Juan Antonio Jiménez: "La Semana Santa de Málaga es más tradición que pasión"

Juan Antonio Jiménez, posa con el uniforme de gala de la Banda de Cornetas y Tambores del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga

Juan Antonio Jiménez García (Málaga, 1964) original del barrio cofrade de Capuchinos de Málaga, toca el tambor desde los 7 años. De familia humilde, está casado pero no tiene hijos aunque se declara fanático de los niños. Malagueño de pura cepa, su vida oscila entre su ferviente amor por la Semana Santa y su gran afición por el Athletic de Bilbao.

Toca usted el tambor en la Banda de Cornetas y Tambores del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga. ¿Qué tiene su banda que no tengan las demás?

La banda es sólo de tambores y cornetas, es como la Centuria Romana de Sevilla. Ahora mismo las bandas tienen trompetas y otros instrumentos, pero nosotros sólo tenemos tambores y cornetas.

¿Hasta qué punto le marcó el ‘Tamborilero’ de Raphael?

Bastante, porque yo lo imito. A mi madre le gusta mucho ese hombre y en Navidad en casa hago imitaciones.

Alguna vez le habrá pedido a los Reyes Magos que le regalaran un tambor, imagino.

Si, aunque me regalaron una batería. Mi ilusión era que me regalaran una pelota para jugar al fútbol.

Y la infancia ¿le marcó en algún sentido?

En la escuela los maestros nos pegaban bastante, pero a parte de eso nada más.

¿Era Música su asignatura favorita en la escuela?

No porque en mis tiempos no había música. Tengo un hermano cuatro años mayor que yo y fue él quien me inculcó que tocara el tambor. Con 7 años mi hermano me metió en la banda de la OJE y a partir de ahí pues hasta ahora.

En Málaga la tradición cofrade está muy arraigada, para usted la Semana Santa ¿es una tradición o una pasión?

Esto es tradición, muy poca gente en Málaga tiene pasión. La Semana Santa de Málaga es más tradición que pasión. El público en general no tiene mucha devoción, sólo para el Cautivo que arrastra muchas pasiones. Pero los demás, son cofrades de Cuaresma, como yo digo, sólo van a ver su cristo y su virgen en Cuaresma. Los demás días del año ni aparecen.

Si fuera estrictamente necesario ¿acudiría a apagar un fuego?

Sí claro. Si fuera necesario acudiría a apagar un fuego. Nosotros cuando estamos vestidos de bomberos, somos bomberos. Sólo el director de la banda es bombero, los demás tenemos nuestra profesión. En los años 30 hubo un fuego y la banda fue a apagarlo, aunque sólo habían 4 bomberos, fue la banda entera.

¿Por qué causa estaría dispuesto a posar desnudo o semidesnudo para una calendario como el de los bomberos?

Para una ONG, para un asilo o una causa benéfica. Llevamos ya 3 años tocando para recaudar fondos.

“Cuando toco una marcha me aíslo de todo”

Su tío es conocido como ‘Juan el del Bombo’, versión malagueña de ‘Manolo el del Bombo’, porque va a los partidos del Málaga con su bombo y lo toca por todo el estadio, ¿le viene de ahí su afición a tocar el tambor?

No, me viene de mi hermano. Mi tío entró ahí después de que yo empezara a tocar en banda.

¿Por qué una banda de Cornetas y Tambores y no de percusionista en una banda de rock o jazz?

La Semana Santa me gusta mucho, me gusta salir, vestirme de cualquier banda, aunque este es ya el último año que salgo.

¿Ha formado parte de otras bandas?

Sí, como ya le he dicho, empecé en la OJE y después estuve en la banda de Cruz Roja, en la banda Cornetas y Tambores de las Cofradías Fusionadas, en la de Nuestra Señora de la Piedad, en la de la Esperanza y ahora en la de los Bomberos.

¿Con qué experiencia se queda de esos momentos?

