Vuelta al cole sin incidencias para los más de 1.800 alumnos que atiende el CRE de Sevilla

Alumnos complices de unas risas durante una clase en el Centro de Recursos Educativos de la ONCE
Los más de 1.800 alumnos ciegos y deficientes visuales de Andalucía, Extremadura y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla que atiende el Centro de Recursos Educativos de Sevilla han vuelto a las aulas tras el paréntesis de las vacaciones con total normalidad y sin ningún tipo de incidencia destacable.
La ONCE atiende a 7.400 los alumnos con ceguera o discapacidad visual grave en España de los que más de 1.800 alumnos corresponden al ámbito geográfico del CRE de Sevilla. Para dar cobertura a la población escolar, la ONCE cuenta con 33 Equipos Específicos de Apoyo educativo, de los que diez de ellos trabajan intensamente en Andalucía para planificar el conjunto de intervenciones que van a llevar a cabo durante todo el curso escolar con el fin de facilitar a estos alumnos y sus profesores su aprendizaje, en colaboración siempre con la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.
Un total de 7.381 alumnos con discapacidad visual grave reciben esta atención educativa, de los cuales 7.268 están escolarizados en educación integrada en centros ordinarios (98,46%) y 113 (1,54%) en los Centros Escolares de la Organización, que dan cobertura a todo el territorio nacional.
Por nivel de estudios, en Andalucía 370 niños corresponden a Educación Infantil; 340 son de Educación Primaria; 216 están ya en la ESO; Educación para la vida adulta con otras discapacidades asociadas 473 y el resto en Bachillerato, Formación Profesional y en otro tipo de enseñanzas, muchos de ellos en la Universidad.
El nuevo curso se plantea “repleto de expectativas”, según ha comentado el director del CRE de Sevilla, Manuel Cruzado. Además, este año tiene un peso muy importante la ampliación de la oferta de Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI). La opción que mayor aceptación ha tenido entre los jóvenes este curso ha sido la primera edición del Programa de Comercio, que pretende formar a futuros profesionales de venta.
Inclusión, también en educación


La inclusión de los niños y niñas con discapacidad visual en un ámbito educativo normalizado responde a la tendencia generalizada de crear un único sistema donde se integren todos, prevaleciendo siempre el derecho de cualquier alumno a recibir una atención educativa equitativa y de calidad, y respetando las necesidades específicas de cada uno de ellos.
Los profesionales de la ONCE se ocupan diariamente de atender las necesidades de cada alumno en todos aquellos aspectos relacionados con su discapacidad visual. De esta forma, la inclusión del alumnado con discapacidad en las aulas ordinarias consigue una integración de estos chicos en la sociedad y también el conocimiento de esta situación por parte del resto de niños, que conviven con las particularidades de sus compañeros.
Los técnicos de la ONCE acuden a sus centros de enseñanza para facilitarles, en muchos casos de forma individualizada, aprendizajes que requieren de un mayor grado de especificidad, como el código Braille o programas de estimulación o entrenamiento visual, el manejo de dispositivos tecnológicos que permiten el acceso a la información, el uso de las nuevas tecnologías, la adaptación de materiales, etc. Además, orientan y asesoran al profesorado y a las familias para resolver posibles dudas.
Adaptación de material escolar y otras ayudas

Un alumno frente a una lupa de aumento que le sirve de ayuda para estudiar
Para cada nuevo curso, los servicios de producción bibliográfica de la ONCE trabajan intensamente para que, en la vuelta al cole, los niños y jóvenes con ceguera o discapacidad visual grave puedan llevar sus mochilas el primer día de clase con los mismos libros, pero en braille, y con la misma ilusión que sus compañeros.
Dentro de esta atención educativa está incluida la adaptación bibliográfica de los materiales escolares requeridos por el alumnado. La ONCE dispone de una red compuesta por cinco servicios de Adaptación de Recursos Didácticos y Tecnológicos, distribuidos en los Centros de Recursos Educativos de la Organización, y 34 Unidades de Adaptación Documental. A través de ellos se cubren las necesidades puntuales que demandan los estudiantes en cada zona (adaptación de libros de texto, transcripción de apuntes, copia de artículos, adaptación de planos y dibujos en relieve, etc.)
En total, durante el pasado curso, se han atendido 86.236 solicitudes de adaptación bibliográfica, de las cuales 70.201 (81,4%) corresponden a reproducciones, 15.995 (18,5%) a nuevas adaptaciones y 40 (0,05%) a solicitudes atendidas desde almacén.
Igualmente, se han concedido un total de 2.311 ayudas económicas (para libros, transporte, comedor, material, etc.) destinadas a los estudiantes con menos recursos, ejecutándose un gasto de 1,11 millones de euros.
Por unas aulas educativas para todos

La ONCE, a través del grupo ACCEDO (Accesibilidad a Contenidos Educativos de la ONCE) continúa trabajando con las Administraciones Públicas sobre la necesidad de que los recursos didácticos digitales y las herramientas tecnológicas que se utilizan en el aula sean accesibles para todo el alumnado. Participa de forma activa en la investigación y elaboración de soluciones que permitan a los diseñadores de las plataformas educativas hacerlas accesibles, sobre todo de cara a la puesta en marcha del Proyecto Escuela 2.0.

Como reconocimiento a este trabajo, el Ministerio de Educación concedió un galardón al juego interactivo el ‘El Caracol Serafín’, presentado por la Organización el pasado mes de abril en el Centro de Recursos Educativos de Sevilla, correspondiente al segundo premio en la modalidad de materiales educativos en soporte electrónico que pueden ser utilizados y difundidos en Internet.
‘El Caracol Serafín’ ha sido editado dentro de una serie de cuentos interactivos accesibles para niños con discapacidad visual, que pretenden acercar a los más pequeños el uso del ordenador, a la vez que constituyen un ejemplo de accesibilidad de cara al mercado de este tipo de productos.

Así mismo, el grupo ACCEDO recibió la distinción de sello de buena práctica en el concurso europeo ACCESS-IT 2009, que se suma al ‘Premio Handinnov 2008’, que ya le concedió la Unión Europea.