Juan Miguel Ramos, El Plazoleta, y Sergio Gómez, el Coloraito, nuevos valores del flamenco 2010

El Plazoleta recibe el premio de manos del director general en el escenario
Noche de duende en Granada. Y van tres desde que la ONCE decidiera en 2006 apoyarse también en el flamenco para gritar por la integración social de las personas ciegas, de las personas con discapacidad en la sociedad. Una reivindicación en forma de quejío que suena a desgarro, a fuerza de talento, cuando toca el Plazoleta o canta el Coloraito.

Lo que comenzó siendo el sueño de unos pocos alumbra ahora un foco de luz sobre un proyecto que se consolida a fuerza de mucho tesón y mucho empeño por convertir a Granada en el referente del flamenco para la discapacidad. Fue en 2006 cuando arrancó el primer festival y son ya tres ediciones las que ha cumplido con la sensación compartida del trabajo bien hecho, con el aplauso del público ganado a pulso en cada compás, también con sus silencios en los momentos de mayor recogimiento, y, lo que más gusta, con el reconocimiento de la crítica.

Sirva como ejemplo la opinión firmada por José Manuel Rojas en el diario Ideal bajo el título ‘Flamenco de todos y para todos’. “Más allá de la gran repercusión del galardón que el flamenco rcibió el pasado martes (en alusión a la declaración del flamenco como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco), el festival de la ONCE dejó claro que ni el arte pone barreras ni las barreras pueden con el arte –decía-. Y es que escuchar tocar al guitarrista invidente Juan Plazoleta por granaínas hizo que los aplausos saltaran cuando no debían, destraonzando el rito del duente pero creando uno mayor, el reconocimeinto al esfuerzo y a la dedicación”.

Fue una noche de arte de principio a fin. El que puso también el periodista de la SER, de Radio Granada, Rafa Troyano, que condujo la Gala con la maestría propia de los que conocen el patio. Las palabras de la presidenta del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía abrieron la noche. “Nunca necesitó el flamenco de una distinción tan alta para sentirse patrimonio de la Humanidad porque simpre fue la Humanidad patrimonio del flamenco”, dijo Mónica Madrid, quien destacó que a la ONCE le importa tanto la integración en las artes y en la cultura como cualquier otro a la hora de conseguir la plena inclusión de los afiliados en la sociedad.

Aliados incondicionales del Festival Flamenco ha sido desde sus orígenes el Gobierno andaluz, a través de la Agencia Andaluza del Flamenco, y Caja Granada. El director de la Obra Social de la entidad financiera, Rafael Ruiz de Pablos, agradeció a la ONCE su apuesta por Granada y el empeño por luchar por la integración social de las personas con más necesidades y por trabajar para conseguir “una sociedad –dijo- más justa y más humana”.

El director general de Discapacidad de la Junta de Andalucía, Gonzalo Rivas, reconoció que a las gentes con discapacidad, cuando se les apoya, aflora la capacidad, el talento y el arte. Ahora que el flamenco ha conseguido ser patrimonio intangible para Unesco Rivas proclamó que la ONCE “es un bien tangible de la Humanidad, del que todos nos congratulamos”, un guiño en toda regla de quien es un aliado incondicional de la Casa.

Después vinieron los premios. Premio al nuevo valor en la modalidad de guitarra para Juan Miguel Ramos Acevedo, El Plazoleta, que recibió la escultura de manos de Gonzalo Rivas. Y premio al nuevo valor en la modalidad de cante a Sergio Gómez Delgado, El Coloraito, que entregó Patricio Cárceles.

El delegado territorial de la ONCE en Andalucía no reprimió su orgullo porque aquel proyecto comience a coger forma “con la esperanza y la ambición de convertir a esta tierra en un referente nacional de otra manera de entender el flamenco”. Cárceles recordó como la ONCE se ha implicado en la promoción de la candidatura universal del flamenco como patrimonio de la Humanidad a través de tantos cupones dedicados a esa seña de identidad fundamental de Andalucía y de tantas firmas de afiliados que se han sumado a la campaña promovida por la Junta. Y definió esta tercera edición como un ejercicio de sentido y responsabilidad, de emoción y compromiso –sostuvo-, en torno a un bien que es de todos, y ahora más que nunca. A su juicio la declaración de la Unesco compromete a toda la sociedad, ONCE incluida, a conservar, difundir, promocionar y conocer el flamenco como fuente inagotable de identidad, de creación cultural, de cohesión social y de riqueza.

Después ya vino el arte. El arte a borbotones, a desgarro, el que estremece al que lo siente, el que apaga las luces para imponer el silencio, el arte del duende que se hace presente, el baile de Angustias Quesada, Kika, primero, el del Coloraíto, después. Llegó el momento cumbre, ese en el que El Plazoleta se hizo grande en el escenario y levantó espontáneo al público del Teatro Alhambra que se rindió sin contemplaciones a su arte. Y el broche de oro con la voz rigurosa de Luis Heredia Fernández, El Polaco, como artista invitado.

Emoción y responsabilidad había dicho el delegado. Ya son muchos los que sueñan con otra velada flamenca que no llegará hasta 2012. Será de noche. Y otra vez en Granada.

L.G.
GALERÍA DE IMÁGENES
La Presidenta del Consejo, Mónica Madrid, inaugurando el Festival Flamenco de la ONCE
Juan Miguel Ramos, 'EL Plazoleta', recibiendo de manos de Gonmzalo Rivas el Galardón que le otorga la ONCE
Coloraito, recibiendo el reconocimiento de la ONCE de manos del Delegado Territorial, Patricio Cárceles
Foto de familia de los premiados
Palabras del Delegado Territorial de la ONCE en Andalucía antes de comenzar el espectáculo flamenco
Cuadro flamenco de la Kika
La bailaora granaina, La Kika, sobre el escenario
Un momento durante la actuación de la Kika
El periodista de la SER de Radio Granada, Rafa Troyano, que condujo la Gala
Coloraito, en el escenario en un momento de su cante a Capela que emocinó al auditorio
Coloraito en un momento de su actuación
Otro momento durante la actuación de Coloraito
Primer plano de Coloraito
El periodista presentador de la gala, Rafa Troyano
Plazoleta tocando la guitarra
Juan Miguel Ramos, el 'Plazoleta' sólo, en el escenario, llenando el auditorio granaino con lso acordes de su guitarra
El 'Plazoleta' a la guitarra

El 'Plazoleta', de pie, con su guitarra en la mano, recibiendo los aplausos del público
La kika, llenando el escenario con su arte. Ataviada con un precioso traje negro de encaje que descrbía aún más la fuerza de sus moviemientos bailando
Luis Heredia Fernández “El Polaco” . Acompañado de Manuel Herrera a la guitarra y Laura de los Ángeles al piano
Primer plano de 'El Polaco'
Laura de los Ángeles al piano
Luis Heredia Fernández 'El Polaco', acompañado de Manuel Herrera a la guitarra