Con la Cruz Roja, porque teníamos más compañerismo que otras bandas. Íbamos a los toros, al fútbol, y siempre estábamos los mismos y teníamos una relación muy buena. Había un vínculo especial.

¿Tiene algún referente musical cofrade?

Sí, el Sargento Villegas, que tocaba el tambor en la Cruz Roja y es uno de los mejores ‘rufadores’.

¿Cuál considera el momento cumbre del recorrido de su banda?

El recorrido oficial en la Alameda y la calle Larios, y después los encierros que se hacen con bastante pomposidad. Sobretodo en la Misericordia donde tocamos una marcha que se llama ‘Retreta’, la última parte de la marcha es un vals y los cortadores hacen que los tronos bailes con esa música.

¿Se aisla del mundo cuando está tocando una marcha o siente el bullicio de la gente que le rodea?

Me aislo de todo por concentración. Me saludan las personas y no se dónde están (risas).

Tras pasar tantas horas acompañando al paso, ¿necesita su momento de paz y serenidad? ¿Cómo lo consigue?

Sí, cuando llevamos 8 o 10 horas tocando la paz nos llega cuando se va a encerrar.

¿Le gustaría tocar en la Semana Santa de otra ciudad que no fuera Málaga?

Ya hemos tocado en Granada, en Campillo, en Córdoba. Y el 19 de agosto vamos a Madrid, al evento con el Papa.

“Que me toque un cupón”

¿Las sensaciones son las mismas?

Claro, tú tienes que agradar al público. Aunque hay más bullicio en unos lugares que otros.

¿Percibe la rivalidad entre la Semana Santa de Málaga y la de Sevilla? ¿O es un tópico?

Aquí bastante, cuando estuvimos en Sevilla en la Basílica de La Macarena, invitados por la Centuria, estuvimos hablando con algunos cofrades y es normal que a ellos guste más su Semana Santa. A cada persona le gusta lo suyo.

¿Detrás de qué trono le gustaría desfilar?

Del Cautivo, aunque ya he tocado antes. Es el señor de Málaga, es una cofradía en la que detrás del trono van más de 80.000 personas, se puede decir que es la culminación de la Semana Santa.

¿Algún momento especial que le haya marcado en su carrera musical?

Cuando nos han dado la medalla de Andalucía de la provincia de Málaga a la banda. Para nosotros es un orgullo que nos digan que llevamos 100 años tocando, y que reconozcan que el esfuerzo de todo el año es recompensado.

Es un fanático del Athletic de Bilbao. ¿por qué ese equipo y no el de su tierra?

Pues mira, he estado solamente una vez en Bilbao, pero el portero que tenía el Athletic, Iriba, me marcó bastante y a partir de ahí me hice del Athletic. Mi mujer es de San Sebastián y tenemos un poco de pique entre los dos equipos. (risas)

Le consideran una persona sencilla y cercana, ¿es esa la clave para ser un buen vendedor?

Sí, aquí las personas cuando nosotros descansamos la gente nos hecha de menos, se tiene cercanía a todo el público en sí. En mi zona hay muchos vendedores y que venga la gente siempre en busca tuya es un orgullo.

En su tiempo libre, ¿se dedica a pasear por la playa o tiene otras aficiones?

Yo la playa no la piso porque no me gusta, hay mucho bullicio, la arena no me gusta… Me gusta más ir al cine, sólo voy a la playa cuando voy a comer al chiringuito (risas). Prefiero el campo antes que ir a la playa.

Ha pasado varios años trabajando como peón de albañil, ¿cree que el boom de la construcción ha sido el causante de la actual crisis económica?

Claro, se hacían muchas casas y había mucho trabajo. Ahora resulta que no hay trabajo y hay muy poca construcción.

¿Cuál es su meta o su sueño?

Mi meta y mi sueño es disfrutar de mi familia y que no tenga ningún problema con mi mujer ni mi trabajo, bueno y que me toque un cupón… (risas).

Juan Antonio Jiménez posando

Mª Ángeles Cuenca