 40%. Como resultado de esta política, el anterior Consejo General de la ONCE contó con mayoría femenina, una apuesta por la igualdad en los órganos de representación y gobierno. Toda la información referida al proceso electoral y el procedimiento y ejercicio del voto fue totalmente accesible a personas con discapacidad visual, para garantizar así la confidencialidad del voto y la participación en el proceso.

Normalidad democrática Después de una campaña electoral muy participativa en los principales centros de la ONCE de Andalucía, la jornada de votaciones transcurrió también sin apenas incidencias ni anécdotas, dado el buen clima que se vivió durante todo el día de las elecciones. El patio central de la Delegación Territorial acogió el recuento de votos donde por la mañana había votado el vicepresidente segundo del Consejo General, Andrés Ramos.

Imagen del inicio del recuento de votos en una de las mesas electorales ubicadas en la Delegación Territorial Todos los asistentes siguieron atentos a las pantallas con los datos que arrojaba Madrid hasta que, bien entrada la noche, el triunfo de UP descorchó una alegría generalizada que, por momentos, apagó los síntomas de cansacio acumulados por los equipos de campaña.

Dos miembros de la Junta Electoral conversan junto a una de las mesas electorales En Córdoba, un afiliado recién transplantado de riñón, Manuel Rabadán, demostró su compromiso democrático con la ONCE al querer votar incluso aún estando en el área de aislados debido a su operación.

Otro momento del recuento de votos En Antequera (Málaga), otro afiliado, Antonio Bermúdez, acudió a la Agencia de la ONCE a votar desde el Centro de Salud y, confundido, entregó el sobre con el informe médico, las recetas y la tarjeta sanitaria en lugar del voto en braille, una situación que no se detectó hasta el momento del escrutinio y que acabó, lógicamente, valorandose como un voto nulo. En Málaga por cierto, en la Agencia de Torremolinos, votó hasta una afiliada que está a punto de cumplir 102 años, Manuela Cañadas, con una mente lúcida y un espíritu vitalista envidiable.

Pantalla ubicada en el patio de la DT desde donde se siguió el escrutinio de los datos