Los alumnos del CRE se acercan al flamenco de la mano de Cristina Hoyos para celebrar el 28-F

Foto de familia de los alumnos del centro escolar a las puertas del Museo del Baile Flamenco

El Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla se ha sumado a la celebración de las tres décadas de Autonomía andaluza a través del flamenco. Del 22 al 25 de febrero, las distintas unidades educativas del CRE realizaron un denso programa de actividades con un denominador común, el flamenco como referente de la cultura y la identidad de los andaluces.
Aunque la semana arrancó con un contenido más teórico dedicado a profundizar en el conocimiento del proceso autonómico, que puso a Andalucía, hace ya 30 años, en pie de igualdad con el resto del Estado español, gracias al empeño colectivo del pueblo andaluz. Las tutorías del día 22 se dedicaron a estudiar los rasgos que definen y distinguen a la Comunidad Autónoma de Andalucía, su cultura, su historia, su geografía, también sus tradiciones y los símbolos que la identifican.

Tres alumnos pequeños tocando palmasEl martes, todos los alumnos del centro escolar, acompañados por sus maestros y educadores, visitaron el Museo del Baile Flamenco creado por la bailaora Cristina Hoyos en un edificio del siglo XVIII. Allí los alumnos pudieron ver, oír y tocar el flamenco, a través de un recorrido por su historia que concluyó con tres talleres didácticos de percusión, baile y expresión corporal que tuvieron una gran acogida entre los participantes. La propia Cristina Hoyos compartió la visita con los alumnos del CRE y se mostró encantada de abrir las puertas de su Museo al colectivo de la ONCE, dentro de las visitas de grupos escolares que organiza su centro en un intento de acercar el flamenco a los más jóvenes.

El flamenco continuó el miércoles, ya en la sede del CRE. Los alumnos de guitarra del profesor Serafín Arriaza, interpretaron distintos palos flamencos; fandangos, granaínas verdiales y rumbas, entre otros, en un acto que presentó Carlos Barragán, miembro también de un grupo de flamenco, que les explicó los palos que se interpretaron. Y ya por la tarde el salón de actos acogió otra fiesta profundamente andaluza, el carnaval, con talleres, pasacalles, actuación de una chirigota y una cena especial dedicada también al carnaval.
Otro grupo de alumnos muy sonrientes tocando palmas
Y como es tradición ya en las Semanas Andaluzas del CRE, la gastronomía también tuvo un sabor netamente andaluz gracias a los cocineros del centro educativo que ofrecieron a los alumnos menús tradicionales andaluces durante toda la semana. “Podemos sentirnos muy orgullosos de cómo nuestros alumnos se implican en la celebración del Día de Andalucía”, afirma Manuel Cruzado, director del Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla. “El entusiasmo que dedican a preparar esta Semana y la atención que ponen en todas las actividades evidencian que van a ser ciudadanos comprometidos con Andalucía”.
Semana del Alumno Ciego en Melilla
Por otra parte, la Agencia Administrativa de Melilla ha celebrado un año más, y van ocho ediciones, la Semana del Alumno Ciego, en colaboración con la Dirección Provincial de Educación en la ciudad autónoma. El colegio Anselmo Pardo acogió la exposición de los trabajos presentados este año, en los que han estado implicados directamente 450 alumnos de distintos centros educativos. Todos ellos han elaborado collages, murales y carteles alusivos a la integración del alumno ciego en las aulas y a la importancia de tratar “de igual a igual” entre los compañeros. Entre los trabajos premiados se ha elegido ya el cartel que anunciará la Semana del Alumno Ciego de 2011.
“Vamos por buen camino porque precisamente son los niños de Infantil y de Primaria los que mejor asumen la situación en la que pueden vivir sus compañeros”, afirma satisfecho del nivel de respuesta de los alumnos melillenses el director de la ONCE en Melilla, Juan Carlos Rubio. Los objetivos de la Semana del Alumno Ciego se mantienen fieles a sus principios, dar a conocer tanto al alumnado como al profesorado las necesidades de lso alumnos con ceguera y discapacidad visual, tratando de mejorar su ajuste sicosocial y concienciar de paso a la sociedad de la importancia de su integración en las aulas.