‘Los libros olvidados’, séptimo montaje teatral de Menudo Trajín, inicia su recorrido andaluz

Dos jóvenes -una de ellas con varita mágica- en escena

Hay libros de niños que están desapareciendo. Títulos como ‘La isla del Tesoro’, ’20.000 leguas de viaje submarino’ o ‘Los tres mosqueteros’ que han despertado siempre el interés de los más pequeños y que comienzan a entrar en el olvido y ya no se leen. Ante semejante situación, dos fuerzas se enfrentan para tratar o impedir que los niños recuperen o no su lectura; el señor de la Luz, que luchará para que se sigan leyendo, y el señor de la Oscuridad, que tratará por todos los medios de impedir que se lean.
Así, con un guerrero noble que gasta todo su empeño en conseguir que los niños lean, y otro menos noble y con intereses mucho más oscuros, transcurre el argumento de ‘Los libros olvidados’, el último montaje teatral de la agrupación gaditana de la ONCE ‘Menudo Trajín’. Allí los guerreros, bueno y malo, tratarán de conseguir un cofre que contiene las almas de los personajes de esos libros y tratarán finalmente de conseguir que todo el público, cómplice de los protagonistas, responda a la palabra mágica que resolverá el conflicto.
El primer aplauso se lo llevaron en el escenario del teatro Principal de Puerto Real, en Cádiz, el pasado 23 de enero. El siguiente lo conquistarán, seguro, los próximos días 26 y 27 de diciembre en la sala Lechera, de la capital gaditana. Después, en marzo, interpretarán la obra en Sevilla. ‘Menudo Trajín’ celebra con este séptimo montaje su décimo aniversario sobre las tablas. En la actualidad 21 jóvenes actores, de entre 7 y 17 años, integran la agrupación, cuatro de ellos ciegos totales, 10 deficientes visuales y el resto no afiliados. Son de Rota, Conil, Chiclana, San Fernando y, el grueso, de Cádiz.
Todos en escena

Uno de los actores conversando con los dos maestros de ceremonia animados que van introudiciendo a los personajesNunca antes habían actuado todos en la misma obra. “A los niños les tienes que dar su sitio y su protagonismo, por eso escribir un texto en el que cada uno de los 21 participantes tengan un papel importante y sobresaliente es una dificultad muy grande y moverlos a todos en el escenario resulta complicado”, explica Belén Pérez, directora de la Agrupación y autora del texto de ‘Los libros olvidados’. Pero Belén se muestra feliz y profundamente satisfecha por el resultado de este último trabajo. “Los niños están creciendo, tienen más desparpajo, después de tanto tiempo de trabajo se nota bastante su evolución”, dice orgullosa.

Los chavales ensayan todos los sábados para no interferir en su horario de clases. Ahora, a la espera de que la ONCE estrene su sede en Cádiz, ensayan en las dependencias de la Asociación de Vecinos de Trille. ‘Los libros olvidados’ cuenta además con otro aliciente, ya que los dos técnicos encargados de la luz y el sonido son antiguos miembros de ‘Menudo Trajín’ que ya han dado el salto a la agrupación de adultos ‘Orozú’.
Sin duda, 2010 va a ser un año emblemático para los jóvenes gaditanos ya que es el año de su décimo aniversario. Diez años de trabajo continuado que han tenido el reconocimiento del público y de la crítica, como los premios recibidos en el Festival de Quijorna de Madrid hace cuatro años.
Tres actores con sus capas abiertas sobre el escenario