Un grupo de niños afiliados descubren la historia de los Mitos y Dioses del Museo de Linares

Un grupo de niños observando y tocando las piezas expuestas sobre una mesa Reportaje gráfico: José Antonio Díaz Martínez

El Museo Arqueológico de Linares abrió sus puertas un lunes, el pasado 1 de febrero, para recibir la visita de 19 niños ciegos y deficientes visuales, que actualmente son atendidos por el equipo de atención educativa a alumnos con discapacidad visual de la ONCE de Jaén.
Acompañados en todo momento por siete maestros del equipo educativo, los alumnos tuvieron la oportunidad de tocar y apreciar al detalle algunas de las piezas arqueológicas más importantes que se exhiben en el Museo. En particular, pudieron disfrutar especialmente de los frisos, relieves, esculturas, juguetes y otras piezas incluidas dentro del área expositiva de Mitos y Dioses.

Primer plano de un niño tocando una de las piezas y recibiendo las explicaciones del guíaFinalizada la visita, los participantes modelaron en arcilla algunas de las piezas expuestas que habían tenido la oportunidad de conocer. El Museo Arqueológico de Linares se fundó en 1956 y ocupa la sede de la Casl del Torreón o Palacio Dávalos desde 1983. Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional, Monumento Histórico y Bien de Interés Cultural, es una de las yojas de la arqueología andaluza al acoger el yacimiento romano de Cástulo, todo un referente de la arqueología de las civilizaciones.

“Para los chavales ha sido una experiencia muy enriquecedora y muy didáctica”, explica el jefe de Servicio para Afiliados de la ONCE en Jaén, Rafael Herena. “Porque no fue sólo poder tocar las piezas que nos sacaron de las vitrinas sino el taller de plástica y modelado de cerámica que después se pudieron llevar a sus casas. Fue una experiencia muy bonita”, concluye.
Vista general del taller de plástica en el interior del Museo
Esta actividad se encuadra dentro del programa para facilitar la eliminación de verbalismos en las áreas de educación artística y conocimiento del medio impulsado por la ONCE en Jaén. Herena agredeció expresamente a la dirección del Museo Arqueológico de Linares las facilidades dadas al colectivo de la ONCE para realizar la visita guiada y el taller que protagonizaron los menores después, un día, lunes, cerrado para el público en general.
Taller de protocolo en Almería
En Almería, la ONCE ha organizado, por cuarto año consecutivo, un taller de adiestramiento en la mesa dentro de las actividades impulsadas por el Área de Formación Social dirigido a los afiliados adultos. El taller, que se celebró en la cafetería del hotel Torreluz, contó con la participación de seis afiliados, cinco de ellos ciegos totales.
Dos afiliados cortando una manzana y una piña
Durante los meses de febrero y marzo se realizarán cuatro sesiones impartidas por la técnica de rehabilitación y la animadora sociocultural, en la que se instruirán a los participantes en adquirir habilidades como cortar un filete, enfrentarse a un plato de spaghettis, pelar una fruta, servir agua sin derramarla o mantener una postura adecuada en la mesa y algunas nociones generales de carácter protocolario como por la posición y utilización de los cubiertos o la disposición y utilidad de los diferentes tipos de copas.
“Es una actividad muy positiva, ya que, el trabajo en grupo fomenta las relaciones entre nuestros afiliados”, según explica el director de la ONCE en Almería, Manuel Alborch. “Además sirve para incentivar la participación en otras actividades organizadas por este centro –añade- y obtienen un mayor aprovechamiento del curso ya que aprenden de una forma amena y divertida, compartiendo experiencias y dificultades, que refuerzan el espíritu de superación de nuestros afiliados”.
Empleo en Córdoba
Por su parte, la ONCE de Córdoba celebró los días 22 y 23 de febrero, unas jornadas para la promoción del empleo dirigidas a integrantes de la bolsa de empleo de afiliados. El objetivo era ofrecer información y herramientas para obtener mejores resulatdos a la hora de buscar empleo y propiciar de paso el siempre enriquecedor intercambio de ideas.
Los ocho afiliados cordobeses que participaron en las jornadas conocieron qué factores pueden dificultar la empleabilidad y qué información necesitan para buscar empleo, dónde encontrar esa información y qué pasos dar para conseguirla. También tuvieron oportunidad de ensayar técnicas de comunicación verbal y no verbal para superar la prueba de una entrevista de trabajo o de redactar un currículum vitae de la forma más adecuada o los distintos modelos de una carta de presentación. “Han sido unas jornadas muy útiles, muy prácticas y muy productivas en las que se han cumplido los objetivos propuestos”, resume Fernando Rico, director de la ONCE en Córdoba.
Imagen de los participantes en una de las reuniones de trabajo