Un mermado CD ONCE-Andalucía se queda fuera de los puestos de privilegio de Europa

Imagen del partido de la finalNo pudo ser. Como se suele decir, cuando la plana se comienza a escribir con los renglones torcidos es muy difícil poderla enderezar. Y eso es lo que le ha ocurrido al C.D. ONCE-Andalucía durante estos tres días complicados que ha vivido en la Ciudad Eterna, en la capital de Italia: Roma.
Para competir con garantías en un torneo de este calibre hay que estar al máximo nivel físico, técnico y anímico, y los jugadores de Matteo Feriani apenas han podido alcanzar su potencial auténtico. Únicamente, en el tercer y último partido de la fase de grupos ante el Santa Lucia Sport dio muestras de su verdadera condición, si bien es cierto que las posibilidades de acceder a las semifinales eran muy escasas a esas alturas de la competición.

Todo empezó a torcerse cuando a la habitual baja de toda la temporada, la internacional Tania Romero, se unió Israel Sánchez, y poco después Alejandro Zarzuela. Y para rematar, Rafi Muñoz completó el póker de ausencias en la lista de expedicionarios. Con sólo siete jugadores, Feriani no ha logrado componer un plantel de garantías, ni realizar las modificaciones oportunas a lo largo de cada partido. Y para colmo, en el estreno de la competición, el Aces inglés le vence de manera inesperada. A partir de ahí comienza una carrera desesperada entre el querer y no poder para meterse en la dinámica de una Copa de Campeones que no da tregua alguna.

Una única victoria, ante el anfitrión, el Santa Lucía

Lahn Dill y Santa Lucia Sport son los siguientes rivales. Ambos, precisamente, finalistas de esta edición de 2010. Los primeros no conceden ninguna ventaja. Todo lo contrario, le endosan al C.D. ONCE-Andalucía un marcador que pudo ser mejorado en parte en la segunda mitad, pero que llevaba camino de ser histórico en lo negativo. Ante los anfitriones, a contrarreloj. Como se ha dicho, buen papel, con triunfo incluido (el único), pero con reducidas posibilidades de meter la cabeza entre los cuatro mejores. Al menos queda el consuelo de haber batido en su cancha a todo un Santa Lucia Sport.

Bill Latham en un momento del partido
En los duelos para los puestos 5º al 8º, más de lo mismo. El Galatasaray, que aún no había aparecido y que había dado una pésima imagen, se saca la espina obteniendo un claro triunfo y mandando al C.D. ONCE-Andalucía a la pelea fraticida con el C.D. Fundosa Once para esquivar el farolillo rojo.

En un encuentro que en España suele oler a grandeza y a lucha por los títulos, y que en esta experiencia continental no ha tenido el glamour esperado, Fundosa y Once jugaron mirando de reojo la última posición. La contienda fue muy igualada, pero con dos equipos tocados por la mala trayectoria en esta Copa de Europa. Los madrileños lograron su primer triunfo sobre los andaluces en la actual temporada 09/10. Hasta entonces, estos habían derrotado a aquellos en las tres ocasiones en las que se habían encontrado. Pero en Roma, el actual líder de la liga española no estaba para mucho jaleo, y cerró una decepcionante actuación. Justo, en el ejercicio en que más esperanzas se habían depositado en él. Pero ya se sabe que la competición de elite es así. No da tregua ni opción al error, y quien no está al 100% lo paga caro.

El Lahn Dill sucede al Galatasaray en el trono europeo

Los alemanes le han tomado el relevo a los turcos, quienes habían dominado la Copa de Europa, Copa de Campeones, en las dos últimas ediciones. De esta manera, tras su victoria en la final sobre el Santa Lucia Sport, se rompió el equilibrio entre ambas escuadras, ya que los germanos han logrado con el de este año su cuarto título continental.

Imagen de una masa de público asistiendo a la finalLa revelación ha sido el RSC Rollis Zwickau, de cuyo potencial no se duda, pero al menos, al principio, fuera de las quinielas para subir al podio. Cabe destacar el domino italo-alemán, ya que las cuatro primeras posiciones las ocuparon los dos representantes de cada país, y las semifinales fueron duelos fraticidas, ganados, como ya es sabido por el Lahn Dill y el anfitrión, el Santa Lucía Sport.

L. Julio del Zapatero Moya