Flamenco Patrimonio de la Humanidad. Un compromiso compartido con todos

Lo hemos conseguido. La Unesco ha incluido al Flamenco en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. El sentimiento jondo que le viene a cualquier aficionado de cualquier parte del mundo cuando un cantaor entona una soleá ya tiene el respaldo de la mayor institución cultural que vela por el mantenimiento de la cultura y los valores tradicionales. Y el Flamenco, tiene mucho de ésto.

El Flamenco es el Guadalquivir de la cultura andaluza, que nos identifica dentro y fuera de nuestras fronteras. Está presente en nuestras fiestas públicas y privadas. Es herencia de nuestros mayores a través de las más antiguas herramienta de transmisión de la cultura: la oralidad. Es industria cultural, motor económico, objeto de estudio y reclamo turístico. Es presente, pasado y futuro, tradición y vanguardia y una de las manifestaciones culturales más ricas y complejas del mundo. Por todo ello, la Unesco le ha otorgado su máximo reconocimiento para de la cultura inmaterial.

Un reconocimiento que ya le había concedido nuestra comunidad autónoma al incluirlo en el nuevo Estatuto de Autonomía y con el que las instituciones públicas nos comprometimos a proteger, estudiar y difundir el arte jondo. Ahora renovamos y reforzamos este compromiso, pues aunque ya hemos avanzado bastante, aún queda mucho camino por recorrer.

Una senda que tiene como primer pilar la educación: los niños y niñas andaluces deben ser conscientes del arte que les rodea y comprender que la identidad de ser andaluz pasa por conocer su manifestación cultural más genuina. El flamenco debe llegar a las aulas formando parte del currículo escolar andaluz como materia trasversal. Pero además, como fuente de estudio multidisciplinar desde finales del XIX, debe profesionalizarse un acercamiento teórico desde la Universidad. Y para ello, continuaremos el proyecto iniciado con la Secretaría General de Universidades, ampliando la oferta de estudios de postgrado y doctorado en las universidades andaluzas y enriqueciendo más si cabe el ingente legado de lo jondo. Y también compartiremos nuestro pasado almacenado en el Palacio Pemartín de Jerez de la Frontera con la red de centros Cervantes repartida por todo el mundo.

El nuevo compromiso que hemos adquirido con la Unesco velará por el mantenimiento de nuestra tradición jonda a la par que la promocionará dentro y fuera de Andalucía. Por nuestra parte, además, seguiremos velando por la profesionalización del sector, por el refuerzo de la actividad del tejido asociativo y por el mantenimiento de festivales y reuniones de cante jondo en los centros neurálgicos y en los nuevos espacios del Flamenco.

Mª Ángeles Carrasco Hidalgo
Directora Agencia Andaluza del Flamenco