120 alumnos participan en las jornadas lúdicas del CRE bajo el lema ‘Lee, imagina y cuenta’

tres alumnos de los más pequeños sobre el escenario en un momento de su representación
Lee, imagina y cuenta’. Bajo ese sugerente lema, el Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla celebró, del 12 al 14 de marzo, sus jornadas lúdicas, en las que participaron un total de 120 alumnos de entre 6 y 14 años de todo el ámbito del CRE.
Junto a los alumnos participaron también 36 maestros y maestras que disfrutaron de unas “divertidísimas y animadas jornadas”, según destacó el director del centro, Manuel Cruzado, haciéndose eco de una opinión generalizada entre los participantes. En esta edición, las jornadas se han dedicado a la literatura infantil y la animación a la lectura.

Durante todo ese fin de semana los alumnos del CRE pudieron convivir con el mismísimo don Quijote de la Mancha que inmortalizara Miguel de Cervantes, con los personajes de Edgar Alan Poe o los piratas de ‘La isla del tesoro’, entre otros muchos.

Personajes de cuentos en uno de los talleresEl programa se planteó de modo lúdico y muy participativo por parte de los alumnos. El viernes por la tarde el salón de actos se llenó para participar en una originalísima presentación donde, en una singular tienda de palabras e historias, algunos alumnos y maestras, subían a buscar su cuento preferido que se le ofrecía con música y divertidas representaciones. Fue una inmersión absoluta en el meollo de la actividad.

La mañana del sábado se reservó para trabajar en distintos talleres de creación literaria y juego sobre conocimiento de géneros y obras fundamentales, siempre de acuerdo a la edad de los alumnos.

Niños haciendo cola para participar en el Mercadillo de las Palabras

El patio, tras la comida, se llenó después de color, bullicio e ingenio, donde los pequeños ejercían de clientes comprando frases en ‘El Mercadillo de palabras’ para construir una breve historia, de amor, de aventuras o de animales. Su búsqueda sería recompensada más tarde en forma de golosinas a la entrega de la historia terminada.

Aspecto general del patio lleno de alumnos ensimismados en sus trabajosY ya por la tarde el grupo de teatro infantil de Cádiz, ‘Menudo Trajín’ representó su nueva obra ‘Los libros olvidados’, que habían representado por la mañana en el escenario de la Fundación Cajasol. La velada concluyó con una cena como corresponde a enamorados por la lectura y la literatura, con cuatro rincones literarios donde los alumnos disfrutaron oyendo, antes de irse a la cama, cuentos e historias en rincones maravillosamente ambientados, de ‘Historias de miedo’, ‘Cuentos de la abuela’,Historias de piratas’, e ‘Historias de aventuras’.
Jornada de audio descripción en Almería
Por otra parte, la ONCE de Almería recibió en su sede a 70 alumnos de 4º de Primaria del Colegio Madre de la Luz que participaron, el pasado 25 de marzo, en una jornada dedicada al cine y la audio descripción.
Tras una presentación del jefe de Servicios Sociales, Marcelo Rosado, donde de una forma participativa se explicó la labor de la ONCE, se presentó la actividad que consistió en la proyección de dos fragmentos de películas infantiles. El primero de ellos se proyectó en primero sin imágenes, exclusivamente con el audio original sin audio descripción. Después de trabajar con los alumnos sobre la comprensión de la película, se volvió a emitir el mismo fragmento con imágenes, con el fin de comparar ambas percepciones.

Marcelo Rosado, con su perro guía al lado, en un momento de la presentación

El segundo fragmento se proyectó en primer lugar también sin imágenes pero con audio descripción y tras trabajar la comprensión de la película, se volvió a emitir con imágenes y audio descripción.
La actividad pretendía poner a los alumnos en la situación de un niño ciego que se dispone a ver una película para que comprobara la diferencia de comprensión que existe cuando hay audio descripción y cuando la información viene sólo dada por los sonidos propios de la película. Además, se trabajó la percepción sonora con niños acostumbrados a percibir principalmente por el sentido de la vista y desde ese punto de partida, se les explicaron los fundamentos de una buena audio descripción aspecto extrapolable no sólo al cine, sino al día a día de una persona ciega.
Los estudiantes mostraron un gran interés por la actividad con la que disfrutaron mucho y mantuvieron un gran nivel de atención durante las proyecciones y, lo más importante, aprendieron que un niño ciego también puede disfrutar como ellos de una buena película.
Aspecto general de la sala llena de público infantil